Jama en la cresta de la ola por la visita de Francisco a Iquique

Complejo Fronterizo Paso de Jama.

Complejo Fronterizo Paso de Jama.

Jama – Jujuy – La gran afluencia turística a las playas chilenas se hace notar en el complejo fronterizo de Jama, donde las demoras para realizar los trámites migratorios son de hasta tres horas, pero serán mayores por la visita del papa Francisco a Iquique.

Una idea de la importancia de la temporada se refleja en la cantidad de vehículos que utilizan esta ruta a Chile. En diciembre pasado, por Jama pasaron 2821 vehículos particulares con casi 9000 personas y 113 colectivos con 4200 pasajeros.

Según una reciente estimación del Gobierno jujeño, la cantidad de turistas que usan el paso se incrementó en un 300 por ciento.

La importancia de Jama, clarísima en las cifras, no se refleja empero en las decisiones de infraestructura ni en los servicios que demanda su funcionamiento. Recientemente, el scanner de la aduana argentina que operaba en el control de entrada al sector chileno de Jama, fue levantado y enviado al puente internacional La Quiaca-Villazón, con lo cual se hicieron más lentos los trámites para ir a Chile.

En ese orden hay que poner también una extensa lista de insuficiencias o carencias, que van desde baños para el público hasta buena señal de internet para funcionamiento de los sistemas de control fronterizos, atención médica, alojamiento, cajeros automáticos y señal de telefonía celular para casos de emergencia en la ruta.

Demanda exponencial

Con la visita del Papa Francisco a Iquique el 18 de enero, los servicios que da Jama tendrán una demanda exponencial. Autoridades de Jujuy anunciaron que se instalarán retenes a lo largo de la carretera y que se reforzará la atención médica en el complejo fronterizo, que en rigor de verdad sólo era hasta aquí la que podía brindar un enfermero. Desde Chile, se anunció el aumento de la dotación de personal policial, migratorio y aduanero en los pasos de Jama, Sico e Hito Cajón, por donde se espera la afluencia de unas 50 mil personas con motivo de la presencia del sumo pontífice. Los chilenos, además, pondrán scanners móviles y perros adiestrados. De esos 50 mil viajeros que esperan, 40 mil cruzarán la frontera por Jama.

El ya obsoleto complejo que con tanto esfuerzo instaló Jujuy se construyó hace una década y estaba pensado para atender el paso de 50 vehículos diarios. Muy lejos han quedado hoy esas previsiones. Debido a la escasez de personal y falencias de infraestructura y servicios, en la temporada turística de 2017 las demoras para realizar los trámites migratorios llegaron a ocho horas en momentos pico con filas de vehículos de varios kilómetros.

La integración que soñaron los pioneros de Jama no sólo se hizo realidad, sino que llegó para quedarse y crecer sostenidamente, planteando desafíos que hasta aquí –y juzgando los hechos- no han tenido más que pálidas respuestas.