Leucemia – alta tasa de respuesta a una nueva terapia médica

La nueva terapia que combina dos drogas para tratar la leucemia linfocítica crónica.

La nueva terapia que combina dos drogas para tratar la leucemia linfocítica crónica.

Leucemia – Atlanta – – Una nueva terapia que combina dos drogas para tratar la leucemia linfocítica crónica (LLC), con tasas de respuesta en hasta el 93% de los pacientes, fue presentada hoy en el 59° encuentro anual de la Sociedad Americana de Hematología, que reunió a los principales especialistas del mundo y finalizó hoy en Atlanta, Estados Unidos.

Se trata de la combinación de las drogas venetoclax y rituximab, ambas aprobadas en la Argentina pero cuyo uso combinado todavía no cuenta con el aval de las principales autoridades sanitarias mundiales, como la local Food and Drug Administration (FDA).

“Lo más importante de este avance es que combinar ambas terapias para el tratamiento de la LLC en pacientes que sufren recaídas nos permitiría evitar la quimioterapia, y esa es una novedad que se está presentando por primera vez en este congreso con una fuerte evidencia científica, por lo que esperamos que se apruebe pronto para su uso”, explicó a Télam el oncólogo australiano John Seymour, referente de la investigación.

Seymour, quien es director de Medicina Oncológica en el centro Peter MacCallum en Melbourne, dijo que realizaron un estudio llamado Murano en el que participaron 389 pacientes de 20 países.
Aunque es muy pronto para hablar de cura, “estamos ante una terapia prometedora que logra tasas de respuesta de hasta el 93 por ciento y en algunos casos remisión completa de la enfermedad, por lo que podría ser la piedra fundacional y usarse en un futuro en otros tipos de cáncer de la sangre, como el linfoma”, señaló.

“Los resultados más fuertes los tenemos hoy en pacientes que recaen en LLC, pero podríamos pensar en usar la nueva terapia como primera opción de tratamiento en un futuro cercano”, consideró en declaraciones a esta agencia, que participó del encuentro internacional.

Origen de la enfermedad

La leucemia es un cáncer que se origina en las células madre de la médula ósea. La LLC es de lenta evolución y se caracteriza por la alteración de un tipo de glóbulos blancos llamados linfocitos, que se transforman en células malignas y se multiplican de manera anormal.

La LLC representa el 30% de todas las leucemias, es la más común en adultos y dos veces más frecuente en hombres que en mujeres. Algunos de sus síntomas son anemia, propensión a desarrollar infecciones, moretones o sangrados frecuentes, inflamación de los nódulos linfáticos, fiebre, debilidad, cansancio y pérdida de peso.

Las personas que viven con LLC tienen un sistema inmune debilitado por la enfermedad y también por el tratamiento, por lo que las infecciones son un gran riesgo pues según datos oficiales causan del 30 al 50% de las muertes vinculadas con esta.

“Si bien no hay estadísticas en la Argentina, podemos estimarlas si extrapolamos datos de Europa, donde hay entre uno y dos casos nuevos cada 100.000 habitantes por año, por lo que podríamos hablar de más de 800 casos nuevos anuales, aunque no son cifras exactas”, dijo a Télam la presidenta de la Sociedad Argentina de Hematología (SAH), Marta Zerga.

La médica, integrante del servicio de Hematología del Hospital Alemán, destacó que la nueva alternativa “permite, además de evitar el uso de drogas quimioterápicas en pacientes recaídos de LLC, la suspensión del tratamiento luego de dos años, ya que logra una respuesta profunda que se traduce en una sobrevida libre de progresión de la enfermedad. También impacta en el sistema de salud, ya que son moléculas caras”, puntualizó.

Datos alentadores

No obstante estos son “datos muy alentadores, tenemos que tener en cuenta que son preliminares, por lo que hay que ser cautelosos. Además, hay que contemplar que no todos los pacientes con LLC requieren tratamiento, ya que al momento del diagnóstico entre un 20 y un 30% necesita ser tratado, mientras que el resto no”, precisó.

“Lo importante es saber que ahora hay más opciones para aquellos pacientes que sufren recaídas en su enfermedad. Hasta ahora, si había recaída volvíamos a indicar algún tratamiento de quimio o inmunoquimioterapia”, dijo Zerga y señaló que “lo que se está buscando son tratamientos libres de quimioterapia”.

La SAH “está tratando de conocer la incidencia real de la enfermedad, por lo que tenemos registros abiertos donde los hematólogos del país pueden registrar a sus pacientes para lograr una mejor noción y distribución de la patología”, convocó.

Rosario Custidiano, hematóloga del Instituto Fleming de Argentina y miembro de la subcomisión de LLC de la SAH, dijo a Télam que los investigadores se están “moviendo de esquemas clásicos de quimioterapia a otros libres de ella, donde se busca atacar la biología de la enfermedad en función de cada paciente, por lo que son tratamientos más personalizados”.

“Hay que ser cautelosos respecto de los objetivos terapéuticos: no es lo mismo un paciente joven que un adulto mayor, que presenta muchas veces comorbilidades, es decir, otras enfermedades asociadas”, diferenció.

La nueva terapia presentada hoy en Atlanta “está por ahora indicada para pacientes recaídos que ya fueron sometidos a un tratamiento anterior, pero la expectativa es que se pueda usar, una vez aprobada, como terapia de primera línea, lo que podría cambiar el paradigma de la leucemia linfocítica crónica”, enfatizó.