Muerte en un potrero: el combate de San Pedrito

6 de febrero 1817: Se libra en Jujuy el combate de San Pedrito, en el que gauchos caen por sorpresa sobre tropas realistas que forrajeaban en potreros del sur de la ciudad, causándoles la muerte de más de un centenar de hombres.
La partida gaucha, al mando del capitán Juan Antonio Rojas, se formó en tres pelotones que durante aproximadamente dos horas cargaron con pequeñas guerrillas sobre los realistas y luego les asestaron un solo golpe.
Cuando los enemigos se preparaban para batirlo, dice Rojas en su parte, cargó por un solo portillo “de un modo que cuando los enemigos recordaron estuvimos sobre el cerco, sin un solo tiro de fusil donde por el obstáculo que se nos presentaba de árboles, sufrimos dos descargas formidables, las cuales lejos de intimidar a mis soldados, los encolerizó; y avanzaron sobre ellos como unos leones”.
En la acción, murieron 110 realistas, entre los que se encontraban 40 peninsulares de Extremadura y Dragones de la Unión; los patriotas perdieron al comandante del primer pelotón, Felipe Fernández y a dos gauchos.
El combate de San Pedrito se produjo en el marco de la llamada “Gran Invasión” de 1817 comandada por el mariscal José de la Serna y que dio lugar al tercer éxodo.
A través de acciones rápidas y sorpresivas, los escuadrones gauchos lograron repeler a una fuerza de 7000 efectivos, muchos de ellos profesionales que habían participado en Europa en las guerras napoleónicas. Hostilizados sin pausa, los invasores pudieron avanzar muy lentamente por el territorio de Jujuy y Salta, con grandes dificultades para conseguir alimentos y forrajes. A cinco meses de iniciada la campaña, el ejército del rey que prometía llegar en el corto plazo a Buenos Aires para sofocar la revolución de independencia, tuvo que retirarse derrotado y hambriento al Alto Perú, con grandes pérdidas de hombres y cabalgaduras.