Sos un amigo…

Le dije a Carrizo en el AFSCA y yo no voy a cerrarte el paso a la Delegación. Él como respuesta me dijo: “Yo soy el Coordinador y tenés que darme las llaves y entregarme la Delegación. Si no lo hacés voy a hacerte un Acta con escribano (que la hizo) y una denuncia penal”.

Lamentablemente Carrizo miente. Para hacer el Acta (y atestiguan esto todos mis Compañeros de trabajo y el propio escribano) eligió sentarse en la sala de reuniones del AFSCA, sita en San Martín 116 de nuestra ciudad, local al que entró y salió cuántas veces quiso hacerlo e incluso llamó a la prensa desde ese mismo lugar y atendía el teléfono. Aduce Alejandro Carrizo que cuenta con dos sentencias de Juzgados Federales que avalan su reposición. Por esa vía está actuando de hecho pues lamentablemente, tales Resoluciones no definen la cuestión de fondo como quedó demostrado el pasado viernes en que ya celebrábamos la reposición de Martín Sabatella en la Presidencia del Directorio del AFSCA y, a poco de ingresar, otra Resolución de la justicia disponía que abandonara el Organismo.

En tanto, la labor de cada una/o de nosotros, el personal de planta del AFSCA en las Delegaciones es meramente administrativa. Quizá Carrizo no está al tanto que en la administración del Estado en cualquier organismo estatal (sea un banco, una escuela, una secretaría… en fin todo organismo), cuando se queda sin conducción, el empleado/a con categoría más alta y/o con más años de servicios debe hacerse cargo de atender los trámites que genera dicha administración y la custodia del patrimonio. Ese es mi caso. Carrizo reclama que se le entreguen las llaves de la Delegación, a la vez que sostiene que él está en funciones y él es quién manda. Nosotros –por disposición del empleado de planta del AFSCA Central quien debió hacerse cargo de la Coordinación General de Delegaciones- hicimos el traspaso de la Delegación JUJUY el día viernes 08 de enero del cte. año, a partir de la Resolución 007-AFSCA 2.015 (publicada en el Boletín Oficial el 07 de enero 2.016) que establece: “Limítase en sus funciones a partir del 30.12.15 a todas las personas que en Anexo 1 se consignan…” entre las que se encuentra Alejandro Carrizo. Esto significa que no tiene firma, para despachar la correspondencia, recibir programaciones de los Medios, firmar solicitudes de atención por salud o, licencias (como se echa de ver todas labores meramente administrativas) ni puede hacerse cargo de representar al AFSCA como seguramente podrá volver a hacerlo el día en que la Justicia entre en razones y dictamine que un Decreto no puede dar por tierra lo que dispone una Ley (para el caso, la 26.522, llamada “Ley de Medios”) y que por mi parte he sostenido, apoyado y militado desde el mismo momento en que surgiera el primer borrador de la misma. Por estas razones es que quiero llevar tranquilidad a Carrizo en el sentido de recordarle que todos nosotros (incluyo a todos mis Compañeros de trabajo) esperamos el momento en que sea reconocida plenamente la vigencia de la Ley 26.522, herramienta fundamental para la democratización de la palabra, el empoderamiento de los sin voz y de las Comunidades Originarias, el desaceleramiento de los monopolios de la comunicación, entre otros muchos cambios substanciales. Sí, es bueno decirle también que, en política, es conveniente tener la sagacidad o el buen criterio de saber elegir, o de encontrar al adversario. El adversario no es la Salma, no somos los Compañeros que integramos la Delegación, en donde no hay una particular situación de incertidumbre. Unos cuántos somos de planta permanente (entre ellos alguien, que de haber estado yo de licencia en estas circunstancias, tendría que haberse hecho cargo del Organismo por la misma obligatoriedad que impone la administración), otros están contratados por el Art.9 que, hasta ahora, se renovó año a año. Finalmente, decirle, que tenga paciencia y confianza, que en cuanto tengamos una Disposición Judicial o Administrativa que lo reponga en el cargo, le haremos la transferencia, en tanto que deje la Necesidad y Urgencia para el Estado Nacional.

Salma Haidar – DNI 4.771.371

Parte de Prensa 17.01.16