“No se mató, lo mataron”, aseguró la madre de Nisman

Sara Garfunkel, madre de Alberto Nisman, habló por primera vez con la prensa y pidió que se esclarezcan los hechos que rodearon la muerte de su hijo.

En vísperas del primer aniversario de la muerte de Nisman, la madre del fiscal reclama Justicia y dice estar convencida de que a su hijo lo asesinaron.
Sara Garfunkel, la madre del fallecido fiscal Alberto Nisman, afirmó que a su hijo “lo mataron” y que “no se mató” y volvió a reclamar el esclarecimiento del hecho por parte de la Justicia. “Que se esclarezca, no si él se mató o lo mataron, que se esclarezca todo lo de alrededor. Porque a él lo mataron, no se mató. Entonces, que se esclarezca todo”, dijo la mujer.

Garfunkel precisó: “Para mí que lo mataron. Es muy simple, por varias cosas. Primero, como apareció el arma. Ya con eso está. Por la manera como apareció el arma, ¿si él se mató, cómo apareció el arma de la manera que apareció?”, se preguntó.

“Yo lo que quisiera saber es qué pasó, para mí él no se mató. Como primera medida, entonces, qué pasó, qué fue todo el armado, cómo hicieron todo”, enfatizó. También se preguntó “qué hubiera pasado si me hubiese quedado todo el fin de semana” con su hijo en el departamento que ocupaba en el barrio porteño de Puerto Madero.

Durante una entrevista publicada a poco de que se cumpla un año de la muerte del fiscal, la mujer relató el momento en el que ingresó al departamento acompañada por funcionarios policiales.

“No lo podía creer. Hasta que no entré al departamento, yo pensé que se había ido y no había vuelto a la noche. Pero a medida que fui entrando al departamento, estaba todo como si estuviera bien, estaba todo en orden. Como si él estuviera vivo ahí y hubiera salido. Menos en el baño”, dijo.

En declaraciones a la Agencia Judía de Noticias (AJN), indicó: “Yo pensé que no estaba ahí adentro. Al ver el diario, yo pensé que no estaba. Entré y empecé a prender todas las luces”. “En el dormitorio estaba la puerta cerrada, ahí fue cuando yo no me animé a abrir y le dije al custodio que la abra él. Yo no pensé nada, pero no me animé a abrir la puerta. No había nadie, y después había luz en el baño… y bueno. Y ahí vi”, señaló. NA.