Llaman a la autocrítica dentro del PJ, tras la gran derrota

Guillermo López Salgado.

El congresal del Partido Justicialista Guillermo López Salgado, llamó a una autocrítica dentro del Partido Justicialista y al recambio generacional en la conducción partidaria, tras la derrota electoral del 2015, cuyos responsables “tienen que hacer un paso al costado”. Apuntando al espacio del vicegobernador Carlos Haquim, el concejal (mc) afirmó que “no se puede ser chicha ni limonada” y por otro lado, condenó el silencio de los legisladores nacionales justicialistas por Jujuy que –dijo- están mudos y no aportan opiniones ni críticas al gobierno de Mauricio Macri.

En un documento sobre la situación del Partido Justicialista Distrito Jujuy, López Salgado reflexionó que “no nos caben dudas que el principal partido político de la Provincia debe tener un profundo recambio dirigencial en su conducción, tanto a nivel provincial como nacional, para poder continuar levantando con hidalguía las históricas banderas del justicialismo, y fortalecerse en esta adversidad que como ocurrió siempre, la vamos a superar”.

Consideró luego que “quienes nos condujeron a la más dura y previsible derrota electoral en la provincia, deben dar un paso al costado, y demostrar valía resignando cualquier pretensión de conducir a través de otros compañeros”. Sin embargo, advirtió que “tampoco creo que los cuadros dirigenciales y congresales del partido, no pueden dar un giro de 180 grados, y dejar de realizar una sincera autocrítica de los profundos errores cometidos, y menos aceptar livianamente una apertura total que se traduzca en una amnistía generalizada, sin antes redefinir y afianzar el rol a cumplir por el partido justicialista en los próximos años”.

“El PJ –agregó el también dirigente del FUP- no puede ser como la letra del tango de Discépolo Cambalache, versión siglo XXI porque no se puede poner a todos en la misma bolsa, no es lo mismo quienes a pesar de todo tipo de marginación permanecimos en el PJ, que quienes se fueron del partido, y sobre todo porque no hay margen para cometer nuevos errores”.

Advirtió en ese orden que “debemos debatir cual es el partido que queremos, y generar entonces una apertura del PJ pero acotada, no para todo el mundo, para que nuevamente no se nos infiltren aquellos que tienen otros intereses diferentes, que no responden al ideario justicialista ni a su doctrina, por más que sean afiliados al partido, puesto que ya quedo demostrado que se puede ser afiliado pero eso, no es sinónimo de ser peronista, porque si bien no hay un peronómetro, sí cuentan las actitudes cuando se ocupan cargos, y de ello todos los dirigentes tenemos alguna responsabilidad, pero tampoco sirve que se nos invite por notificación policial a un brindis de fin de año para desearle buenos augurios a los que asistieron y quedar como que aquí no paso nada”.

Más adelante sostuvo que en las últimas elecciones, “la gente votó al FPV para ser oposición y controlar a los gobiernos nacional como provincial, y no se puede ser oficialista y oposición al mismo tiempo, porque no sos entonces ni chicha ni limonada, como lamentablemente parecería que se están confundiendo algunos compañeros, y menos permanecer callados ante este descalabro del gobierno, como sucede con nuestros legisladores nacionales por Jujuy del FPV entre otros dirigentes, que permanecen mudos en total silencio, a más de un mes de dictarse las medidas implementadas por los nuevos gobiernos, salvo contadas y honrosas excepciones, sin aportar ninguna opinión o critica relevante sobre la actual política nacional o provincial de la Alianza Cambiemos que deja mucho que desear, y mientras tanto solo perdura la resistencia y el aguante de la militancia peronista, reuniéndose, y mediante facebook entre otros medios digitales”.

Resaltó López Salgado que “es hora de profundizar el diálogo, la autocrítica respetuosa y el debate constructivo entre compañeros que posibilite crecer en el disenso, pero por encima de las diferencias, es la hora de que los verdaderos militantes seamos capaces de generar una tercera posición válida para los que abrazamos con compromiso la Causa de Perón y Evita”.

Finalmente instó a que como en su momento fue “ni yanquis ni marxistas, peronistas, hoy quienes militamos vayamos a disputar la conducción del Partido Justicialista en pos del interés general, siendo celosos custodios de todo lo conseguido para los más desprotegidos durante estos años, con la premisa de ser verdaderamente jujeños nacidos y criados en esta tierra bendita y peronistas”.