Dakar 2016 – el día soñado del salteño Benavidez

Kevin Benavídez en un tramo de la segunda etapa del Dakar 2016.

Kevin Benavídez en un tramo de la segunda etapa del Dakar 2016.

Santiago del Estero – Para muchos, Kevin era desconocido hasta ahora, pero no había pasado desapercibido para el cinco veces campeón de motos y ahora devenido director deportivo del Dakar, Marc Coma.

En Tecnópolis, Coma resaltó la figura de Benavidez ante la pregunta de un periodista salteño. “Kevin es sin dudas una de las grandes promesas de la nueva generación de pilotos internacionales de enduro”, resaltó sin dudarlo.

El salteño logró hoy una hazaña en la primera etapa Dakar que disputa en su vida al terminar octavo en motos, categoría considerada mítica por los amantes de este rally y dejar atrás a pilotos experimentados como los españoles Joan Barreda, Juan Pedrero, Laia Sanz o el francés David Casteu.

Benavides es uno de los debutantes del Dakar 2016, pero a este piloto de 26 años le sobran títulos y carreras: es múltiple campeón de enduro internacional y tiene más de 300 carreras, entre ellas un cuarto puesto en el Rally de Marruecos.

Ahora, tras meterse entre los 8 primeros de la etapa, Benavidez guarda la misma calma que antes del debut. Luego de recibir la sesión de masajes del fisioterapeuta del equipo, Kevin habló con la prensa. Pausado y tranquilo, aseguró que aquellas palabras de Coma lo reconfortaron.

“Un piloto como Marc es muy importante para mí y por eso me llena de orgullo que me conozca”, señaló. Esa satisfacción también se traslada a la hazaña que logró hoy, aunque se propone en adelante ir con tranquilidad.

“Después de estos días, hoy había muchos nervios por lo que traté de ir tranquilo. Me fui soltando con el correr de los kilómetros”, dijo con humildad.

No duda Kevin en admitir que -más allá de los temores de su madre- demoró la llegada al Dakar porque sentía que le “faltaba experiencia”. Es que no ve la hora de llegar a Salta, provincia en la que el Dakar recalará para el día de descanso, el sábado 9 de enero, justo el día de su cumpleaños.

“No habrá fiesta. Vamos a hacer algo tranquilo. Un asado con todo el equipo y los amigos”, anunció mientras atardecía en Termas de Río Hondo y el norte le quedaba más cerca.