Haquim desempolva un libro y revive viejos rencores con Morales

Carlos Haquim y Gerardo Morales.

Carlos Haquim y Gerardo Morales.

Jujuy – El vicegobernador electo, Carlos Guillermo Haquim, publicó en su cuenta de Twitter, ‏@Carlos_Haquim, un link a la versión digital de su libro “Crónica de una violación anunciada” en donde describe una supuesta conspiración que le impidió asumir como senador en el año 1998 y en la que involucra al actual gobernador electo Gerardo Morales. Sin dar ninguna explicación, Haquim desempolva el libro, escrito en el año 1999, donde él denuncia que hubo un acuerdo económico entre la entonces Alianza radical, el Ministerio del Interior y Eduardo Fellner para mantener a Alberto Tell en el Senado, desconociendo la elección interna que se había realizado en Partido Justicialista y había beneficiado a Haquim.

En su libro, publicado en el año 1999, Haquim nos refresca la memoria, a través de su visión de lo sucedido en las esferas política de Jujuy en octubre de 1998. Luego de una extensa introducción, desgrana su punto de vista sobre la reelección de Alberto Máximo Tell como senador por Jujuy, en una sesión con ribetes escandalosos y acusaciones pública contra el entonces diputado provincial Gerardo Morales, presidente de la Unión Cívica Radical.

Pese a que el Partido Justicialista había celebrado elecciones internas para la nominación del cargo de senador de la Nación, que dieran por ganador a Haquim sobre Tell, en el apartado 8 de su libro, el ahora electo vicegobernador desnuda lo que él considera fue una “violación anunciada” de la Constitución Nacional, en la que estuvieron involucrados encumbradas personalidades de la política local actual, incluidos el mismísimo Gerardo Morales, compañero de fórmula de Haquim, elegido por los jujeños para ocupar el sillón de Fascio en los próximos cuatro años y el saliente gobernador, Eduardo Fellner.

Transcribimos a continuación la totalidad del capítulo 8 del libro de Haquim.

8) LA VIOLACIÓN FUE ANUNCIADA.

Ésta es la crónica de una violación a la Constitución Nacional, la cual fuera “anunciada”. Y digo esto, porque ya en el mismo momento en que concluyera el escrutinio definitivo y se sabía sin margen de error que Haquim había triunfado, se rumoreaba en todos los ambientes políticos de Jujuy y algunos de Buenos Aires,que Tell -a pesar de todo- sería mantenido en esa banca por ser “ultramenemista” y dependiente del círculo de allegados al Ministerio del Interior.

Los comentarios fueron creciendo al punto que en la mañana del 6 de octubre de 1998 ya se decía abiertamente que la Alianza votaría a Tell con los peronistas disidentes, dado que habrían llegado a un acuerdo económico.

Los hechos, además, parecían confirmar los rumores. Hechos que iban desde la conformación del mencionado “Bloque Peronista” (para facilitarles a sus miembros emitir un voto contrario al del Bloque Justicialista y al resultado de la elección popular), hasta la reunión sostenida entre Tell con el Presidente de la UCR, Gerardo Morales, y el resto de la Alianza, celebrada poco antes de la polémica sesión y en la misma Legislatura.

Esta reunión tuvo un desenvolvimiento que se desconoce. Sin embargo, podemos afirmar que tuvo por eje cerrar un acuerdo entre Tell y la Alianza (o darle los “toques” finales). De este acuerdo, así, surgió la votación de la Alianza a favor de Tell y el abrazo de éste con Morales al término de la sesión, el cual fuera registrado por todos los medios gráficos provinciales.

El Partido Justicialista no se mantuvo ajeno ante estos hechos. Al día siguiente y habida cuenta los rumores de acuerdos económicos entre Tell y la Alianza, publicó en todos los diarios una “solicitada” que llevaba por título “Un Millón de Razones y la Razón”, mediante la cual criticaba la grosera maniobra y el desconocimiento del resultado electoral.

El mismo suscripto, cuestionó públicamente la legitimidad de la sesión; además, criticó el arreglo económico a que habrían arribado que, según se comentaba, implicaría la compra de los votos de los diputados de la Alianza por parte de Tell. Por tal crítica la Alianza intimó al dicente a rectificarse mediante carta documento y bajo amenaza de acciones legales.

Jamás me rectifiqué y jamás, hasta ahora, se promovió acción legal alguna en mi contra.

Hasta algunos empleados de la Casa de Jujuy en Buenos Aires, antes que el Senado mantuviera a Tell en esa banca (o sea, desconociera el resultado de los comicios) comentaban esa solución, aludían a que tanto Tell como Fellner era dependientes de estos “allegados” al Ministro del Interior, razón por la cual y cualquiera haya sido el resultado de la voluntad popular, iban a imponer a Tell como senador.

Pese a que esto era “vox populi”, no dejó de sorprender a muchos que se violase tan groseramente la Constitución Nacional. Jamás pensaron que actuarían con tanta prepotencia y menosprecio de la voluntad popular y de la Carta Magna.

Los sucesos posteriores en la Legislatura provincial y en la Comisión de Asuntos Constitucionales, por seguir paso a paso aquellos rumores previos, los confirmaron; y parecerían confirmar también la existencia de un grupo anidado en el Ministerio del Interior que hace y deshace según su antojo y conveniencia sin reparo por nadie, grupo que da empleo a una buena parte de la dirigencia política de Jujuy (la que hoy ocupa el poder).

Afortunadamente todavía quedan en el Justicialismo jujeño militantes que no simpatizan con esa forma de concebir la política, quienes no se aventuraron en las locuras ultramenemistas de re-reelección, en el mantenimiento de un sistema de dependencia económica desde el Ministerio del Interior a través de la entrega de dinero por vía de los llamados A.T.N. -Aportes del Tesoro de la Nación que el Ministerio de la Nación gira a las provincias o municipios a su propio antojo y sin justificación alguna-, ni participan de la idea que el cargo público debe ser desempeñado para beneficio propio y del grupo. Por el contrario, existen militantes que a pesar de sus necesidades económicas, piensan en los demás, en la educación, en la salud, en mejores condiciones de vida para los comprovincianos, en un desarrollo económico y socio-cultural armónico. En definitiva: que piensan en Jujuy, mi provincia.

Twitt de Carlos Haquim.

Tweet de Carlos Haquim.

El Libertario intentó infructuosamente contactar a Carlos Haquim, a fin de preguntarlo sobre los motivos que lo llevaron a realizar la publicación de este libro, que reflota esta peliaguda historia, a pocos días de asumir como vicegobernador.

Las memorias de Haquim traen curiosidades que en contexto actual suenan graciosas, como por ejemplo la dirigente ultra K, Carolina Moises, votando contra la decisión de su partido, a favor del dirigente ultra menemista Alberto Máximo Tell.

La versión completa del libro de Haquim puede descargarse gratis en PDF haciendo click aqui: http://bit.ly/Libro-Carlos-Haquim