Fellner – “podemos hacer que Palpalá vuelva a ser un polo de industria”

El gobernador Fellner con uno de los ex trabajadores de Altos Hornos Zapla.

El gobernador Fellner con uno de los ex trabajadores de Altos Hornos Zapla.

Jujuy – “Con el empeño de los que ya tenemos un poco de historia encima, pero especialmente con la fuerza de los jóvenes podemos volver a posicionar esta ciudad como un polo industrial”, enfatizó el Gobernador Eduardo Fellner al participar del acto conmemorativo del 70º aniversario de la primera colada de arrabio argentino en la planta de Zapla, ubicada en la ciudad de Palpalá, cuna de la siderurgia nacional, donde enfatizó que la construcción e instalación del centro de investigación para el desarrollo del litio es uno de los puntos de partida. “Llegaremos a que las baterías de litio se fabriquen aquí”, planteó.

Destacó que “tuvimos temple suficiente para hacer Zapla, como no tener el mismo valor con nuestra descendencia para volver a hacer de esta ciudad un ícono de industria” y, visiblemente emocionado, aseguró que “más que un pensamiento, estas palabras reflejan un sentimiento”.

En este marco, se hizo un reconocimiento a la labor del gobernador, quien recibió un certificado de mano de ex empleados de Altos Hornos Zapla. Además, ex trabajadores recibieron certificados por haber sido protagonistas de un histórico proceso de construcción de futuro y jujeñidad.

También se recordó especialmente al General Manuel Nicolás Savio, mentor del establecimiento siderúrgico.

En compañía del intendente de Palpalá, Alberto Ortiz, y la diputada nacional Mariela Ortiz, Fellner hizo especial mención de la “gente muy capaz que trabajó por un país mejor” y en este sentido evocó al General Savio a quien no dudó en distinguir como “el padre de la siderurgia argentina. Ojalá que muchos generales del Ejército Argentino cumplieran con su misión en la vida como lo hizo él”, completó.

Entre sus reflexiones, consideró que “está bien recordar”, pero exhortó a “no quedarnos en la historia”, entendiendo que esa historia se puede repetir. “Tengo fe en ello”, acotó.

El mandatario expresó enfáticamente que “tenemos que hacerlo nuevamente, no por nosotros, sino por los hijos y los nietos, por ese trabajo que se hace desde el municipio, las instituciones intermedias y los mismos palpaleños para darles a niños y jóvenes las herramientas necesarias para el desarrollo” y añadió que “si fuimos capaces de sostener una empresa como Zapla durante muchos años, ahora tenemos que seguir trabajando y caminando hacia adelante”.

Remarcó que “nuestros hijos y nietos tienen la fuerza suficiente, por lo tanto es nuestra responsabilidad conseguir esas herramientas que pueden ser la ciudad digital por la que Ortiz viene trabajando hace años” y puntualizó que “de allí la decisión de promover el parque industrial, por eso tanta pelea para que las empresas vengas a instalarse aquí, por eso la semillita hoy sembrada en la oficina de administración de Zapla donde se construye un centro de investigación para el desarrollo del litio”.

“Siento que de una forma u otra llegaremos a que Palpalá vuelva a ser una llama del desarrollo nacional y que las primeras baterías de litio se fabriquen aquí”, planteó como objetivo estratégico que debe ser responsabilidad de todos los jujeños.

A su turno, Carlos Vargas, ex trabajador de Zapla, cuyo padre fue partícipe de la primera colada, hizo espacio para traer a la memoria a quienes “hicieron Zapla” y “dieron la vida” por esta planta, “es decir nuestros viejitos que hicieron historia”.

Recordó que “vivíamos adentro de la fábrica, en el denominado barrio Obrero, en tiempos que Palpalá tenía tres o cuatro barrios (Florida, Carolina, Escuela Patria y el centro) y también teníamos la escuela primaria dentro de la fábrica y luego terminé mis estudios en la escuela “General Savio”, al igual que mis hijos y nietos”.

Asimismo, invitó a los presentes en la ceremonia a “pensar en la gente de Mina 9 de Octubre, del Centro Forestal, Centro Puesto Viejo y Centro Siderúrgico que escribió con esfuerzo y trabajo la historia de Palpalá”.

El 23 de enero de 1943 fue creado por decreto nacional Altos Hornos Zapla, año en el que se completó el proyecto y los trámites necesarios para su construcción. La planta piloto se levantó entre 1943 y 1944, con la participación de técnicos alemanes convocados para dirigir la obra.

El 20 de septiembre de 1945 el General Savio procedió a encender el primer alto horno de fundición y el 11 de octubre se produce la primera colada de arrabio argentino, hito que marcó el surgimiento de la siderurgia en nuestro país.