Más de 2.000 evacuados en provincia Buenos Aires

Inundaciones en el norte bonaerense.

La situación más crítica se vive en los distritos de Luján, San Antonio de Areco, Salto, Mercedes, Pilar y Arrecifes. Unas 10.000 personas se encuentran afectadas por la crecida de ríos.

Alrededor de 2.100 personas permanecían este martes evacuadas en distintos distritos de la zona norte de la provincia de Buenos Aires como consecuencia de las intensas lluvias registradas en los últimos días y el desborde de ríos, mientras que superaba la cifra de 10.000 los afectados por las inundaciones en territorio bonaerense.

La situación más crítica se vive en los distritos de Luján, San Antonio de Areco, Salto, Mercedes, Pilar y Arrecifes. Autoridades del partido de Salto declararon este martes la emergencia y la zona de desastre luego de que el río homónimo creciera más de nueve metros, por lo que centenares de personas fueron evacuadas o debieron autoevacuarse.

El secretario de prensa de la comuna situada a unos 200 kilómetros de la ciudad de Buenos Aires, Julián Ainora, explicó que la medida se dispuso por decreto 1.078 del intendente Oscar Brasca como consecuencia del “gran desborde del cauce del río Salto y las consiguientes inundaciones y daños en viviendas y bienes de vecinos”.

Salto se convirtió en uno de los distritos más afectados por las lluvias y consecuentes crecidas de las cuencas hídricas que azotaban desde el jueves pasado la zona norte de la provincia de Buenos Aires. El intendente Brasco confirmó este martes que en total había “860 evacuados y 5.000 personas afectadas” por las inundaciones.

En Salto, la crecida del río homónimo alcanzó hasta cerca de 9,30 metros de altura. En tanto, la situación siguió crítica en el distrito bonaerense de Luján por la crecida del río homónimo, que en la tarde de este martes alcanzó los 5,40 metros, y la gran cantidad de agua acumulada por las lluvias caídas.

Mientras, unas 350 personas de los distintos barrios y localidades aledañas se encontraban evacuadas y un importante número se habían autoevacuado, el agua cubría la zona centro de la localidad y las cercanías de la Basílica, donde muchos comerciantes intentaban defender sus bienes con la colocación de bolsas de arena para frenar el avance del agua. NA.