Nisman – Un fiscal K se quedó con la denuncia contra Cristina y la cerraría

Nisman - Cristina Kirchner

Cristina Kirchner.

Una maniobra para archivar la acusación por encubrimiento a favor de cinco iraníes. La Cámara Federal retrasó la apelación de Moldes y entró de turno De Luca, quien dispondría su archivo.

La denuncia que hizo el fiscal Alberto Nisman, días antes de su muerte, contra la presidenta Cristina Kirchner y otras personas por encubrir a los cinco sospechosos de haber ordenado el atentado contra la AMIA quedó al borde de cerrarse definitivamente.

La Cámara Federal no elevó ayer la causa a Casación y permitió que intervenga el fiscal Javier De Luca, integrante de la agrupación judicial kirchnerista Justicia Legítima, que ya se sabe en tribunales que “dictaminará en contra de la denuncia”. Así, sin un impulso del Ministerio Público, la denuncia no será investigada.

Según un sorteo dispuesto a comienzos de año por la Procuración, a partir de hoy el fiscal ante la Cámara de Casación es De Luca, quien está enfrentado a la mayoría de sus colegas de los tribunales federales de Comodoro Py. Con el fiscal Germán Moldes, quien sostuvo la causa hasta ahora, tuvo duros cruces públicos en las últimas semanas y hasta llegó a acusarlo de “gangster” y criticar duramente la marcha del 18 de febrero en homenaje a Nisman.

Si el recurso se elevaba ayer, la causa hubiera quedado en manos del fiscal Ricardo Weschler. ¿Por qué se demoró la elevación de la causa? La defensa del canciller Héctor Timerman recusó a Moldes. El trámite, con una audiencia mediante, tomó varios días. Recién el martes, la Cámara Federal admitió el recurso de Casación, pero demoró la elevación y permitió lo que buscaba el Gobierno: que el fiscal en Casación sea De Luca.

Moldes percibió esa jugada hace varias semanas, cuando anunció que apelaría en el menor tiempo posible. Ayer, bien temprano le pidió a la Sala I de la Cámara, integrada por los jueces Eduardo Freiler, Jorge Ballestero y Eduardo Farah, que eleve la causa, pero no logró apurar los tiempos. Sin impulso fiscal, la causa se cerrará definitivamente. “El dictamen de De Luca debería ser manifiestamente infundado para que pueda actuar la Sala que sea sorteada”, explicó ayer un fiscal federal de primera instancia.

Tras la muerte de Nisman, la denuncia había sido impulsada por el fiscal Gerardo Pollicita, quien pidió decenas de medidas de prueba. En apenas cinco días, el juez Daniel Rafecas la cerró. Luego intervino el fiscal Moldes, recusado primero por las defensas de Andrés “Cuervo” Larroque y el espía Allan Bogado, y luego por Timerman.

Nisman había denunciado en enero pasado a la presidenta de la Nación y al canciller Héctor Timerman, entre otros, por un presunto encubrimiento de los iraníes acusados por el atentado contra la AMIA a través del Memorándum de Entendimiento, que se encuentra a estudio de la Cámara de Casación. La denuncia se basaba en escuchas ordenadas por el juez Rodolfo Canicoba Corral, el mismo que ahora investiga una cuenta bancaria de Nisman.

Fuente:  Clarín