Urtubey logró un triunfo en las PASO y Romero impugnará la elección

Juan Manuel Urtubey, rodeado por los presidenciables del Frente Para la Victoria.

Juan Manuel Urtubey, rodeado por los presidenciables del Frente Para la Victoria.

El Frente para la Victoria se impuso en las PASO salteñas con más del 47 por ciento de los votos contra el candidato de Sergio Massa, Juan Carlos Romero que, escrutadas el 94 por ciento de las mesas, lograba el 33 por ciento. Romero, Alfredo Olmedo, Guillermo Durand Cornejo y Gustavo Sáenz, anunciaron que impugnarán la elección por fraude.

El gobernador de Salta y precandidato del Frente Justicialista Renovador para la Victoria, Juan Manuel Urtubey, consideró esta noche que en Salta se impuso “la pluralidad de los partidos políticos sobre el poder económico”, al imponerse por un 47% de los votos en las PASO que se realizaron en la provincia.

El matutino local El Tribuno, destacó que “el escrutinio contradijo todas las encuestas y sorprendió lo abultado de la ventaja del oficialismo. El gobierno hizo un fraude bochornoso porque sabían que perdían”, dijo el senador Juan Carlos Romero. Las primarias abiertas terminaron ayer con un resultado abultado a favor del oficialismo que no estaba en los cálculos de nadie.

La fórmula integrada por Juan Manuel Urtubey y Miguel Isa obtenía 287.460 votos sobre los 204.248 de Juan Carlos Romero y Alfredo Olmedo. En Salta Capital, este frente ganaba por solo 10 mil votos, mucho menos de lo que se esperaba y de ese modo, los guarismos beneficiaban al oficialismo por 39.53 por ciento contra 35.71 por ciento.

Salvo algunos casos puntuales, como los de Antonio Hucena, en Orán; Ignacio Jarzún en Rosario de Lerma; Alejandra de Salcedo en General Güemes, Querubín Sosa en Quijano, Quila Gonza en San Lorenzo, Silvia del Valle en La Merced, Luisa Salva, en La Poma y el de los candidatos romeristas que derrotaron a Rubén Corimayo en Cerrillos, el Frente Justicialista Renovador para la Victoria superaba a los candidatos del Frente Romero + Olmedo en casi todo el territorio.

Incluso en la capital salteña la ventaja oficial de Romero resultaba mucho más exigua que las previsiones de las dirigencias oficialistas y opositoras.

El Tribuno recordó que “el gobernador Juan Manuel Urtubey que unos días atrás había reconocido que era tan posible una victoria suya como una de Juan Carlos Romero, ayer por la mañana declaró a una radio que espera una nutrida comitiva de funcionarios y candidatos kirchneristas de primer nivel, encabezados por Daniel Scioli, Florencio Randazzo, Aníbal Fernández, Andrés Larroque y Eduardo Fellner que, efectivamente, llegaron muy temprano para celebrar lo que se considera un buen augurio para el año electoral kirchnerista”.

Los 13 puntos de ventaja de la fórmula Urtubey – Isa sobre el Frente Romero + Olmedo no condicen con las reiteradas referencias y los inocultados temores que expresaba en oficialismo hasta horas antes del comicio. Mucho menos, el triple empate entre Javier David, Guillermo Durand Cornejo y Gustavo Sáenz. Todas las encuestas, incluso las oficiales, admitían que Durand Cornejo contaba con una intención de voto muy superior al 30 por ciento. Por su parte, Urtubey y el ministro Juan Pablo Rodríguez habían declarado en los últimos días que querían ganar “con un gol con la mano y colgándonos del travesaño”.

Las numerosas denuncias de votantes sobre irregularidades en las mesas de votación caracterizaron la jornada electoral. El resultado fue una sorpresa pero Juan Carlos Romero, Alfredo Olmedo, Guillermo Durand Cornejo y Gustavo Sáenz, a última hora, anunciaron la decisión de impugnar ante la Justicia la elección primaria y exigieron un sistema más seguro que el del voto electrónico, al menos tal y como se lo instrumenta en Salta.

“Hemos vuelto a 1930, cuando se hacía fraude desde el Estado para subvertir la voluntad popular!” denunció Romero en el centro operativo de Salta nos une. “Hemos recibido miles de denuncias graves de toda la provincia”, dijo Romero al mencionar manipulaciones de las máquinas y la caída del sistema durante varios minutos, de la que se recuperó con resultados, lógicamente, sospechosos. “El gobierno hizo un fraude bochornoso porque sabían que perdían. Que el gabinete nacional venga a Salta a levantarle la mano a Urtubey es un agravio al 55 por ciento de los salteños, que no votan al oficialismo”, agregó Romero. “Convocaremos a todos los que quieren que haya un cambio. Consolidaremos el triunfo de las ciudades como capital, Orán, Rosario de la Frontera, Cerrillos, Güemes, La Merced para vencer el fraude”.

Este fue el primer capítulo de una puja electoral que se consumará en cinco semanas. Si Romero tiene razón y hubo fraude, una elección transparente modificará el escenario.

Sin palabras

El voto electrónico volvió a quedar en el ojo de la tormenta. Tras el escrutinio, un cronista de este diario encontró al titular de Magic Software Nicolás Deane en el Hotel Casa Real, pero este no quiso decir ni una palabra sobre las fallas de la maquinaria. “Pregunten al Tribunal electoral”, dijo, mientras abandonaba el lugar.

 

Fuentes: Télam y El Tribuno