UNJu – Tecchi – “Espectacular capacidad de autodestrucción política”

UNJu - Rodolfo Tecchi.

Rodolfo Tecchi.

¿Por qué hoy es imposible encontrarse con alguien de la comunidad universitaria que no despotrique contra la gestión del actual Rector? Hace menos de un año representantes y representados mayoritarios de la UNJu festejaban el fin de ciclo de la gestión Arnau, era sólo eso, saludar el aire fresco. El actual Rector lo tradujo como aplausos dirigidos a su persona cuando en verdad cualquier otro hubiese representado el inicio de un nuevo ciclo. Pero Tecchi lo tomó como respaldo propio.

Envalentonado con aquella creencia se puso a la tarea de tomar decisiones “esperables” para algunos de una gestión casi ajena a la comunidad universitaria. Para otros, a hacer de las suyas con un premio inesperado, que como tal no tardó en transformarse en botín de guerra, repartible sin el menor pudor. Quienes nos anotamos entre los primeros no nos extraña para nada el descontento generalizado que supo ganarse en pocos días: Tecchi asumía con cero de crédito y sabía que debía ganárselo decisión por decisión.

Sin embargo hoy, no hay docente, investigador, estudiante o no docente que no proteste de la actual gestión. Creyó que los aplausos eran suyos y desde el primer día empezó mal: la sede del, en verdad cuestionado gremio No Docente era destruido en un acto que la comunidad universitaria le atribuyó a su gente, en otro ambiente quizás hasta se lo hubiera felicitado pero, cualquier novato sabe que para el ambiente universitario eso es un error imperdonable. En los días siguientes no faltó oportunidad para denunciar el campo minado de bombas dejado por la gestión anterior. El problema es que en vez de desactivarlas el Rector las pisa a todas y cada semana se ve volar por los aires lo poco o nada de su crédito político.

Así, en el 2014, un año de fuerte crisis inflacionaria donde la mayoría de los sectores se desesperaba por emparejar a sus empleados al menos con la suba de precios, el actual rector en cambio descontaba lo otorgado el año anterior por la gestión anterior.

En otro ataque al trabajador universitario detecta una presunta deuda de empleados a la AFIP por impuesto a ganancias mal liquidado y en actitud totalmente antipolítica trata a toda la comunidad de la UNJu como delincuentes evasores, cuando en verdad como empleados públicos cuyo patrón es el propio estado se trata de contribuyentes cautivos imposibilitados de participar ni en el cuándo ni el cuánto del monto del impuesto ni en la designación del agente de retención encargado de hacer los cálculos y las liquidaciones.

En el tema de contratos no se dudó en manosear a decenas de personas que hasta hoy ven con incredulidad en una mano un contrato firmado por un Rector que los incorpora como empleados y en otra mano una resolución que los anula. El resultado, aunque parezca increíble, por el manejo discrecional y masivo de nombramientos dio como resultado que en algunas áreas solo revisten personal directivo sin personal para dirigir: todos jefes, ningún laburante.

La gestión anterior, quien en vez de llevar todas las Facultades a Huaico y construir allí una verdadera ciudad universitaria armó en cambió todo un complejo edilicio que además de demandar una fortuna en servicios y mantenimiento se dedicó a tareas que como las administrativas y otras meramente burocráticas fácilmente se pudieron reubicar en los edificios desocupados. ¿Cómo se paró Tecchi ante esta realidad? Bueno, desde hace meses la mayoría de las reparticiones de la UNJu no conoce el paso de una escoba.

El gobierno de Jujuy, de donde proviene Tecchi, se destaca en arruinar iniciativas nacionales destinadas a lograr votos a favor, que en el proceso de bajarlas a su jurisdicción las transforma rápidamente en votos en contra. Muchos anticipaban que Tecchi transformaría a la UNJu en una ineficiente repartición del gobierno provincial. Parecían exagerar pero se le parece mucho, no solo en el ambiente laboral invivible en que se convierte sino en trámites, sean contables o personales, que antes se resolvían en el día y hoy tardan el doble.

Para no ser injustos, es también bueno reconocer en el actual Rector una persona “generosa”, por ejemplo, en este tiempo que en toda la región pone el esfuerzo político en lograr que sus dirigentes se parezcan a sus dirigidos, nuestro generoso Rector y justo en el área cultural, nombra como Directora a una simpática española, muy técnicamente preparada ella para ese cargo y que seguramente una vez se aclimate sabrá dignificarlo. Mientras tanto el área cultural: avanzado el año se encuentra paralizada; sufrió la fuga masiva de personal; se le fagocitaron actividades artísticas y culturales típicas del área; el acceso de docentes antes por concurso ahora es discrecional; se anotició por los diarios que el futuro complejo cultural de Los Perales se transformará en canchas de futbol y el poco personal que queda no para de hacer barras, tortas y demás estadísticas para ofrecer a la recién llegada con toda amabilidad una descripción los más aproximada posible de ese “tal planeta llamado Jujuy”. ¿Qué le parece? ¡Aplauda! Tecchi es una persona generosa y cree que los aplausos son suyos.

Horacio Benito Maidana; DNI 14.587.528