Elecciones en Jujuy: el PJ analiza nuevas reglas de juego

Elecciones 2015: el PJ estudia varias alternativas para el sistema electoral.

La restauración de la Ley de Lemas, la aplicación de primarias abiertas y ajustes en el sistema de “colectoras” son las principales propuestas que se barajan en los altos mandos del Partido Justicialista Distrito Jujuy, de cara a las elecciones generales de este año.

Las tres variables fueron analizadas en la reunión ampliada de la mesa de conducción del Consejo Provincial del PJ con las autoridades del Congreso partidario, que encabezó el gobernador Eduardo Fellner el lunes pasado.

“Por ahora son sólo ideas que se analizan y la reunión fue para aunar criterios” aseguró a El Libertario uno de los asistentes. Según la fuente, Fellner dijo que había convocado a las autoridades del partido para escuchar sus opiniones sobre el tema. Además, durante el encuentro, el gobernador recibió expresiones de apoyo a su liderazgo interno y a la gestión de gobierno, agregó.

Los cambios en la legislación electoral que impulsará el PJ serán tratados por el Consejo Provincial y el Congreso partidarios que según se señaló en la reunión, serán convocados en los próximos días, con la idea de presentar los proyectos y aprobarlos en la Legislatura no más allá de abril, precisó la fuente.

Otra cuestión que centra la atención de propios y ajenos, que es la postulación de Eduardo Fellner a un nuevo mandato, no se trató en la reunión. “No hubo una definición”, aseguró el dirigente consultado por este diario.

Una de las estrategias en la mira es la restauración del sistema de lemas a través de la reforma del Código Electoral de la Provincia que posibilitaría al justicialismo movilizar filas y generar un espacio de participación en lo interno, que demandan algunos intendentes, pero principalmente sumar los votos cautivos de Milagro Sala y su organización Tupac Amaru. Sin embargo, los que miran la experiencia histórica de la provincia y recuerdan que fue Fellner quien derogó la Ley de Lemas, alertan sobre los “efectos colaterales” de ese sistema, tales como la atomización de los partidos, la debilitación de los ejecutivos y la inestabilidad institucional, que en la década del ’90 dejó el record de un gobernador defenestrado por año.

La aplicación de primarias abiertas simultáneas y obligatorias en el orden provincial es otra de las variables. En la Legislatura, un proyecto con esa propuesta fue presentado el año pasado por el diputado jenefista Guillermo Snopek, pero quedó en el frizzer. El sistema, dicen, tiene la ventaja de posibilitar que distintas expresiones internas diriman sus fuerzas ante todo el electorado y luego concurran dentro de una misma alianza o frente a las elecciones generales, se supone, elevando el nivel de legitimización de las candidaturas y dando mayor democratización hacia adentro de los partidos. Pero hay quienes advierten que un pobre resultado en las primarias, donde compiten todos los partidos, sería un punto en contra difícil de revertir.

La tercera alternativa es el sistema de listas colectoras que en los últimos años y gracias a fallos de la justicia electoral, terminó instaurando la ley de lemas a medias. El Justicialismo usó esta estrategia en lugares donde había luchas internas irreconciliables o muchos candidatos que no se ponían de acuerdo, pero la experiencia mostró que para la elección de intendente, donde las colectoras no suman, las líneas que pierden no trabajan por el ganador. De ahí que algunos jefes comunales miren de reojo a las colectoras.

Para hacer cualquiera de estas reformas, el oficialismo tiene en la Legislatura mayoría y quórum propio, por lo que no necesitaría de las otras bancadas para imponerlas, si quisiera, en forma exprés.