Grave situación atraviesan productores de peras y manzanas

Manzanas de Río Negro.

A días de iniciar la cosecha 2015 de peras y manzanas, los industriales y productores del sector expusieron ante autoridades nacionales una serie de problemas que amenazan con acentuar la tendencia de ‘precios en baja y costos en alza’ que caracterizó a 2014, y que dejaría más hectáreas fuera de producción.

Los productores e industriales fueron recibidos ayer en la Casa Rosada por el Jefe de Gabinete de Ministros, Jorge Capitanich, el ministro de Economía, Axel Kicillof, el ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca, Carlos Casamiquela, el gobernador de Río Negro, Alberto Weretilneck y los senadores Miguel Ángel Pichetto y Aníbal Fernández. Durante el encuentro expusieron la grave situación económica y financiera con que las empresas del sector finalizaron 2014 y la cadena de amenazas que enfrentan hacia adelante.

A los problemas generados por las caídas en los precios y los menores volúmenes exportados en 2014, se suman este año una serie de factores que acentuarían la tendencia de ‘precios en baja y costos en alza’ del año pasado, profundizando las pérdidas de los productores y dejando mayor cantidad de hectáreas fuera de producción.

Las principales amenazas actuales que enfrenta la cadena de valor, indicaron, son en primer lugar las devaluaciones importantes de las monedas tanto en los mercados que le compran a la Argentina (euro, rublo y real) como de los competidores de Argentina en el hemisferio Sur (Chile y Sudáfrica), que a su vez se ven favorecidos por sus tratados de libre comercio sin aranceles de importación en Asia y Europa.

Señalaron también la falta de políticas de estímulo para promover las exportaciones, fomentar accesibilidad a mercados internacionales ante la caída de competitividad del sector.

Otra amenaza es la baja de los precios internacionales de los productos que exporta Argentina, con tendencia a profundizarse. Dependiendo de la especie y variedad, en 2014 los precios cayeron entre 20% y 40%, destacaron.

En cuanto al stock de frutas en Europa, señalaron que frente a los problemas para vender a Rusia, las peras y manzanas que iban a ese mercado se están redirigiendo dentro de los países europeos y a Brasil, afectando a las exportaciones argentinas.

Además resaltaron que desde octubre, Brasil le impuso a la Argentina 14 licencias no automáticas, mientras que a Chile y la Unión Europea no se le aplican licencias. Esas medidas, sumadas a las devaluaciones cambiarias, reducirían las colocaciones en Brasil, advirtieron.

Por otro lado, citaron los aumentos de costos internos en dólares, que están llevando la actividad primaria a quebrantos.

Según un documento elaborado entre el área de Economías Regionales de CAME, la Federación de Productores de Fruta de Río Negro y Neuquén, y la Cámara Argentina de Fruticultores Integrados, que representan el 100% de los productores de peras y manzanas del país, el sector necesita recomponer en forma urgente su tejido productivo, con medidas que implican unos U$S 92 millones, dirigidos a levantar la cosecha y hacer las tareas culturales mínimas, sostener al sector, y generar condiciones de competitividad que aseguren el empleo y se vuelva a generar divisas en los niveles históricos.
Para lograrlo, las entidades solicitaron la implementación rápida de líneas de financiamiento con subsidios a la tasa de interés destinadas a capital de trabajo para la temporada, inversión para mejora productiva, y prefinanciación de exportaciones, con costo cero ya que sólo implica redirigir y agilizar líneas productivas vigentes.

También pidieron la reinstalación de los reintegros de exportación a los niveles históricos. En 2002, ante la Emergencia Económica, al sector se le bajaron los reintegros del 10,5% al 5 %.

Otra de la demandas es la reducción a 0 de los derechos de exportación y revelaron que el 5% de las retenciones representa más del 20% sobre el costo de producción de la fruta.

La reinstalación de los reembolsos por puertos patagónicos para recuperar un beneficio perdido, es otro de los pedidos.

Además se planteó la necesidad de aplicar el Plan de Promoción del Consumo en Mercado Interno, que está diseñado y consensuado con el Ministerio de Agricultura de la Nación y las Provincias, pero falta iniciar el financiamiento.

En materia de negociación de aranceles –advirtieron- Argentina vende en condiciones desventajosas en los mercados externos por los aranceles que paga nuestra fruta, por ejemplo, en Rusia el costo es de U$S 4 por caja.

Al apoyar los reclamos de los productores e industriales, la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME) subrayó la necesidad de generar condiciones de trasparencias en la comercialización de la fruta, con el objeto que el productor y todos los actores de la cadena de valor obtengan una rentabilidad justa. Es por ello, que la función del Estado sea velar y lograr que se cumpla esta premisa.

La fruticultura –remarcó- es la principal actividad económica en el Alto Valle de Río Negro, y una de las más importantes también para la provincia de Neuquén.

Señaló que la importancia que tiene este sector, que se destaca por ser mano de obra intensiva, se refleja no sólo en los más de 74.000 empleos directos, sino que con un promedio de más de 1 puesto de trabajo por hectárea, genera 70 veces más mano de obra que otros sectores del agro, como es la soja. Un dato que refleja con precisión ese aspecto, es que del gasto anual en producción que desembolsan los productores (de aproximadamente U$S 10.000 por hectárea), entre el 55% y 60%, son salarios.

Pero puso de relieve la incidencia del sector en la generación de producción y divisas. Es que si algo destaca a la fruticultura de esa zona, es el alto valor agregado en origen que aporta: se estima que del valor FOB, más del 65% es valor agregado a la producción, en origen, lo que implica aproximadamente US$ 3.000 millones anuales.

Además resaltó que históricamente el sector se ha destacado por su desempeño exportador: el 70% de los ingresos del sector provienen de exportación, tanto en fresco (U$S 600 millones) como jugo concentrado. La Argentina exporta peras, manzanas y productos derivados a más de 70 países, y hasta 2014 ha sido líder mundial en exportación en peras.
La importancia de la actividad y el alto impacto que tiene sobre las economías regionales, afirmó CAME, ameritan considerarlo como sector estratégico en el desarrollo productivo nacional, y apuntalar a los productores que, afectados por una serie de problemáticas externas e internas, no atraviesan su mejor momento.