ATE obligó al secretario Morales a reincorporar a tres empleados que había despedido

Dirigentes de ATE junto a los tres empleados despedidos por el secretario de Cultura.

El secretario de Cultura de la provincia, Gonzalo Morales, debió hacer marcha atrás en el despido de tres empleados ante la intervención del gremio de ATE. Según el sindicato, los agentes habían sido echados “por antojo y sin justificación”. Además de soberbio, Morales se cree el dueño de la repartición, aseguró el sindicato.

ATE indicó que en el caso se había desconocido el derecho a la continuidad laboral de los tres empleados, que fueron reincorporados.

Según el gremio, el secretario Morales no quería dialogar con los integrantes del bloque gremial de ATE y el asesor legal y “con una actitud soberbia finalmente recibió a los compañeros, pero se retiró del lugar sin dar respuestas, por lo cual los trabajadores quedaron en asamblea permanente. Finalmente luego el jefe de personal, anunció que se daba solución a los trabajadores que fueron desbloqueados de la máquina de marcar la asistencia”.

Los trabajadores fueron notificados “de palabra” por Morales que no se les renovaría el contrato de trabajo y como la notificación no fue por escrito, los compañeros se dirigieron a trabajar como todos los días, pero se dieron con la sorpresa de que cuando fueron a marcar tarjeta para ingresar estaban bloqueados.

“Este funcionario pretendía dejar sin trabajo a los compañeros aludiendo que los trabajadores no cumplían sus funciones como correspondía, pero los trabajadores demostraron que no podían porque no se les asignaban las herramientas de trabajo”, precisó ATE.

“Gonzalo Morales parece desconocer totalmente los derechos de los trabajadores y su forma de trato a los empleados de la Secretaría de Cultura se parece al de una empresa privada más que una repartición estatal. Muchos funcionarios de Jujuy se creen dueños de las reparticiones que dirigen, olvidando que sus gestiones son temporales y que dependen de los giros políticos del gobierno”, añadió ATE.