Afirman que el precio del boleto urbano no se puede aumentar

Abogada Claudia González, miembro de PROCONSUMER.

La tarifa del boleto urbano en la capital jujeña debería seguir siendo de 4,25 pesos, de acuerdo a una resolución de la Sala II de la Vocalía IV del Tribunal en lo Contencioso Administrativo, que hizo lugar a una cautelar interpuesta por el Frente Unidos y Organizados por la Soberanía Popular (FUyO), la Asociación de Protección de los Consumidores del Mercado Común del Sur (PROCONSUMER) y el Comité de Defensa del Consumidor (CODELCO). La medida judicial, empero, no pone fin al pleito sino que abre un paréntesis. El martes próximo se realizará una nueva audiencia en el tribunal.

La nueva tarifa de 5 pesos, prevista en una ordenanza sancionada por el Concejo Deliberante el 4 de diciembre pasado, tenía vigencia desde el primero de año, lo que devino en abstracto pues los vecinos carecieron ayer de colectivos por el feriado de primero de año. La actitud que adoptarán las empresas, por ese motivo, recién podrá verse hoy.

En el conflicto entró a tallar el gremio de los choferes, que denunció el despido de 16 trabajadores debido a problemas económicos de las empresas y defendió el incremento de la tarifa como necesario para evitar el agravamiento de la situación. Los colectiveros realizaron un paro de varias horas el 29 de diciembre y solicitaron al juez de la causa que tenga en cuenta la necesidad de preservar los puestos de trabajo. El dirigente de UTA, Eduardo Farfán, anunció que el martes próximo proseguirán las diligencias en el tribunal.

Por su parte, la dirigente de PROCONSUMER, Claudia González, señaló que “lo más importante es que el tribunal ha planteado la posibilidad de que las partes nos encontremos y escuchemos. Los empresarios querían ser escuchados ante el juez pero ellos solos y ni siquiera son parte de este proceso todavía. Nosotros hemos aceptado, porque consideramos que mientras más seamos, es mejor. No porque a nosotros nos hayan prohibido el derecho a ser escuchados, haremos lo mismo con los empresarios”.

En cuanto al paro del transporte, González criticó a “estos empresarios ricos de empresas pobres, que a la hora de pedir aumento y amenazar se acuerdan de los trabajadores, a los que no tienen en blanco y hacen trabajar con exceso de jornadas que nunca se abonan. Estos empresarios ricos de empresas pobres se olvidan que este es un servicio público”, subrayó.

También hizo referencia a la situación de los trabajadores del transporte y aseguró que “entendemos que los empleados de las empresas puedan estar preocupados por la continuidad de sus fuentes de trabajo, pero también sabemos que los empresarios tienen a muchos trabajadores en negro. Por eso es que me resulta extraño que el sindicato se sienta tan preocupado por esta situación”. En el mismo sentido cuestionó la poca transparencia empresarial, al decir “porque se demore un aumento de 75 centavos en el pasaje no puede poner en riesgo serio a ninguna empresa. Porque sino eso quiere decir que la empresa está atada con alambre”.

Finalmente dijo que “está vigente la resolución del Tribunal Contencioso Administrativo que suspende provisoriamente los efectos de la ordenanza que establecía el aumento. Concretamente, a partir del 1 de enero ningún usuario deberá pagar otro precio como tarifa general, que el de $ 4,25”.

En tanto, el legislador del FUyO, Germán Noro valoró la voluntad del tribunal de la Sala II, Vocalía IV del Tribunal en lo Contencioso Administrativo, “de juntar a las partes y tratar de arribar a una solución”. Y agregó que “lo importante es que la medida cautelar está firme y el precio del boleto continúa a $ 4,25. El derecho que tienen los usuarios ha sido muy valorado por el tribunal, al igual que el derecho a munirse de todas las pruebas que ameriten o no la suba del boleto y no hacerlo intempestivamente, sobre el criterio de una sola de las partes”.