Las centrales opositoras realizan su tercer paro contra el Gobierno

Moyano y Venegas.

Las centrales obreras opositoras realizarán este jueves su tercer paro general contra el Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, para presionar por la actualización del Impuesto a las Ganancias y la reapertura de paritarias, y contarán con el apoyo de agrupaciones de izquierda que realizarán piquetes en rutas y accesos.

En una conferencia de prensa, el secretario general de la CGT Azopardo, Hugo Moyano, aseguró que la medida de fuerza “tendrá mucha adhesión”, pese a advertir que el Gobierno “está operando con todo con una presión tremenda sobre algunos gremios” para tratar de restar el impacto de la huelga.

El paro se hará sentir especialmente en el sector del transporte público, que complicará a los trabajadores que deseen concurrir a sus lugares de empleo, ya que no habrá trenes por la adhesión de los maquinistas de La Fraternidad, ni los Señaleros y delegados del Sarmiento que responden al dirigente Rubén “el Pollo” Sobrero.

En el caso de los colectivos, funcionaría en principio un servicio reducido, parecido al de domingos y feriados, debido a que la UTA no se plegó, pero el propio secretario general del gremio, Roberto Fernández, no garantizó que este cronograma se pueda cumplir y advirtió que si las formaciones reciben ataques los coches no circularán.

Por su parte, en la Capital Federal funcionarían la mayoría de las líneas, excepto el Premetro y la Línea B, cuyo delegado Claudio Dellacarbonara adhiere al paro, pero tampoco esto está garantizado debido a que un sector de las bases de los “metrodelegados”, la Agrupación Trabajadores de Metrovías (ATM), pretende sumarse a la huelga de las centrales opositoras.

Moyano sumó tensión a la previa de la jornada de protesta al señalar que si hay incidentes la responsabilidad será de Gobierno. Los reclamos que motivaron el nuevo paro nacional, el tercero contra la gestión de Cristina Fernández de Kirchner, incluyen la actualización del Impuesto a las Ganancias, reapertura de paritarias y aumento de emergencia para jubilados, entre otros puntos.
“Pedimos que todo se haga con tranquilidad y espero que no haya ningún hecho de violencia, porque nos han comentado que se pueden producir y nos van a responsabilizar. Pero los trabajadores no producen hechos de violencia”, afirmó el dirigente. NA.