Ambiguas adhesiones al paro nacional en el sindicalismo jujeño

La avenida Fascio, esta mañana de paro nacional, sin colectivos urbanos.

Gremios que adhieren pero no van a la huelga y otros que nucleados en la CTA opositora “camuflan” sus adhesiones con otras medidas de fuerza ponen de manifiesto un escenario de ambigüedad, cuando no de conflicto de intereses, frente a la protesta de las centrales opositoras a nivel nacional.

El paro de las centrales opositoras metió otra vez en un berenjenal a los gremios enrolados políticamente con el Gobierno nacional y que “camuflaron” una disimulada adhesión dentro del plan de lucha que ya venían encarando en el orden provincial. El combativo gremio de ATE –de mayor peso en la Intersindical- es el caso más llamativo: liderado por Fernando Acosta, también secretario de Interior de la CTA opositora de Pablo Micheli, decretó medidas de fuerza por espacio de 72 horas dentro de las cuales el paro nacional quedó desdibujado. La movilización no fue hoy sino ayer y se agregó una permanencia frente al municipio capitalino.

El sindicato del CEDEMS, que nuclea a los profesores y a nivel provincial integra el Frente Estatal, se posicionó también en un espacio de ambigüedad. En un comunicado, el gremio anunció que participará de todas las actividades dispuestas por el Frente pero no decretó ningún paro para esta semana. En la conferencia de prensa que ayer dieron la CGT que preside el gastronómico Juan Carlos Martínez, el municipal Carlos “Perro” Santillán y la dirigente de la sanidad, Yolanda Canchi para anunciar en forma conjunta la adhesión a la huelga nacional, brilló por su ausencia la dirigencia del CEDEMS. La actitud del gremio docente fue interpretada por otros dirigentes como el anticipo del regreso a la política de cercanía al gobierno de Eduardo Fellner que caracterizó a la gestión del reelecto secretario general Marcelo Méndez.

La Asociación de Educadores Provinciales (ADEP), integrada a la Intersindical, hizo también su aporte a la ambigüedad anunciando que el paro de ayer fue decretado por los gremios de “la CTA de Pablo Micheli”. El gremio docente aclaró que participa dirigencialmente y con la docencia en contraturno en todas las medidas de fuerza dispuestas para hoy y mañana “habida cuenta que el sindicato se encuentra realizando la normalización de los distintos estamentos estatutarios; consistentes en la elección de los delegados escolares, congresales y delegados zonales”. El órgano resolutivo del sindicato es el Congreso, que quedó disuelto el día que fenecía el mandato de la conducción anterior, razón por la cual, debe ser electo nuevamente, aclaró ADEP.

La adhesión de UTA, sindicato que nuclea a los trabajadores del transporte, quedó también dentro de una nebulosa. La ausencia de los colectivos es total en San Salvador de Jujuy pero según las empresas, los vehículos se sacaron de circulación por el temor a agresiones y no por el acatamiento de los choferes. El gremio aseguró que hubo adhesión cero a la huelga, afirmación difícil de creer cuando el último paro nacional-realizado en abril pasado- tuvo un alto impacto en buena medida gracias a la paralización de los servicios de transporte público provocada por la medida de fuerza de UTA, un paso del infierno a los cielos en sólo cuatro meses.