La saga de la deuda en las finanzas provinciales

Según un análisis de CIPPEC, los distritos deberán afrontar vencimientos de bonos en moneda extranjera y “dollar linked” por u$s1,8 mil millones este año, en un escenario de inestabilidad financiera.

El CIPPEC (Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento) publicó este miércoles una nueva investigación que analiza cómo impactará la saga de la deuda en la sustentabilidad de las deudas provinciales. Así, en un escenario de inestabilidad financiera y macroeconómica, la deuda provincial aparece como sensible a fluctuaciones bruscas del tipo de cambio o aumentos significativos del costo del financiamiento.

“Esto abre interrogantes sobre el posible impacto de la saga de la deuda sin reestructurar del gobierno nacional sobre las financias provinciales”, indicó Lucio Castro, director del Área de Desarrollo Económico de la consultora.

En cambio, en un escenario en el que la Argentina eventualmente regrese a los mercados financieros internacionales, el necesario nuevo endeudamiento de las provincias requerirá una política de crédito público coordinada con el gobierno nacional, que impida un crecimiento desmedido del endeudamiento nacional en un contexto de desequilibrio fiscal nacional y provincial, establezca reglas transparentes de cumplimiento fiscal.

Pronunciado desendeudamiento provincial

A fines de 2002, la deuda provincial superaba el 20% del PIB de la Argentina. Actualmente, alcanza apenas el 7 por ciento. De forma similar, los servicios de la deuda cayeron del 8,5% de los ingresos provinciales a menos del 5 por ciento. Y, mientras en 2001 más de la mitad de la deuda provincial estaba denominada en moneda extranjera, esa proporción alcanzó el 27% en 2008.

“Este proceso de desendeudamiento y desdolarización se explica por los sucesivos programas de refinanciamiento y reestructuración de los pasivos provinciales implementados por el gobierno nacional desde 2002”, indicó Walter Agosto, investigador principal de CIPPEC. Así, el 51% de la deuda provincial está en manos del Estado nacional, porcentaje que asciende al 53% si se agregan los fondos fiduciarios.

Además, la deuda provincial relativa a los ingresos provinciales totales cayó casi un 50%. Por su parte, el stock de deuda representaba alrededor del 60% de los ingresos totales provinciales en 2008, y en la actualidad supera levemente el 30 por ciento.

Hay grandes diferencias en la exposición al endeudamiento de las finanzas provinciales. Mientras el stock de deuda supera la mitad de los ingresos provinciales anuales en Buenos Aires (60%), Río Negro (58%) y Jujuy (56%), en otras provincias, como La Pampa (2%), Santiago del Estero (3%), Santa Fe (5%) y San Luis (6%), no supera el 10%.

La dispersión en los niveles de endeudamiento provincial también es notoria al analizar la deuda relativa a la población. “Mientras el stock de deuda por habitante en Neuquén alcanza los $8.200, apenas supera los $300 en Santiago del Estero, una diferencia equivalente a casi 30 veces”, indicó Agosto.

Sin embargo, los pasivos provinciales experimentaron en los últimos años un gradual proceso de redolarización. Mientras que en 2008 el 27% de las obligaciones estaba denominado en moneda extranjera, hoy esa proporción supera el 34 por ciento. Las jurisdicciones más activas en los mercados de deuda presentan diferentes grados de exposición a las fluctuaciones de la política cambiaria. Según cálculos de CIPPEC sobre la base del Ministerio de Economía y Finanzas para 2014, la CABA tiene el 98% de su deuda en moneda extranjera; Neuquén, el 61%; Buenos Aires, el 46%; Córdoba, el 43%; Chubut, el 44%; Mendoza, el 40%; Entre Ríos, el 19% y, Chaco, el 15 por ciento.

Asimismo, el hecho de que los gobiernos provinciales hayan utilizado la emisión de bonos bajo la modalidad “dollar linked” implica que, si bien emitidas en pesos, una proporción importante de sus deudas están ahora vinculadas con la moneda extranjera. La investigación difundida por CIPPEC estima que las provincias deberán hacer frente este año a vencimientos de deuda en moneda extranjera y de colocaciones “dollar linked” equivalentes a U$$ 1,8 mil millones.

“Más allá de las diferencias, el aumento del peso de la deuda en moneda extranjera incrementa la vulnerabilidad de las finanzas provinciales a los vaivenes de la política cambiaria”, indicó Castro. Infobae.