Capitanich volvió a exponer sin la oposición y adelantó la discusión sobre la Ley de Hidrocarburos

Capitanich expone en el Senado.

El arco opositor renunció a interrogar al jefe de Gabinete en protesta a la presencia del vicepresidente Amado Boudou. “Utiliza excusas para no debatir desde una postura autoritaria”, se quejó el ministro; anticipó el debate sobre la ley que impulsa el PEN y defendió el Impuesto a las Ganancias.

El jefe de Gabinete de Ministros, Jorge Capitanich, volvió a exponer ante el Congreso sin la presencia de la oposición, que esta vez se negó a escucharlo en protesta a la presencia del vicepresidente Amado Boudou, procesado en la causa Ciccone.

Ello no le impidió exponer a lo largo de tres horas sobre la situación energética del país, la deuda pública externa, el litigio con los fondos buitres o el Impuesto a las Ganancias, aunque sin formular grandes anuncios.

A diferencia de otras ocasiones, esta vez Capitanich no atravesó momentos tensos ni protagonizó cruce alguno dado que la oposición renunció a interrogarlo sobre las políticas gubernamentales.

No obstante reconoció por cuenta propia que Argentina tiene algunas “dificultades” como el déficit fiscal y energético, y advirtió que los desafíos del país son asegurar el autoabastecimiento energético, la industrialización sustitutiva de importaciones y una “logística integrada para garantizar el desenvolvimiento macroeconómico”.

“El debate es si va a gobernar el pueblo a través de las elecciones o de gerentes promovidos por las corporaciones económicas concentradas”, sentenció al cierre de su discurso en alusión a la oposición ausente el recinto.

Capitanich no se salvó de las preguntas: el bloque oficialista sorprendió al hacer uso de su derecho a interrogar sobre temas económicos, lo que permitió al ministro alabar el “modelo económico virtuoso” de los gobiernos kirchneristas.

Rebeldía opositora

La exposición de Capitanich comenzó a las 16, luego de dos horas de discursos en torno la situación de Boudou: primero la oposición insistió con su apartamiento y luego el oficialismo salió fervoroso a defenderlo, pero en soledad.

De esta manera, el arco opositor se negó nuevamente a escuchar el informe de gestión del funcionario y a interrogarlo sobre las políticas gubernamentales. Ello, pese a las reiteradas quejas por las dificultades para conocer el manejo de temas como el litigio con los holdouts, el narcotráfico o la inflación. Lucila Crexell, del Movimiento Popular Neuquino, fue la única opositora que permaneció en el recinto.-

Vale decir que Capitanich vivió la misma situación en junio pasado, cuando el grueso de los diputados opositores renunció a participar de la sesión informativa por la negativa del ministro de aceptar repreguntas.

“Lo que hace la oposición es utilizar una excusa para no debatir desde una postura claramente autoritaria, o porque no tiene argumentos para un debate cívico, o porque no quieren el debate y no creen en el desempeño de las instituciones democráticas”, se descargó el chaqueño ni bien ingresó al recinto.

Además, el jefe de Gabinete cuestionó con dureza la “agenda comunicacional desvirtuada” de los grandes medios de comunicación y denunció la existencia de una “condena mediática” que genera “injusticia”.

Los dardos volvieron a las 19, al cierre de la exposición: Capitanich aseguró que “a la oposición no se le ocurre jamás ninguna idea” y dijo que esto obedece a que sus dirigentes son “gerentes de las corporaciones económicas concentradas”.

Ley de Hidrocarburos

El jefe de Gabinete dedicó la primera parte de su exposición a la situación energética, en particular a la reforma de la Ley de Hidrocarburos que impulsa la Casa Rosada y que genera cortocircuitos con algunos gobernadores.

“El acuerdo (que se busca entre la Nación y las provincias) es con el objeto de maximizar las inversiones y así incrementar las reservas y la producción de petróleo y de gas”, afirmó Capitanich.

Sin embargo, aseguró que esto solo será posible si se unifica la política tributaria, si se tiene en cuenta la cuestión ambiental y si existen reglas claras en relación a los plazos de concesiones.

A la postre esto generó un debate en el oficialismo, donde el chubutense Marcelo Guinle pidió resguardar los intereses de las provincias mientras que el rionegrino Miguel Pichetto cuestionó los beneficios fiscales de las petroleras por parte de algunas provincias. Entre otras cosas, se quejó porque Río Negro renegoció una concesión a Petrobras, pese a que la empresa “no invierte”.

Más allá de eso, Capitanich negó una “supuesta injerencia del Gobierno” nacional en los recursos de las provincias, pero evitó informar cuándo ingresará al Congreso el citado proyecto.

Impuesto a las Ganancias

El jefe de Gabinete también se refirió al Impuesto a las Ganancias, luego de que el senador Guinle planteara su preocupación por el impacto negativo de este tributo en la Patagonia, donde aseguró los salarios son más altos y hay más afectados por la cuarta categoría.

En primer lugar Capitanich destacó que el universo de trabajadores afectados por este gravamen pasó del 9 por ciento en 2003, al 29,5 por ciento en 2012, pero que luego disminuyó al 10 por ciento por el decreto presidencial de septiembre de 2013.

Asimismo, el ministro rechazó la propuesta de un sector de la oposición de eliminar este impuesto; advirtió que esto perjudicaría a las provincias dado que es un tributo coparticipable; y descartó además excluir a los jubilados de este gravamen.

Deuda externa

Consultado por el bloque oficialista sobre el curso del litigio con los fondos buitres, Capitanich anunció que el Gobierno promoverá la discusión correspondiente en el seno de la ONU, más allá de mantenerse firme con la postura adoptada al día de hoy.

De paso, el ministro coordinador destacó la “acumulación de reservas (internacionales en le BCRA) como política contracíclica”, al tiempo que criticó la “receta ortodoxa de liberalismo de endeudarse para pagar deuda” y afrontar los vaivenes económicos vía política fiscal.

Situación energética

Una vez luego el jefe de Gabinete inició su exposición sobre la “marcha del país”. Comenzó sobre la situación energética, una cuestión que preocupa por el déficit energético y la consiguiente disminución del superávit comercial.

Destacó al respecto la puesta en marcha de la Central Nuclear Néstor Kirchner (Atucha II), los incentivos a la producción de biodiesel y de energía eólica. Sobre esta última señaló que “la Patagonia tiene una base estructural y competitiva para la generación de energía eólica”, que aseguró es “limpia” y “renovable”.

También reconoció que en los últimos años hubo un aumento considerable del consumo eléctrico pero también de la extensión de la red de gas, y enfatizó en la importancia de la licitación del gasoducto del NOA para que la industria del norte sea más competitiva.

Por otra parte, Capitanich aseguró que Argentina posee la segunda y la cuarta reserva más importante de gas y shale oil no convencional en el mundo, lo que garantiza 9.000 millones de dólares y el futuro autoabastecimiento del país.

Más adelante resaltó la importancia de haber recuperado el control estatal de YPF, que sostuvo hoy es el principal productor de hidrocarburos en el país y constituye el principal operador de la explotación del yacimiento de Vaca Muerta, con Chevrón.

Ley de Manejo del Fuego

En otro orden, el funcionario prometió que en septiembre se publicará en el Boletín Oficial la reglamentación de la Ley de Manejo del Fuego (26.815), sancionada en noviembre de 2012. Capitanich respondió así a la “pregunta recurrente” de distintos legisladores y explicó que la demora obedece a la dificultad de consensuar la reglamentación entre las autoridades del Poder Ejecutivo Nacional y las provincias.

Dicha norma establece los presupuestos mínimos de protección ambiental en materia de incendios forestales y rurales en el ámbito del territorio nacional. Parlamentario.com.