Presentaron en Jujuy un libro sobre la historia de Villazón

Ramiro Tapia Sáenz, Luis Grenni, María Elena Chambi Cáceres y Carolina Moisés.

“Villazón, vientos del sur”, investigación de la historiadora boliviana María Elena Chambi Cáceres sobre el origen de esa ciudad fronteriza y sus vínculos con Argentina, fue presentada este viernes en la Universidad Católica de Santiago del Estero sede Jujuy, con el auspicio del Instituto Belgraniano de Jujuy.

El acto fue encabezado por la secretaria de Integración Regional y Relaciones Internacionales de la Provincia de Jujuy, Carolina Moisés, el cónsul general de Bolivia en Argentina Ramiro Tapia Sáenz, la cónsul de Bolivia en Jujuy, Evelin Agreda y el presidente del Instituto Belgraniano de Jujuy, Luis Grenni, dentro de las actividades organizadas por la cartera provincial con motivo de la próxima conmemoración de la independencia boliviana.
La obra enfoca el nacimiento de la ciudad de Villazón en el año 1910, los vínculos económicos y sociales con La Quiaca, la importancia del ferrocarril Villazón-Atocha que profundizó la integración con Argentina, que ya contaba con el Ferrocarril Central Norte Argentino, el papel de poderosos hacendados, las políticas e instituciones que fueron significativas en las transformaciones del pueblo fronterizo.
Durante la presentación, Moisés señaló que los pueblos de las actuales Bolivia y Argentina siguen levantando juntos las banderas que enarbolaron en las luchas por la independencia dentro de una misma gran patria americana, y en ese sentido dijo que los presidentes Evo Morales, Néstor Kirchner y Cristina Fernández “lograron pararse en el mundo desde otro lugar”, enfrentando a los intereses más poderosos del mundo.
El presidente del Instituto Belgraniano de Jujuy, Luis Grenni, por su parte, destacó que los pueblos argentino y boliviano “nunca estuvieron separados” y recordó que muchos hombres nacidos en el actual territorio de Bolivia sobresalieron como políticos y militares en el proceso emancipador de las Provincias Unidas de Sudamérica. Grenni también recordó a los pueblos Chichas que habitaron el sur boliviano y actual norte jujeño, subrayando por otro lado que la historia del ferrocarril que unió La Quiaca con Villazón relatada en las páginas de Chambi Cáceres, remite a la herida que ha quedado en los jujeños por la pérdida del tren.
Asimismo, el presidente del Instituto Belgraniano afirmó que la integración cultural con el pueblo de Bolivia pone en valor la herencia legada por hombres como Manuel Belgrano que concibió a América como una gran patria sin divisiones entre sus pueblos.
La autora, que se presentó como “comunicadora chichena”, resaltó la importancia del ferrocarril en la historia de Villazón y su “hermana gemela”, La Quiaca, y expuso sobre otras obras públicas que contribuyeron a las comunicaciones y a la integración en la zona.
Chambi Cáceres también se refirió a las explotaciones mineras en la zona durante los tiempos coloniales y al rol cumplido por los pueblos del área Chicha en el levantamiento de Tupac Amaru y su posterior represión por las autoridades virreinales.

La llegada a la región en 1854 del hacendado Juan José Escalier, su relación con los indígenas, la producción agrícola y décadas después, las motivaciones para fundar Villazón ante el crecimiento económico de La Quiaca por influjo del ferrocarril, son parte del libro.