La Asamblea del año XIII marcó el camino de la Independencia, dijo Tecchi

Ministro Rodolfo Tecchi.

“La Asamblea –sostuvo el ministro de Educación, Rodolfo Tecchi-  marcó un hito fundamental dentro del período que se inició el 25 de Mayo de 1810 y el 9 de Julio de 1816. Del mismo modo que el Éxodo Jujeño y las Batallas de Tucumán y Salta, la Asamblea fue marcando el camino a la Independencia”.

“Hay que comprender que la idea que en la gesta de mayo se estableció de un autogobierno en las colonias hasta tanto Fernando VII volviera a recuperar el trono, era un excusa para los patriotas como Mariano Moreno, quienes necesitaban ganar tiempo para afianzar militarmente el proceso revolucionario, pero para otros sectores era un objetivo cierto. Esta situación fue generando tensiones a medida que Napoleón iba perdiendo influencia y la reposición de la monarquía española se volvía inminente. Esto, sumado a las influencias británicas y la acción política del sector conducido por Alvear y San Martín, fueron delineando el alcance de los avances de la Asamblea que serían muy significativos”, sostuvo Tecchi.

Destacó en este sentido la creación del Escudo, la libertad de vientres, la abolición de la tortura, la adopción de una Canción Patriótica, que después se transformaría en el Himno Nacional, la aprobación de un sistema de pesos y medidas, la conmemoración del 25 de Mayo como fecha patria, la supresión de los títulos de nobleza, y la eliminación de la mita y el yaconazgo.

Tecchi recordó también que “los principales objetivos para los cuales fue convocada la Asamblea, que era la declaración de Independencia y el establecimiento de una Constitución, quedarían postergados habida cuenta de las derrotas de Vilcapugio y Ayohuma las que hacían incierto el futuro de la revolución. Por este motivo la Asamblea se disolvió en 1815. De todos modos, si se comprende el contexto en el cual se desarrolló este congreso y las distintas presiones y ambiciones que jugaban un papel crítico, se podrán valorar en su real dimensión los avances alcanzados los que, sin dudas, afianzaron un clima propicio para llegar a la Independencia en Tucumán”.

Respecto a la participación de los jujeños en aquella Asamblea, el Ministro señaló que fue especial ya que “la amenaza realista sobre nuestro territorio, que había impulsado el Éxodo impidió una elección normal del delegado, en cambio fue designado en una reunión realizada en Tucumán el canónigo Pedro Vidal sin mayores vínculos con Jujuy. De todos modos es interesante subrayar que en la convocatoria a la Asamblea y en la normativa para la elección de delegados efectuada por el Triunvirato se impone el concepto de Provincia que comenzó a aplicarse hasta su incorporación en la Constitución”.

Finalmente el Ministro Tecchi señaló que “más allá de la designación del delegado, los jujeños exilados en Tucumán otorgaron instrucciones precisas para actuar en la Asamblea entre las que se destacan la necesidad de que este congreso no se transforme en un instrumento de la arbitrariedad del gobierno porteño, y que para las futuras elecciones de gobernadores se tenga en cuenta la voluntad de los ciudadanos de cada provincia”.