Protesta por un caso de supuesta mala praxis en el Hospital de Palpalá

Héctor Justiniano, director del Hospital Gallardo.

Remiseros protestaron ayer frente al Hospital “Wenceslao Gallardo” de Palpalá reclamando por la muerte del joven Nelson Maraz, quien según sus familiares falleció a causa de la mala praxis de un médico de guardia. El director del nosocomio aseguró que se cumplió con el protocolo de atención correspondiente.

El domingo pasado, Maraz –remisero de 31 años- fue llevado al Hospital con dolores abdominales y luego de aguardar cuatro horas fue atendido en la guardia pero después murió. Durante la espera, los familiares dicen que el médico de guardia se fumó un cigarrillo y se tomó un café, ignorando los pedidos desesperados de la madre del paciente para que el joven recibiera en forma urgente el tratamiento necesario.

El director del Hospital Gallardo, Héctor Justiniano, aseguró que luego de analizar todos los informes sobre el caso surge que “se hizo todo lo que se tiene que hacer en estos casos”, aunque reconoció que “hay muchísimas cosas por mejorar” en el servicio de guardia. El director reveló que el 16 de enero pasado, Maraz fue atendido en el hospital y se le diagnosticaron dolores musculares, solicitándose estudios que el paciente no se hizo según dijo por falta de tiempo.

Justiano, quien ayer para recibir los reclamos de familiares y remiseros tuvo que valerse de una fuerte custodia policial, confirmó en declaraciones a la prensa que el médico de guardia implicado tiene una causa por mala praxis por otro caso. También señaló que se trata de un médico contratado para cubrir guardias y que el profesional solicitó la realización de una autopsia para establecer la causa de la muerte de Maraz.

Durante la protesta frente al nosocomio, los remiseros dejaron oír numerosas quejas por la mala atención de la guardia, al tiempo que cuestionaron el trato dado a Nelson, no solo por la demora en atenderlo sino porque no se le hicieron los estudios necesarios ni se lo derivó a un centro de mayor complejidad para salvarle la vida.