Aunque el Carnaval no empezó, Jujuy ya está enfiestado

El Desentierro del Carnaval de las Yungas en San Pedro.

Con el “desentierro” del Diablo, que será el 9 de febrero según el calendario, arrancará el Carnaval en Jujuy, pero los festejos ya comenzaron en varios puntos de la provincia. El lunes 11 y el martes 12 son feriados nacionales.

Faltan aun varios días para que el Diablo ande suelto por culpa del Carnaval, pero el clima de fiesta ya está instalado en Jujuy, donde esta celebración tiene un fuerte arraigo y mueve a multitudes.

Aunque la celebración se vive en todo el territorio provincial, los lugares tradicionales y con mayor convocatoria son las localidades de la Quebrada, especialmente Humahuaca, que es famosa por sus carnavales que entrelazan las antiguas creencias de los pueblos originarios con el acervo europeo que trajo la Conquista española. Originalmente, estos festejos tenían carácter familiar y reunían también a los amigos en torno a las comparsas y el juego con talco, serpentina, papel picado y agua, pero con el tiempo fueron perdiendo ese rasgo para convertirse en reuniones masivas donde el principal atractivo es el consumo desenfrenado de bebidas alcohólicas y el baile hasta que el cuerpo lo permita.

La carestía y el empobrecimiento fueron dejando atrás también a los generosos banquetes que servían las familias quebradeñas en sus casas, y fue haciéndose más usual que se organicen “carpas” o “fortines” donde se puede comer, beber y divertirse pagando una “tarjeta”. En los barrios, los vecinos se juntan para organizar las celebraciones con el aporte de todos y empresarios como los nucleados en las ferias mayoristas de Perico y Monterrico, abren las puertas de sus negocios al Carnaval.

El jueves anterior al “Desentierro” se festejará el “Jueves de Comadres”, una de las fechas más significativas del tiempo carnavalero. Las mujeres se reúnen para comer y beber copiosamente y danzar hasta caer rendidas, al tiempo que renuevan votos en torno a una institución profundamente arraigada desde antiguo en las comunidades de esta parte del país y que no pierde vigencia: el madrinazgo.

El “Desentierro” reunirá a multitudes en los “mojones”, lugar donde cada comparsa desentierra todos los años el Diablo o Pujllay. El llamado “Carnaval de las Yungas” se adelantó y realizó ayer este ritual en el acceso a la ciudad de San Pedro, con un marco multitudinario presidido por las banderas argentina, de Bolivia y la “Wiphala”.

Los festejos, en teoría, deben terminar el Miércoles de Ceniza, luego del lunes y martes de Carnaval, en que la motivación no es únicamente divertirse sino también agradecer. En el campo, el Martes se “chayan” con serpentinas y abundante talco las semillas y los enseres agrícolas. Con los nuevos tiempos, la práctica de chayar se extendió a los vehículos -y a sus dueños- que son cubiertos de talco, papel picado y serpentinas.

El Carnaval de Jujuy, por otro lado, se va agiornando a las nuevas tecnologías de la comunicación. La Agrupación Los Corderitos Alegres de Maimará creó una cuenta en Facebook para informar sobre los festejos y posibilitar que interactúen los miembros de la comparsa.

El carácter de feriado nacional de Lunes y Martes de Carnaval asegura un gran flujo turístico, particularmente en la Quebrada, cuyos pueblos se ven desbordados por la cantidad de visitantes que llegan en busca de diversión.