“Con la extorsión no obtendrán nada” , dijo Cristina al recibir a la Fragata Libertad

El regreso de la Fragata Libertad en Mar del Plata.

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner recibió a la Fragata Libertad y dio un discurso en el que volvió a cuestionar a los fondos buitre. También habló de “los caranchos de acá”. Citó a San Martín al señalar que “cuando no tengamos nada, pelearemos en pelotas, como nuestros hermanos los indios”.

La presidenta Cristina Kirchner sostuvo esta noche que su Gobierno va a seguir “resistiendo presiones” y remarcó que “con la extorsión y por la fuerza nadie va a obtener nada en la Argentina”, en el acto de bienvenida de la Fragata Libertad.

Desde el buque amarrado en la base Naval de Mar del Plata, la mandataria se refirió a Ghana y sostuvo que “no todos los gobiernos resisten las presiones”.

Sin embargo, agregó: “Nosotros somos un Gobierno acostumbrado a sufrir presiones internas, externas, subterráneas y planetarias. Y vamos a seguir resistiendo porque por la extorsión y por la fuerza nadie va a obtener nada en la República Argentina”.

En ese marco cuestionó a los “buitres de allá y los caranchos de acá”.

La Fragata Libertad amarró en el puerto de la ciudad balnearia de Mar del Plata escoltada por decenas de embarcaciones y su llegada fue seguida en la costa por miles de personas.

En el puerto aguardaron el amarre miles de personas, principalmente familiares de los marinos y militantes de agrupaciones oficialistas.

Pasado el horario de playa, las columnas de militantes y también veraneantes se comenzaron a reunir en la Base Naval, desde donde se siguió con paciencia el lento acercamiento de la nave al muelle, que fue recibida finalmente con un largo aplauso de la multitud.

“Bienvenida Fragata”, “Néstor vive” y “Cristina Coraje” señalaban los carteles de La Cámpora, Kolina, Miles y las agrupaciones que integran el movimiento cristinista “Unidos y Organizados”, que trasladaron a sus militantes con micros desde varios puntos de la provincia.

Mientras tanto, sonaban las sirenas de todos los barcos amarrados en la terminal portuaria, dando la bienvenida al buque insignia de la Armada Argentina, que también respondió el saludo haciendo sonar su propia bocina con el personal formado en cubierta, con sus trajes de gala.

Un centenar de embarcaciones, entre ellas la corbeta Espora -también varada en Sudáfrica por problemas técnicos- acompañaron junto con el buque ARA “Guerrico” y el submarino “San Juan”, la llegada al puerto a la nave, que arribó con los guardiamarinas trepados en las velas, como es costumbre, mientras en el cielo se lucían aviones a chorro con humo de color celeste y blanco.

Pero no sólo hubo militancia oficialista en la bienvenida al buque escuela, sino también “caceroleros” que se convocaron para protestar contra el Gobierno de la presidenta y que se enfrentaron con simpatizantes oficialistas de la agrupación Miles, que lidera Luis D Elía.

Los militantes se dirigían por la avenida Peralta Ramos al puerto marplatense para participar del acto, en tanto que los participantes del cacerolazo protestaban contra el Gobierno en las inmediaciones del hotel Costa Galana: las dos facciones se cruzaron y se produjeron forcejeos, empujones y cruces verbales, aunque tras la intervención de la Policía Bonaerense, que formó tres cordones entre los manifestantes, la tensión se diluyó.

Cacerolas en protesta por el acto y festejo de la presidenta Kirchner en Mar del Plata también se hicieron escuchar desde balcones de los departamentos que se asomaban sobre la costa. (Noticias Argentinas).

La presidenta atacó a los fondos buitre.