Multimillonarias pérdidas causó la tormenta de Navidad en la zona tabacalera

Existen muchísimas denuncias, lo que hace prever un altísimo índice de hectáreas siniestradas al cien por cien.

Jujuy – Unas tres mil hectáreas sembradas con tabaco, con plantaciones en el punto más rentable de la cosecha, habrían sufrido pérdidas totales a causa del violento vendaval desatado en la tarde del martes 25 de diciembre. El granizo y el viento, con ráfagas de más de cien kilómetros en la hora, resultaron letales para el principal cultivo del valle de Los Pericos, actividad que genera más de treinta mil puestos de trabajo en la provincia de Jujuy. Solicitaron que se declare la emergencia agropecuaria por la catástrofe.

Según cálculos extraoficiales, sólo la pérdida de tabaco por cosechar superaría los cien millones de pesos, a lo que se debe sumar las pérdidas del tabaco arruinado en las estufas por falta de energía eléctrica y las hojas curadas que se encontraban en galpones para su clasificación o listas para ser entregado en las bocas de acopio.

El desastre climático afectará aún más a un considerable número de productores, que este año confiaban en revertir las pobres campañas pasadas, destacadas por la falta de demanda, precios diferenciados y el desfinanciamiento provocado por los irregulares envío de los recursos del Fondo Especial del Tabaco por parte del Gobierno nacional.

Más grave aún, se hace visible la situación de los obreros, que con la pérdida total de la cosecha en tantos miles de hectáreas, verán significativamente reducidas sus expectativas laborales.

Pedro Pascuttini.

El presidente de la Cámara del Tabaco de Jujuy, Pedro Pascuttini, sostuvo que el fenómeno climático abatido sobre la zona se trató de un tornado que causó severos daños a todos los productores, no sólo por el daño en los cultivos, ocasionado por el granizo, la lluvia y el viento, sino también a las instalaciones y el tabaco que estaba siendo curado en las estufas, las que al quedarse sin suministro eléctrico, arruinaron miles de kilos de hojas que estaba siendo procesadas.

“Nosotros como Cámara -remarcó el directivo- en el mismo día de ayer hemos tomado participación para instrumentar un plan de asistencia a todos estos productores y solicitarle en el día de hoy (miércoles) al Ministerio de Producción, que declare la emergencia por esta catástrofe, que es masiva en todo el sector tabacalero. Es necesario, en el caso nuestro, estar muy cerca de todos los productores, no solamente en sus necesidades, sino también hasta el día sábado en que podamos estar permanentemente viendo de solucionar sus problemas”.

“Entendemos que más allá de que la lucha antigranizo actuó y pudo atenuar esta tormenta, los daños son irrecuperables desde el punto de vista económico y serios desde el punto de vista de la situación en que quedan los productores, muy condicionados con sus gastos y todas sus expectativas de vida, en poder mejorar su condición económica, en una año de demanda de tabaco”.

Pascuttini también confirmó que existen muchísimas denuncias, lo que hace prever un altísimo índice de hectáreas siniestradas al cien por cien, “significa también -recalcó- que serán altísimas las pérdidas que vamos a tener, por no contar con ese tabaco y todo lo que significa para los productores la cuestión económica”.

Pacuttini también reveló que pese a que se actuó conjuntamente con Ejesa y la aseguradora Latitud Sur, prestando todos sus automotores para procurar un rápido restablecimiento de la energía, la falta del suministro eléctrico causó serio daños a los productores que tenían estufas cargadas de tabaco en proceso de curado, operación que precisa de alta y constante precisión en los niveles de calor y humedad para lograr el producto final.

Pascuttini señaló además que la tormenta se produjo justo en el momento en que la cosecha entraba en su fase más provechosa, período en que se comienza a realizar el corte de las hojas ubicadas desde la mitad de la planta hacia arriba. También señaló que las plantas sufren daños irrecuperables cuando se encuentran en es nivel de maduración y son castigadas por fenómenos como el registrado en la tarde de Navidad.

Carlos Barni.

Carlos Barni, gerente general de la Compañía Argentina de Seguros Latitud Sur S.A., aseguró que el sistema de lucha antigranizo funcionó normalmente. “Logramos reducir el área afectada, pero no totalmente. Obviamente el productor que le cayó piedra tiene por lo menos el seguro agrícola, que viene implementado hace muchos años, que le permite resarcir, en parte, los costos invertidos. Es un fenómeno muy complicado, porque hay aéreas donde se pierde la producción, con la pérdida de mano de obra que ello significa, la perdida del valor de esa producción, que a nivel del producto bruto provincial va a tener un efecto negativo”.

El directivo señaló que mediante el sistema de lucha antigranizo se dispararon medio millar de cohetes para mitigar los efectos de la tormenta. Como muestra de la efectividad del sistema, aseguró que el mismo frente descargó en la zona de Campo Quijano, Salta, granizos del tamaño de huevos de gallina, que agujerearon techos. “Se trató de una tormenta extraordinaria, un tornado. Tenemos registros de ráfagas muy altas que causaron daños muy fuertes”, remarcó.