Jujuy: en obras públicas deberán utilizarse energías alternativas

Los diputados Perassi y Tentor conversan en un momento de la sesión extraordinaria de ayer.

La Legislatura sancionó ayer por unanimidad la Ley 5752 que impone la utilización de energías alternativas o energías limpias en toda obra pública que ejecute o haga ejecutar el Estado provincial, aún cuando en el lugar exista provisión de energía de fuentes tradicionales.

La norma, que se originó en un proyecto del diputado Oscar Agustín Perassi (FPJ), prevé que sean alcanzados los sistemas de calefacción ambiental, calentamiento de agua, provisión de energía eléctrica individual o comunitaria, instalaciones de cocinas, entre otros.

Al mismo tiempo, se contempla la implementación de un plan progresivo que deberá elaborar el Poder Ejecutivo en un plazo de tres y cinco años, según se trate de la región de Quebrada y Puna o del resto de los departamentos.

Además, la ley encomienda al Ejecutivo las gestiones ante organismos nacionales con el objeto que las obras públicas de esa jurisdicción que se ejecuten en Jujuy cumplan con las disposiciones.

Por una modificación introducida en el tratamiento en particular, la aplicación de la ley quedó supeditada a la factibilidad técnica de las instalaciones.

Al fundamentar el proyecto, el presidente del bloque justicialista, Héctor Tentor, destacó que la ley es consonante con las preocupaciones ambientales de la comunidad, advirtiendo que los costos de ejecución de cualquier obra deben ser vistos desde los beneficios futuros en materia de preservación del medio ambiente como de la protección de la vida humana, “y lo que se considera en costo adicional será un beneficio en el futuro”.

Recordó el legislador que esta norma fue aprobada por la Legislatura y vetada por el gobernador Walter Barrionuevo debido a que establecía criterios “tajantes”, por lo cual se le hicieron modificaciones buscando flexibilizarla.

Perassi explicó a El Libertario que la ley no solo apunta a las instalaciones que permiten obtener las energías solar u eólica, sino a que en las construcciones de edificios y viviendas se tengan en cuenta determinados aspectos que posibilitan el aprovechamiento de estas fuentes, como la localización respecto del sol y el uso de materiales térmicos que permiten reducir el consumo de energía para calefaccionar ambientes.