Instituciones y vecinos demandan nuevo acceso a Perico

Acceso a Ciudad Perico.

Representantes de la comunidad periqueña solicitaron ante el directorio de Vialidad Provincial la evaluación y gestión de una obra de infraestructura vial considerada “vital y estratégica”, como es el nuevo acceso sur a Perico, conectando la autopista N° 66 con las rutas provinciales N° 10 y 22 respectivamente.

La iniciativa responde a un proyecto presentado por el concejal (mc), Ricardo Saquilán, quien junto con la Asociación de Profesionales de Perico, las empresas más representativas del sector tabacalero, la Parroquia San José, entidades vecinalistas y más de cien firmas de particulares que adhirieron a este pedido.

Frente a la saturación de tránsito por el actual acceso a Perico – vía ruta provincial N° 47 y su conexión con avenida “Cayote Lamas”, el autor de este proyecto dijo que la construcción vial por las rutas N° 10 y N° 22 es más “simple y económica” que las anteriores ideas que pretendían ejecutar toda una avenida de circunvalación en altura que pasaba por detrás del complejo Suetra y llegaba hasta San Domingo. Esta primera idea demandaba una gran cantidad de movimiento de suelo, obras anexas costosas y más kilómetros de asfalto. Por el contrario esta otra, sería una alternativa de rápida ejecución y también vendría a favorecer la infraestructura vial que demandará el futuro parque industrial en El Pongo.

Para el titular de la Asociación de Profesionales de Perico, Luciano Córdoba, “este tema del nuevo acceso es una demanda de muchos años y creo que debe pensarse como fundamental desde el punto de vista de la infraestructura vial que debe relacionarse al desarrollo productivo y empresarial de nuestra ciudad, pero también al crecimiento de la población y su impacto directo en la construcción de viviendas”.

Manifestando su desacuerdo con la forma de planificación urbana local, dijo que: “la ciudad creció en estos años a un ritmo acelerado y desordenado, con la ejecución de más de mil viviendas en lo que se conoce como la “nueva ciudad”, a la vera del canal derivador N° 8 y la avenida de acceso, pero no se pensó seriamente en la conectividad de este espacio con el centro de la ciudad, una salida rápida a la ruta 66 y menos aún la infraestructura para el transporte urbano de pasajeros”.

Por último consideró que, “necesitamos mayor atención de la autoridades provinciales y locales en temas relacionados con la planificación de infraestructura, no sólo en este tema del nuevo acceso que puede ser perfectible, sino también en otra cuestiones de decisión política que requiere del diálogo y consenso entre los proyectos del sector público y el privado”.