Pequeños productores tabacaleros no tienen plata para levantar la cosecha

Pequeños productores en la Plaza.

Un grupo de pequeños productores tabacaleros se manifestó ayer frente a la Casa de Gobierno para denunciar la difícil situación que atraviesan debido a la falta de dinero para levantar la cosecha. Denunciaron que las autoridades nacionales no los atienden y tampoco los dejaron entrar a las deliberaciones del Primer Encuentro Federal Tabacalero.

“Estamos en plena cosecha y necesitamos plata para poder levantar el tabaco”, explicó a El Libertario el productor José Ernesto Escalante. El quebranto se origina, por un lado, en las demoras del pago del Fondo Especial del Tabaco (FET) pero también a la distribución de estos recursos que –denunció- beneficia a los más grandes y arruina a los pequeños finqueros.
“Aparte de las demoras, que nos afectan como a todo el sector, es la forma de distribución del Fondo Especial. A nuestro entender, es injusto y premia al que mejor está y castiga al que más necesita, que es el pequeño productor o los pequeños con grandes problemas económicos. Eso es lo que pedimos nosotros, que se cambie la forma de distribución del Fondo Especial del Tabaco, que no sea tan injusto”, dijo Escalante.
Consultado sobre la salida al ahogo económico, explicó que “le pedimos plata a la Cámara, a la Cooperativa y nos han quedado en responder. No digo que no nos han escuchado, pero necesitamos ya y como sabemos que anda la gente del Ministerio, que andan hablando sobre este tema, queríamos manifestarnos como para que también nos escuchen”, indicó.

Sobre qué intervención han tenido las autoridades nacionales ante las situaciones de inequidad con el reparto del FET, Escalante señaló que se mandaron varias notas al Ministerio de Agricultura. “pero hasta ahora no hemos tenido ninguna respuesta como para sentarnos a que nos escuchen nuestra problemática”.

En todo el valle de los Pericos, hay unos trescientos pequeños productores de tabaco, pero hay productores medianos que también están en situación difícil, aseguró.

Otro de los problemas de los pequeños finqueros es el precio del tabaco, que según sostuvo Escalante, “no refleja los costos, no cubrimos los costos para producir”.

“Calculamos que en este momento, para una hectárea de tabaco se necesitan entre 40 y 50 mil pesos y los pequeños productores tenemos una producción de 2 mil kilos a un promedio que el año pasado fue de 10 pesos, son 20 mil pesos. Entonces para llegar a los cuarenta nos faltan 20 mil. Ni con el FET cubrimos eso, por eso pedimos un cambio en la distribución del Fondo”, añadió.

“Culturalmente, muchos productores son hijos de productores, lo hacen como una forma de vida y por ahí siguen haciendo tabaco a costa de vender herramientas para poder hacer el cultivo y eso no es justo. Estamos sosteniendo un sistema. Somos el basamento de un sistema y el sistema no nos protege y queremos que nos proteja el sistema”, describió.

“Impuestos, mano de obra y otros muchos ítems en los que contribuimos con mucho dinero. Por eso pedimos ayuda. Estamos en asamblea permanente y de última iremos a Buenos Aires. Nos cuesta mucho venir acá. Hoy somos pocos porque mucha de la gente está trabajando en la fincas, pero somos muchos los que estamos con el mismo reclamo”, adelantó.