Encuentros y desencuentros en el cónclave tabacalero en Jujuy

Hotel Howard Johnson, sede del Primer Encuentro Federal Tabacalero en Jujuy.

Jujuy – La necesidad de elevar el límite de 75 millones de dólares que impone el convenio con la OMC para el financiamiento directo de la actividad tabacalera a través del Fondo Especial del Tabaco (FET), fue el principal punto de acuerdo al que arribaron en la reunión de la Federación Argentina de Productores Tabacaleros cumplida ayer, en el marco del Primer Encuentro Federal Tabacalero en Jujuy. La propuesta será presentada ante la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación que conduce Lorenzo Basso. También se solicitará la eliminación de las retenciones a las exportaciones de tabaco y la optimización de los planes del FET. Pese a que el encuentro fue organizado por el Ministerio de Agricultura de la Nación, no fue permitido el ingreso de El Libertario.com al hotel Howard Johnson donde se llevan a cabo las deliberaciones.

El encuentro, signado por la puja sectorial sobre el presente y el futuro del Fondo Especial del Tabaco, se vio empañado por las declaraciones del ministro Norberto Yauhar, quien dijo que “la jurisdicción no posee deuda exigible con las provincias”, lo que abrió un nuevo interrogante sobre la llegada de más recursos del FET, aunque a última hora de ayer se rumoreaba que en el Ministerio de Agricultura se habría dispuesto el envío de una suma cercana a los cien millones de pesos. Yauhar se vio obligado a presentarse a la justicia en forma espontanea para dar explicaciones sobre la distribución del Fondo Especial del Tabaco, tras la demanda del legislador radical Miguel Ángel Giubergia.

Pese a no poder acceder al sitio de las deliberaciones, trascendió que uno de los puntos opacos del encuentro fue el fracaso de las aspiraciones de los representantes de varias provincias chicas, en cuanto a volumen de producción, que impulsaban la inclusión del tema del precio del tabaco para la presente campaña y la unificación de precios a nivel nacional, habida cuenta de que en breve podría comenzar el acopio.

Básicamente se le solicitaría a la Secretaría que internamente haga una readecuación de esos 75 millones de dólares, que impide que los excedentes de esa cifra puedan llegar al productor como compensación del precio del tabaco sin que se considere como un subsidio del Estado. Debe recordarse que un país que desoye a la OMC en ese marco, es castigado.

La modificación permitiría eliminar, en gran parte, la burocracia de las cajas verdes y programas muchas veces rayanos en lo ridículo, amén de algunos olvidos involuntario y no tanto que se pierden en el intrincado universo burocrático por el que hoy transita el FET.

Uno de los argumentos de los productores es el ajuste inflacionario que, según ellos, no es tenido en cuenta a la hora de aplicar esa cifra límite, que fuera impuesta cuando en el país se producían 80 millones de kilos de tabaco. Hoy se están produciendo 140 millones de kilos, lo que reduce significativamente la distribución de esa cifra a una producción que creció un 75 por ciento desde la imposición del tope. “Hace falta rebeldía natural y rebeldía institucional de la Nación para pasar por arriba la limitación de los 75 millones de dólares”, dijo un productor que prefirió mantenerse en el anonimato.

El otro punto es la optimización de los planes del FET, en la forma en que llegan, cómo se preparan y cómo se rinden. Buscar agilidad para que gane la producción, porque como están planteados hoy llegan en forma extemporánea y no ayudan a mejorar la producción. Uno de los pedidos sería que la justificación de los planes no se exija en forma anticipada, sino a través de auditorías que se realicen en los lugares originales de producción.

El tercer punto consensuado fue la eliminación de las retenciones del 10 por ciento a las exportaciones de tabaco por parte de las cooperativas exportadoras, para que de esta forma quede un margen de rentabilidad a esas asociaciones.

Se estima un monto de 1600 millones de pesos para la campaña pasada para todas las provincias. El 38 por ciento le corresponde a Jujuy. Alrededor de 600 millones de pesos incluidos los programas. Jujuy logra la mayor participación por que es la provincia que mayor cantidad de trabajo produjo a pesar de haber disminuido la superficie en 3 mil hectáreas menos. Porque venían de dos campañas consecutivas de precios bajo y diferenciales. El argumento de los compradores, en ese momento, fue que había un sobre stock de tabaco en el mundo.

El gran esfuerzo realizado por los productores jujeños se ve diluido, porque la otra parte del precio, la correspondiente al FET, no está viviendo en su totalidad porque no se le está pagando la totalidad del fondo. Durante cuatro meses los tabacaleros jujeños tuvieron que financiarse tomando solicitando dinero a altos tasas de interés por el atraso de la llegada del FER, lo que anticipó un balance negativo antes de empezar la presente campaña.

El productor tiene incertidumbre a pesar de todas las movilizaciones y protesta realizadas, porque no sabe qué es lo que va a pasar con el FET el año que viene. Hoy por hoy, el FET representa casi el 50 por ciento de los ingresos del sector productivo.

One Response to Encuentros y desencuentros en el cónclave tabacalero en Jujuy

  1. Vendetta

    Oligarcas en la sede de la oligarquía jujeña.