Jujuy: ahora los diputados tendrán que hablar bastante menos

Los diputados Tentor y Frías dialogan en un momento de la última sesión.

La reforma del Reglamento Interno aprobada por la Legislatura en un rápido trámite durante la última sesión ordinaria del año, es mucho más que una “adecuación” a las innovaciones tecnológicas puestas en marcha por el actual presidente Guillermo Jenefes, como se sostuvo desde el oficialismo. En la práctica, las modificaciones obligarán a los diputados a hablar y debatir bastante menos de  lo que podían hacer hasta ahora. Al bajar el recinto, el proyecto se aprobó con el voto de los bloques mayoritarios y sin controversias.

En comisiones, el proyecto planteó una pulseada entre el propio Jenefes, que intentó aprovechar la movida para aumentar su omnipresencia en la Legislatura, y algunos diputados que se resistieron a delegar potestades que son propias del cuerpo y no del vicegobernador.

Los cambios empezaron por el artículo 21 del Reglamento Interno, que se refiere, precisamente, a las atribuciones y potestades del vicegobernador. En el proyecto original que impulsó el jenefismo, se ponía en manos del presidente exclusivamente el establecimiento de las normas de uso de internet y los contenidos mínimos a ser dados a publicidad a través del sitio oficial de la Legislatura, pero finalmente se impuso que esa facultad debía ser ejercida en coordinación con la Comisión de Labor Parlamentaria, en la que están representados todos los bloques del parlamento. En este mismo artículo, la reforma agregó la toma de registros de audio y televisación con el objeto de transmitir en vivo de las sesiones, a través del portal web.

La otra innovación que debe mencionarse porque representa un avance en el acceso ciudadano a la información, se refiere a las funciones y deberes del secretario parlamentario, al que se encomienda disponer de todo lo necesario a fin de que se publiquen en el sitio de internet de la Legislatura las resoluciones de carácter parlamentario emitidas por la Presidencia del cuerpo; los días y hora de las sesiones y su correspondiente temario; los proyectos ingresados, la descripción de sus pasos administrativos y los respectivos órdenes del día; los días, hora y lugar donde se efectuarán las reuniones de las distintas comisiones, consignando los temas a tratar; las versiones taquigráficas; el resultado de las votaciones realizadas por el plenario, así como toda otra información referida a la actividad parlamentaria “pública” de la Legislatura.

En otro orden, la reforma incluyó al artículo 57°, estableciendo que cada diputado podrá hacer uso de la palabra por una sola vez y por un tiempo máximo de cinco minutos al considerarse el plan de labor, que deberá distribuirse a los legisladores con una antelación mínima de veinticuatro horas de la fijada para el inicio de la sesión.

En la modificación al artículo 160, se estipuló que para fundar la necesidad de urgencia en el caso de las mociones de tratamiento sobre tablas, la exposición de los diputados no podrá exceder los quince minutos.

Otro recorte del tiempo de exposición de los diputados se introdujo en la modificación del artículo 168, que establecía que los homenajes en asuntos previos al orden del día no podían demandar exposiciones de más de treinta minutos; ahora serán de no más de quince minutos y no admitirán debate.

En cuanto al orden de la palabra, se incorporó que los presidentes de los bloques parlamentarios cerrarán el debate “siguiendo el orden de prelación de composición de la Cámara de minoría a mayoría”.

Asimismo, fue modificado el artículo 175°, sobre la oportunidad y tiempo de exposición de los diputados, quedando establecido que cada legislador podrá hacer uso de la palabra por una sola vez durante veinte minutos en la discusión en general, con excepción de los miembros informantes de las comisiones que tienen siempre el derecho de hacer uso de la palabra para replicar a discursos u observaciones que aún no hayan sido contestados por ellos. Asimismo, los miembros de la Cámara pueden “igualmente hacer uso de la palabra para rectificar aseveraciones que considera equivocadas o aclarar conceptos personales, hechos sobre sus dichos anteriores en cuyo caso dispondrá de otros diez minutos improrrogables”.
También se estableció que los miembros informantes de los dictámenes de mayoría y minoría, el autor del proyecto y el diputado que asuma la representación de un bloque parlamentario pueden hacer uso de la palabra durante cuarenta minutos.

El presidente, por sí o a pedido de cualquier diputado, notificará al orador sobre el fin del término de su exposición, el que sólo puede ampliarse por decisión del plenario y por el tiempo que éste otorgue. Si la importancia y trascendencia del asunto a tratar lo exige y antes de iniciar el debate, la Cámara puede modificar ampliando los tiempos establecidos en este artículo fijando los máximos para el uso de la palabra. Cerrada la lista de oradores, la Cámara puede fijar la hora en que se procederá a cerrar el debate a los fines de la votación, respetándose el derecho de los oradores anotados, dice la disposición reformada.

Por otro lado, la modificación al artículo 201 también introdujo restricciones al tiempo de expresión de los diputados, al instituir que en la discusión en particular los legisladores pueden hacer uso de la palabra una vez durante cinco minutos y otra más por igual término en relación a cada una de las normas en tratamiento, aclarándose que para los miembros informantes de los dictámenes de mayoría y minoría, el autor del proyecto y el diputado que asume la representación de un bloque parlamentario, el tiempo máximo para usar de la palabra es de diez minutos.
Además, se instituyó el izamiento de la Bandera Nacional de la Libertad Civil, junto al de la Bandera Nacional, al iniciarse las sesiones.

Un aspecto pintoresco es la inclusión del slogans presidencial de género al lenguaje del parlamento jujeño: “todas las referencias que en el presente Reglamento se hacen a los señores diputados, se entienden extensivas a las señoras diputadas”, se lee en el texto reformado.

 

2 Responses to Jujuy: ahora los diputados tendrán que hablar bastante menos

  1. JOSEFINA

    Y TRABAJAR MAS, PARA ESO LE PAGA EL PUEBLO.

  2. Y LOS QUE NUNCA HABLARON ???? LE REGALARAN SUS MINUTOS A LOS QUE NECESITAN HABLAR MUCHIIIISSIIISSSSIIMO PARA DECIR NADA????