La Presidenta recibirá a la cúpula de la Iglesia

Presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

La presidenta Cristina Kirchner recibirá a la cúpula de la Iglesia Católica el próximo 18 de diciembre, luego del documento crítico que elaboró el Episcopado, en el que advirtió sobre la posible división del país en “bandos irreconciliables”.

Así lo confirmaron la Conferencia Episcopal Argentina, a través de un comunicado, y fuentes del Gobierno consultadas por Noticias Argentinas, dos días después del documento emitido por la Iglesia, el cual fue criticado por funcionarios nacionales.

La Conferencia Episcopal Argentina (CEA) aclaró que junto con el documento titulado “Creemos en Jesucristo, Señor de la historia –Reflexiones al acercarnos a la Navidad-“, se le entregó a la Presidenta una carta solicitándole una entrevista.

“La respuesta fue inmediata y se concedió la misma para el día 12 de diciembre.
Dado que Monseñor Arancedo, presidente de la CEA, estará en Roma en esa fecha, la reunión, de común acuerdo, se trasladó al martes 18 de diciembre”, señaló el comunicado.

En este sentido, la Iglesia agradeció “la pronta disponibilidad al pedido de audiencia de parte de la Señora Presidenta”.

Fuentes oficiales dijeron a NA que la reunión será el 18 de diciembre, posiblemente por la tarde, en la Casa de Gobierno.

El pedido había sido canalizado a través del secretario de Culto, Guillermo Oliveri, para concretar una reunión antes de fin de año y las fuentes consultadas remarcaron que el diálogo entre las partes continúa abierto, aunque la decisión de conceder la audiencia es resorte de la jefa de Estado.

La solicitud de la Comisión Ejecutiva de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA) es habitual en la previa de cada festejo de Navidad. Pero esta vez fue concretado prácticamente en simultáneo con la difusión, el jueves, del documento que habló del riesgo de que la sociedad se divida en “bandos irreconciliables”, y que la Iglesia envió por anticipado al Gobierno.

El año pasado, cuando coincidió con la asunción de José María Arancedo en reemplazo de Jorge Bergoglio al frente de este órgano eclesiástico tuvo inmediata respuesta, en lo que se interpretó como el inicio de otra etapa de una relación difícil.

Si bien no estará en el encuentro con el Gobierno, a su regreso de Roma Arancedo deberá presidir la reunión de la comisión permanente de obispos, última del calendario oficial eclesiástico.

El jueves los obispos católicos advirtieron sobre el “peligro” de que el país se divida “nuevamente en bandos irreconciliables” y consideraron que “se extiende el temor” a que “se ejerzan presiones que inhiban la libre expresión y la participación de todos en la vida cívica”.

“A casi treinta años de la democracia, los argentinos corremos el peligro de dividirnos nuevamente en bandos irreconciliables. Se extiende el temor a que se acentúen estas divisiones y se ejerzan presiones que inhiban la libre expresión y la participación de todos en la vida cívica”, afirmó el Episcopado.

En un documento titulado “Creemos en Jesucristo, Señor de la historia”, desarrollado durante la última asamblea de los obispos de todo el país a principios de noviembre, los purpurados advirtieron que “la democracia” no se “construye agudizando” los conflictos.

El texto fue elaborado en la última asamblea plenaria, pero los obispos esperaron un tiempo prudencial para difundirlo con el fin de que no se interpretara como una reacción a las protestas del 8 y 20 de noviembre, indicaron fuentes eclesiásticas a Noticias Argentinas.

Sin embargo, el oficialismo cuestionó y minimizó las palabras de la Iglesia, y además de considerar que “a nadie le importa”, lo vinculó con el “7D”, mientras que la Presidenta no se pronunció.

El vicepresidente Amado Boudou y el senador del Frente para la Victoria Aníbal Fernández fueron las principales voces del oficialismo que respondieron al documento.

“¿Qué documento? A nadie le importa”, respondió Boudou al ser consultado por la prensa sobre el documento de la Iglesia, luego del acto que encabezó la presidenta Cristina Kirchner el último jueves por la noche en el Museo del Bicentenario.

Por su parte, Fernández relacionó el texto con lo que sucederá el 7 de diciembre, cuando caiga la medida cautelar que interpuesta por el Grupo Clarín contra la cláusula de desinversión de la Ley de Medios, debido a la advertencia del documento sobre posibles “inhibiciones a la libre expresión”.

Fuentes oficiales no ocultaron su enojo por lo bajo y atribuyeron la autoría del documento al ex jefe de la Iglesia católica, Jorge Bergoglio, aunque evaluaron que finalmente “la sangre no va a llegar al río”. (Noticias Argentinas).