El Senado dio media sanción por amplia mayoría al proyecto que habilita el voto joven

El senador Pichetto durante el debate en torno a la ley del voto a los 16 años.

La Cámara alta aprobó, con una amplia mayoría de 52 votos a favor y sólo tres en contra, el proyecto de ley que habilita el voto de los jóvenes a partir de los 16 años para los comicios nacionales.

La iniciativa impulsada por los senadores Aníbal Fernández y Elena Mercedes Corregido, del oficialista Frente para la Victoria, recibió un amplio respaldo de la mayoría de las bancadas que integran la Cámara alta.
Tras la votación en general, en el debate en particular el oficialismo aceptó algunas modificaciones solicitadas por la oposición y todos los artículos fueron refrendados por amplia mayoría.

El jefe del bloque del Frente para la Victoria, Miguel Angel Pichetto, dijo que este es un gran proyecto que como todos los que hemos encarado desde 2003, amplía la participación de derechos.
Luego, Pichetto se refirió al radicalismo porque, si bien en la votación de este miércoles apoyó el proyecto, en un principio se había puesto en contra de la iniciativa.
“No me imagino a los dirigentes radicales yendo a una reunión con Franja Morada habiendo votado en contra de esta ley”, señaló.

El senador rionegrino dijo que este es un gran avance y que los jóvenes de 16 años están preparados para “definir su destino y el futuro, comprenden la realidad que vive el país y no hay que subestimarlos”.
A su turno, Aníbal Fernández puntualizó que los jóvenes “lo que demandan es más participación” y recordó que “a los argentinos de 16 y 17 años se les viene dando algunas responsabilidades: son imputables ante la Ley y, si tienen autorización de los padres, pueden trabajar.

“Los jóvenes de mi partido hicieron brillar esta propuesta, y lo mismo hicieron los jóvenes del radicalismo”, recordó el senador en referencia a las audiencias públicas que se desarrollaron en la Cámara alta.
Fernández remarcó que le place “ver a los pibes plantarse ante los senadores para decirles las cosas en la cara”, y sentenció: “generemos más participación que nos va a ir bárbaro”.

En otro orden, el coautor de la iniciativa recordó que el director nacional Electoral, Alejandro Tullio, estimó que los pibes que estarán habilitados para votar serán de más o menos un millón cuatrocientos mil.
Por su parte, hicieron pública su postura en contra de la iniciativa los radicales catamarqueños Blanca Monllau y Oscar Castillo; y el representante del Partido Renovador Salteño, Agustín Pérez Alsina.

En tanto que los cordobeses Luis Juez y Norma Morandini, del Frente Cívico y Social, se abstuvieron.
La justicialista disidente de Salta, Sonia Escudero, anunció su apoyo a la medida argumentando que “estamos convencidos de que esta es una buena iniciativa”.

Escudero también dijo que la incidencia de los jóvenes de 16 y 17 años en el padrón rodea el 5 por ciento, que es de un 2,5 en la Ciudad de Buenos Aires y que los mayores índices se dan en el norte del país.
“Dicen que los jóvenes son manipulables. Sin embargo, tienen mayor capacidad de pensamiento abstracto y creativo”, indicó.
El proyecto de voto joven establece que “los argentinos que hubiesen cumplido la edad de 16 años gozan de todos los derechos políticos, conforme a la Constitución y a las leyes de la República.

La norma también introduce una novedad y es que la actualización del documento nacional de identidad de los menores que hasta la sanción de esta iniciativa se realizaba a los 16, ahora deberá realizarse a los 14.
En ese sentido, se aceptó un artículo provisorio para permitir a los menores que el año próximo tendrán 16 años, renueven cuanto antes su documento nacional de identidad para estar en condiciones de sufragar. (Telam).