Ex sindicalista de Ledesma declaró en el juicio por delitos de lesa humanidad

Una de las audiencias del juicio oral que se tramita en el Juzgado Federal de Jujuy.

El Tribunal Oral Federal de Jujuy escuchó ayer el testimonio del ex presidente de la obra social del Sindicato del Ingenio Ledesma, Hugo José Condorí, quien aseguró que “era terrible la vinculación del Estado con la empresa” Ledesma.

Condorí declaró en el marco del primer juicio de lesa humanidad en la provincia, en el que hay tres imputados por secuestros, torturas y desapariciones ocurridas durante la dictadura militar.

En su declaración, el testigo dijo que el propio brigadier Teodoro Álvarez ante una pregunta que le hizo el ex comandante de la Fuerza Aérea y encargado de seguridad de la empresa, le respondió que Ledesma es “una empresa de interés nacional”.

Por otra parte, recordó que la desaparición de Jorge Weis y Carlos Ernesto Petrignani ocurrió cuando fueron sacados del Penal de Barrio Gorriti de Jujuy y “no volvieron”.

Sostuvo que uno de los gerentes de Ledesma, Mario Paz, le ofreció un “portafolio lleno de dinero” a Weis para que se fuera de Libertador San Martín pero se negó a hacerlo y otro tanto hicieron con él, con el objetivo que dejara de trabajar en la empresa.

Condorí también recordó la desaparición de Luis Aredez, ex intendente de Libertador, cuando siendo médico del ingenio exigía mayor cuidado de la salud de los trabajadores, y luego como intendente, por primera vez, logró que la empresa pagara tributos a la comuna.

“Todos saben cómo es esto”, enfatizó Condorí, quien subrayó que luego de la negativa de Weis de abandonar Libertador el propio gremio “lo deja sin cobertura” porque ya había sido intervenido.

Condorí, quien se extendió largamente en su declaración, contó que la primera detención que sufrió se produjo a fines de 1972, encabezando el grupo un policía federal ahora detenido que identificó como el “El gaucho” Martín en la calle Belgrano, entre Otero y Sarmiento.

Comentó que la segunda detención fue en abril de 1975, durante el gobierno de María Estela Martínez de Perón, cuando presidía una comisión de huelga del ingenio, siendo traído al Penal de Gorriti, y mencionó al oficial Américo Lezcano, como quien lo detuvo logrando posteriormente una libertad limitada.

Asimismo, Condorí dijo además que no conoció en aquellos tiempos a los imputados Rafael Mariano Braga y José Eduardo Bulgheroni, el tercero es Antonio Orlando Vargas, pero sabía que formaban la cadena de mandos en el Área 323, cuyo jefe era el coronel Néstor Bulacios.