Sancionaron a los voceros del conflicto y el clima se enrarece

Raúl Maza.

El clima de la protesta que mantienen prefectos y gendarmes se enrareció con las sanciones impuestas a los voceros de la Gendarmería por la protesta. Son ocho efectivos, entre oficiales y suboficiales. El Gobierno los puso en disponibilidad, un paso previo a la baja. Todos habían tenido contacto con los medios. Anoche se hablaba de más sanciones.

Ningún gendarme, ningún prefecto sabía anoche si el petitorio que elevaron al Gobierno presenta algún avance. Si los siete mil pesos de básico que exigen como punto de partida para levantar la protesta recibirá luz verde el martes, en la cumbre con el secretario de Seguridad, Sergio Berni. Las señales, a esta altura del enfrentamiento, no parecen ser alentadoras para los efectivos sublevados: el Gobierno decidió pasar a disponibilidad al menos a ocho efectivos de Gendarmería: tres hombres que participaron de los reclamos en el edificio Centinela; dos que lo hicieron en Salta y otros tres que se movilizaron en Jesús María, Córdoba. En el primer grupo está el gendarme más popular, Raúl Maza, uno de los pocos manifestantes que da la cara y habla con nombre y apellido. Los otros seis también fueron castigados por oficiar de voceros.

Una versión, al cierre de esta edición, daba cuenta de que a unos diez oficiales más les había llegado el telegrama con la sanción.

En los puestos de protesta había amenazas más duras que las que se oyeron hasta ahora: “Si el Gobierno tensa la cuerda, nosotros no nos vamos a quedar atrás”, desafiaban.

La noticia de los pases a disponibilidad cayó como un baldazo de agua fría en el Edificio Guardacostas de Puerto Madero, donde se mantienen en vilo los prefectos y en el Centinela, donde acampan los gendarmes. Generó temor y la sensación de que la Rosada burló de entrada uno de los ítems del petitorio, que hacía referencia a la no sanción de los efectivos que lideran las protestas.

El Gobierno, a través de Berni, se había comprometido el miércoles, luego de que se anunció la suspensión del decreto que fijaba recortes en los salarios –de entre el 30 y el 60 por ciento– a hacer una propuesta para después del fin de semana largo. Ese plan, si es que efectivamente está en marcha, está siendo diseñado en medio de conversaciones reservadas. No ha trascendido nada. Los efectivos rebeldes piden un piso salarial, cobertura social en todo el país y el mismo sueldo para los jubilados.

“Nos han pasado a disponibilidad a mí y a dos camaradas más, dos de los primeros que se manifestaron en Prefectura”, reveló Maza, quien recordó que la medida se tomó a pesar de que habían recibido “el compromiso” del secretario de Seguridad, Sergio Berni, de que “no” iban a “recibir sanciones”. “Es una medida para ver si podemos bajar la voz. Pero no vamos a dejar el reclamo de lado”, agregó.

“Vamos a seguir acá hasta que tengamos una respuesta. A todos los camaradas que están en descanso de guardia, en licencia, retirados, los invitamos a venir acá”, afirmó Maza. La protesta de prefectos y gendarmes cumple este sábado su quinto día sin respuestas del Gobierno Nacional, que a través del secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni, prometió para el próximo martes una respuesta al petitorio de los suboficiales de Prefectura y gendarmes que, de mínima, reclaman 7.000 pesos de piso para el sueldo básico.

Levantan en Córdoba

Los gendarmes de la ciudad cordobesa de Jesús María levantaron la protesta y retornaron a la Escuela de Suboficiales, aunque mantienen el reclamo salarial. Mientras en otros puntos del país las manifestaciones continúan, los uniformados de Jesús María son los primeros en levantar la medida de fuerza.

Los efectivos de Gendarmería explicaron que la medida busca “favorecer el diálogo” y ofrecer un “gesto de buena voluntad” en medio de las negociaciones que se llevan a cabo en Buenos Aires para destrabar el conflicto salarial. Se trata de unos 2.500 gendarmes que abandonaron la concentración que mantenían en la Plaza San Martín de esa ciudad durante los últimos tres días.

El último viernes por la tarde, los uniformados habían recibido la orden de abandonar la protesta y retornar a los cuarteles, a riesgo de ser sancionados. La ciudad de Jesús María fue uno de los epicentros de la protesta, dado que la Escuela de Suboficiales “Cabo Raúl Remberto Cuello2 fue la primera del interior del país en salir a la calle por el reclamo salarial.

Intervención oficial

El ministerio de Seguridad de la Nación intervino la Dirección de Asuntos Jurídicos de la Gendarmería, en virtud de las “severas deficiencias” constatadas en la tramitación de “reclamos de diferencias salariales” de personal de la Fuerza detectadas por diversas auditorías realizadas por la cartera. Asimismo, la ministra Nilda Garré ordenó iniciar actuaciones disciplinarias y la suspensión del personal que resultara responsable de estas faltas graves a los deberes de funcionario público, informó la cartera mediante un comunicado.

Para concretar la intervención ordenada por la resolución ministerial, una comisión se presentó en el Edificio Centinela, sede de la Gendarmería Nacional, y procedió a precintar las oficinas del área jurídica para preservar la documentación. Las auditorías señalan la comisión de irregularidades en el tratamiento de medidas judiciales relacionadas con reclamos salariales”, según afirma el texto de la resolución.

La misma establece que a partir de la fecha “la gestión de las causas judiciales por diferencias de haberes incoadas por personal en actividad, retirados y pensionistas de la Gendarmería Nacional”, será asumida por el Ministerio de Seguridad. La secretaría de Cooperación con los Poderes Judiciales, Ministerios Públicos y Legislaturas efectuará las denuncias penales pertinentes. En tanto que la subsecretaría de Políticas de Seguridad e Intervención Territorial requerirá, a través del Secretario de Seguridad, al Director Nacional de Gendarmería, la instrucción de las actuaciones disciplinarias para deslindar responsabilidades.

2 Responses to Sancionaron a los voceros del conflicto y el clima se enrarece

  1. Los de Prefectura y Gendarmería debieran cesar en los reclamos antes de que se sucedan más sanciones, porque el gobierno ya tomó cartas en el asunto, ya se les abonó completando los sueldos, hará un exámen del porque de los deterioros salariales, las denuncias correspondientes, etc. Entiendo que a la cúpula mayor,debiera reducirsele el sueldo para que haya una distribución más equitativa de los salarios, porque es una vergüenza, las diferencias salariales, un abismo entre 3 mil y 60 mil o más. Asi también tendría que hacerse una revisación de los salarios de los otros organismos, sobre todo de los tres poderes públicos. Aparte, parece que los ricos nunca se hallan satisfechos,quieren más y más, bolsa sin fondo y dónde está el sentido cristiano?. D.

  2. Chulupi

    Estos gendarmes son el colmo. Quieren comer todos los días!!!! Una vergüenza para la patria. Deberían tomar el ejemplo de nuestros queridos legisladores, que en acto de arrojo y patriotistmo sólo se aumentaron el 100% de sus raquíticos salarios, pudiendo aumentarse el 200%. Esos son verdaderos patriotas carajo!!!!!!