17 junio 2012

El Éxodo Jujeño

Un episodio de importancia capital en la Guerra de la Independencia argentina

El Éxodo, su tiempo y su escenario son hechos, horas y campos decisivos para la Revolución. En el comienzo de aquel año flaqueaban las cabezas responsables. Con Moreno había muerto la claridad del pensamiento de Mayo, y el gobierno de Buenos Aires negociaba en las cortes de Londres y Río Janeiro mintiendo fidelidad a Fernando VII y apoyándola en una hipócrita restauración de la escarapela borbónica. Ni siquiera podía decirse con propiedad que la colonia luchara contra la metrópoli, porque en los hechos, Lima reñía con Buenos Aires. “Lima -ha escrito Ricardo Rojas al margen del Archivo Capitular de Jujuy- era la ciudad señorial donde la cultura española había arraigado en cortesanía, ranciedad y abolengo; mientras Buenos Aires era ya el puerto contrabandista, democrático, juvenil como un mancebo henchido de promesas y de inquieta vida. Pero entre tanto la Revolución, cercada de tan varios peligros, iba de tumbo en tumbo, rodando al abismo que ella misma cavaba. Hubo un momento que las provincias del Norte dudaron de Buenos Aires, acobardadas aquellas apacibles sociedades hasta por las torpezas a lo Dorrego en Jujuy o por las herejías a lo Castelli en Macha… Descreído el pueblo, anarquizado el Ejército, desorientado, pobre y débil el Triunvirato, tal deslizábase -termina el historiador de la Bandera- aquel año infausto que al llegar nuestra primavera de septiembre se tornó propicio sobre los campos de Tucumán, y salvó la revolución argentina”.
En tales circunstancias llegó Belgrano a Jujuy. Eran los primeros días de abril. Un año atrás, la tea libertadora había pasado incendiando los campos de Córdoba, Santiago, Tucumán, Salta y Jujuy en brazos de Castelli. Iba con él el ímpetu infundido por Moreno, porque con él iba la convicción de que para sacudir el sueño de siglos acumulado en resignación en el alma de aquellas poblaciones era indispensable que la voluntad de Mayo se manifestara fulminante y terrible, para escarmiento de los unos y estímulo de los otros, inflexible y despiadada como una fuerza de la naturaleza. Liniers mismo, a quien debía Buenos Aires la reconquista, pagó en Córdoba con su vida el error de si oposición al ritmo de aquel avance.
El alud llegó a Suipacha, y no fue el de Liniers el único fusilamiento: la noticia de la ejecución de Sanz y Nieto cundió por la norte como una trágica advertencia.
Eso había sido un año antes. Pero en 1812, cuando Belgrano, sucesor de Pueyrredón, fue llevado a Jujuy sacándolo de las barrancas del Rosario donde acababa de enarbolar bandera por propia iniciativa, Moreno había muerto y el desastre de Huaqui amenazaba con anular todas las conquistas de la revolución en el Alto Perú. Quedaba abierto a la reacción realista el camino de la Quebrada de Humahuaca. Y como saldo cierto de la derrota de Castelli, algo todavía peor: la hostilidad, primero contenida y después franca y vengadora, de las poblaciones azotadas por la soldadesca bárbara.
“La desconfianza y el desánimo -ha escrito Rojas- siguieron como fantasmas de la derrota a los vecinitos de Huaqui en su retirada al Tucumán. Con ellos mismos llegó a la frontera norte el desencanto de la revolución. El jefe, destituido y llamado para un juicio de guerra a Buenos Aires; la oficialidad, anarquizada; la tropa, dispersa y sin cohesión; la burguesía acobardada por las exacciones; los campesinos amedrentados por la tala de campos y el robo de haciendas; y sobre todo ello, cerniéndose una fatídica leyenda de templos profanados, de hogares deshonrados, de conventos violados por la demencia de los héroes o la demencia de la tropa, no eran por cierto condiciones propicias para afirmar el voto de la revolución en ciudades como Salta o Jujuy, más ligadas al Alto Perú que a Buenos Aires, según la economía y la administración del Virreinato. Separábalas de Buenos Aires un camino de un mes, peligroso y largo, por donde iba ahora al jefe vencido. Uníalas al Alto Perú su tradición; y, transpuesta la Puna, entraba de la Quebrada de Humahuaca el ejército vencedor. Al término meridional de la Quebrada, yacía al pie del Chañi la silenciosa aldea de Jujuy, primera víctima ofrecida al realista en el Tucumán, pequeña y harto debilitada ya por los tributos marciales de 1808 para Liniers y de 1810 para Pueyrredón y Chiclana. ¿Cómo podía su vecindario arriesgarse solo a una resistencia quimérica, por una revolución que ellos no habían proclamado y que sus jefes abandonaban sin haber sabido justificar? Fue ese peligro enorme lo que hizo vacilar a Salta y Jujuy en los primeros meses del año 11, pero fue ese mismo peligro y la providencial aparición de Belgrano con su bandera del año 12, lo que unió a todas las ciudades tucumanas en el destino de Buenos Aires”.
Goyeneche se fortalecía en lo que hoy es el sur de Bolivia y amenazaba con echar cuesta abajo las renovadas legiones que enarbolaban el estandarte del rey. Belgrano, apenas llegado a Jujuy, quemados sus ojos por la visión del desaliento en que habían caído las poblaciones del trayecto, envió a Rivadavia una carta en la que se leen estas palabras: “Estas gentes han nacido para esclavos…”. Hay que recordarlo todo, incluso eso despiadada afirmación del Padre de la Bandera, para que resalte en toda su magnitud lo que fue el despertar de Jujuy, galvanizada su fe por la palabra y la acción de quien había de apoderarse de su voluntad hasta imponerme como una dulce carga el horrendo sacrificio del Éxodo.

A principios de mayo, las avanzadas españolas ya no se contenían más allá de la Puna. Las conoció Humahuaca y se asomaron un día a la misma cuesta del Volcán, como si en los ojos de sus jinetes exploradores hubiera querido recoger Tristán la electrificante tentación de la presa que dormía en el fondo del valle. Batir a Belgrano era franquear el camino de Tucumán y prepare la expedición que arrasaría con la resistencia de Córdoba. Batir a Belgrano era la victoria en la máxima vastedad de lo posible.
Belgrano -que era en aquellos días la patria- se hizo fuerte en la fortaleza de Jujuy, para defenderla. Y no ha de haber derecho a decir que una trágica ignorancia de nuestra historia mantiene hasta hoy en la media luz de las monografías- algunas magistrales, pero todas ellas limitadas en el vuelo de su alcance popular- la significación heroica de los días del Éxodo!

El problema que era la travesía de la Puna retardó unos meses la arremetida realista. Y en esa concesión del tiempo explayó Belgrano sus proyectos y concibió la idea de prolongar la desolada hostilidad de la Puna hasta el Río Blanco, limpiando la tierra de todo vestigio de vida, arrasando la Quebrada, limpiándola de todo lo que pudiera dar al invasor no ya una realidad, pero ni siquiera una ilusión de apoyo.

El caudillo habló al corazón de los jujeños con el lenguaje universal del propio ejemplo. Alrededor de sus maltrechos cuadros aguerridos fue formando los cuadros de los bisoños. Como aguas que buscan su cauce fueron bajando a la ciudad los jinetes y los infantes de Tumbaya, Purmamarca, de Tilcara, de Ocloyas; treparon los del sur y del naciente, y la ciudad entera quedó convertida en campamento. Sueño y reposo fueron renunciados para instruir a los voluntarios, muchos de los cuales habían visto merodear como emisarios de la muerte a los exploradores del rey. Adensóse hasta el colmo la capacidad de la villa y cada mañana brotaban de las casas, obedientes a la diana, millares de aquellos hombres a quienes el desaliento había prestado poco antes la engañosa apariencia de la esclavitud. El mundo de cada cual fue estrechándose en reducto: para los pastores venidos del norte, hechos a caminar de sol a sol y a medir la libertad por el alcance de los ojos señoreando horizontes, las exigencias de la disciplina debieron ser muy penoso ejercicio aunque fueran promesa de futuros desconocidos. Nacía el invierno en la Naturaleza y en las almas: total sacrificio de concentración para hacer posible el subsiguiente prodigio de la primavera…
Hacia mediados de mayo el ejército no cabía en Jujuy. Como sondas de la jactancia realista, ahora vigiladas en León por las vanguardias de Belgrano, Tristán no osaba ya asomar al sur de Yavi los ojos de sus patrullas de reconocimiento. Dijérase que en cada pucará de la Quebrada los espectros de los caudillos quichuas hubieran paseado por entre las filas de los cardones coléricos brazos de la tierra -sus siluetas amedrentadoras… Dios sabe qué luces agoreras descubrieron en la alta noche sobre el lomo de las fortalezas milenarias, aquellas avanzadas que se atrevían a hollar los dominios de los Señores Antiguos!
………………………………………………………………………………………………………………………………………….

Una noche de esas -la del 17, suponen los historiadores más veraces- el grupo se disgrega con el presentimiento de que algo grave ha ocurrido. No durmieron, seguramente, aquella noche, los confidentes de Belgrano, devanando suposiciones pesimistas. Nada dijo el general, pero dijeron mucho sus silencios, una contracción dolorosa de su gesto, una visible tortura que no han conseguido aventar las chanzas de uno ni las discretas alusiones de algún otro. Ese día había llegado un chasque de la posta. Noticias de Abajo. Algún pliego de Buenos Aires. ¿Qué ocurre, que el gran efectivo no revela? ¿En qué cárcel de necesario secreto guarda Belgrano la pena que lo hiere? ¿Cuál es la desazón? ¡Qué desolado fervor es presumible que latiera en la última oración del canónigo Gorriti, aquella noche!
Hoy sabe la Historia lo que acaso ignoraron por mucho tiempo los amigos de Belgrano. Aquel 17 de julio recibía el general la nota de reconvención por su audacia del Rosario y un verdadero ultimátum por su agravada reincidencia del 25 de mayo en Jujuy. La bandera era casi un crimen! “Ha comprometido usted nuestra política exterior, -dice, poco más o menos, el gobierno. Oculte disimuladamente la bandera, reemplácela por esta otra que enviamos -¡la de la Colonia!- y procure en lo sucesivo no anticiparse al gobierno. Debe igualmente prevenirle -agrega- que ésta será la última vez que el gobierno sacrificará hasta tan alto punto los respetos de su autoridad. A vuelta de correo dará V.S. cuenta de lo que haya en cumplimiento de esta superior resolución”.
No falta nada en el episodio para que queden calificados Belgrano y los hombres de Buenos Aires, la acción revolucionaria y el desvarío medroso de los teorizadores, la patria y sus inconscientes enemigos internos. ¡Véase otra vez lo que fueron el Éxodo y sus consecuencias militares!
Belgrano apuró la hiel de la humillación, guardó silencio, contestó como un soldado obedeciendo y fió al provenir el juzgamiento de sus actos.

El plenilunio próximo iba a caer en los últimos días de agosto, y para ese entonces fijó el general la fecha del repliegue sobre Tucumán. Pero era necesario que la tierra misma se replegara, mezquinándole al invasor, si fuera posible hasta la caridad del agua y de la sombra. Que al cabo de la travesía de la Puna, cuando las cansadas huestes del virrey se prometieran descanso en el rellano de León, todo el resto de la escalera enorme de Humahuaca uniformara su agresivo desierto con aquellos peladares ventosos del altiplano donde Tristán y los suyos iban a sufrir a la vez la nostalgia y la tortura de la Mancha…

El 29 de julio fue publicado el bando de Belgrano, dirigido a las poblaciones de Salta y Jujuy y llamándolas a reunirse con el ejército y a seguirlo hasta Tucumán.
No hay en las palabras del bando otra cosa que la escueta claridad necesaria de una orden: hombres, mujeres y niños cargarán con las armas, municiones, alimentos, vestidos, aperos de labranza, granos y forrajes; cederán sus ganados y, con todo lo que fuere susceptible de utilización humana, se entregarán bajo custodia del ejército, a lo que el destino quiera. Esa era la orden y éste fue su cumplimiento: el 23 por la noche, cuando los jinetes encargados de amparar las ultimas filas de la columna hicieron su última ronda antes de enfilar el camino de la Punta de Diamante, uno de ellos, soldado en el regimiento de los Decididos, como casi todos los jóvenes principales de Jujuy, encontró en la calle de los Zegada, allá por la iglesia de Santa Bárbara, caído al borde de la acequia, un hombre que exhalaba en sollozos un hilito de vida, apenas perceptibles. Era un mulato, labrador de La Almona, rezagado del grupo de sus comarcanos y a quien habían dejado la misión de pegar fuego a los campos. En ancas se llevó el niño Bautista -de la familia de los Araníbar, dice la crónica salteña de que me sirvo – a “aquel único ser viviente que iba quedando en la ciudad del Éxodo.”
Del norte soplaba el día 23 un cálido mensaje de agosto. Del mismo rumbo de los campamentos realistas venía ese heraldo de amenaza. Por eso dispuso Belgrano aprovechar las horas de la tarde y luego el amparo de la luna para que se moviera el grueso de la columna popular. De mañana, protegidos por un escuadrón de caballería, partieron la impedimenta del ejército y los ganados. Hacia las 12 cruzaron el río Chico por el vado de Pucaritas los grupos trabajosos: viejos, mujeres y niños. Hacia las 4, cuando comenzaba a azularse en el recobro de su normalidad el acero bruñido del firmamento -flojo ya en su rigor el viento de la Puna – un agudo clarín de órdenes, cuya voz prolongaron los rebotes del eco en las montañas, dio las señal suprema de Éxodo: iban a partir los infantes y con ellos el estado mayor y el General y el pueblo. Ya estaban desiertas las casas. En los amplios patios no quedaba otra señal de vida que la amarilla mirada absorta de las Flores de Paja, parásitas en el tallo trepador de los rosales añosos.
Era llegada la hora del sacrificio. Habíalo aceptado el pueblo mártir con decisión absoluta, pero al hacerse realidad visible el abandono del hogar, la realidad mostrábase
recién en toda su trágica grandeza. Debieron tener un másculo sabor de sal las lágrimas sorbidas por aquellos hombres, cuando de cara al sur rompieron la marcha, camino de la incertidumbre, los primeros infantes de Belgrano. Sonaron las cajas repicando en el parche un redoblado que hería los corazones, y hacia las 6 no quedaba de Jujuy, a la vista de los fugitivos, otra cosa que el atisbo de las torres cristianas.
Cuando los decididos de la retaguardia, cumplida la ronda aquella, recobraron contacto con la columna, la cruz del sur abría sus brazos acogedores en la limpidez maravillosa de ese cielo jujeño que da como ningún otro la sensación de la concavidad.
No tardo en aparecer sobre los cerros de Zapla la rojiza protección de la luna llena. Mirando hacia atrás, descubrieron los caminantes, como mojones del sacrificio consumado, las hogueras colosales en que se consumían los campos.
Con aquella legión iba la suerte del país argentino, pero no iba desplegada, sin embargo, la bandera de los argentinos. Dormía el estandarte su sueño de condenación en los equipajes del general. Buenos Aires estaba pendiente de una victoria que iba a ser ganada, desde su encierro vergonzante, por el trapo jurado en Jujuy el 25 de mayo…
Tres semanas después de la partida, llegaron a la ciudad de San Miguel los últimos legionarios del Éxodo, y el Día de Nuestra Señora de las Mercedes, se melló en Tucumán la espada realista. Es bien conocida la historia de la batalla del 24 de septiembre.
…………………………………………………………………………………………

Empezaba enero cuando Belgrano reemprendió con sus huestes vencedoras el camino del norte. Otra vez, en la naturaleza y en las almas, una armonía de transformaciones: al invierno de la emigración y la incertidumbre seguía el glorioso verano del retorno y la victoria. Cuajaba en reconquista eterna el sacrificio de Jujuy. Esa marcha hacia la altura de las tierras nativas fue una sucesión de júbilos y una afiebrada aceleración del paso, para alcanzar de nuevo al realista y cobrarle los saldos de su cuenta. El 13 de febrero llegó Belgrano a las márgenes del Salado. Funcionaba ya en Buenos Aires la Soberana Asamblea General Constituyente y era la Logia Lautaro la que imponía la acción revolucionaria. La de San Martín era la cabeza conductora. ¡Había sido pronunciado el fallo de Dios!
Allí, junto a las agujas del que había de llamarse río del Pasaje o del Juramento, detuvo por unas horas su ejército el creador de la Bandera. Sacó de su cárcel el trapo de Jujuy y lo enastó para siempre como guión sangrado de los esfuerzos nacionales y le hizo prestar otra vez un juramento que también comprometía fidelidad a la asamblea.
Siete días más tarde fue la batalla de Salta, y cuatro semanas después, el 21 de marzo, entraban en Jujuy, desplazando a las tropas de Socasa, los fugitivos de agosto. De puño y letra de Belgrano, pueden leerse en las actas del Cabildo las dos anotaciones puestas por el general para encerrar en un paréntesis los días del exilio.

-”Aquí comienza el Cabildo del tiempo de los tiranos”.
-”Aquí concluyó el Cabildo establecido por la tiranía, que fue repulsada, arrojada, aniquilada y destruida con la célebre y memorable victoria que obtuvieron las armas de la Patria el 20 de febrero de 1813, siendo el primer soldado de ellas Manuel Belgrano”.

Fragmentos de la conferencia pronunciada en Buenos Aires por Guillermo Zalazar Altamira, el 23 de agosto de 1930 en la sala de la Wagneriana, bajo los auspicios de la Asociación de Residentes Jujeños.

Noticias Relacionadas

  • Con Tumusla termina la<br>guerra que devastó a Jujuy1 abril 2010 -- Con Tumusla termina la
    guerra que devastó a Jujuy

    1 de abril de 1825: Se libra el Combate de Tumusla, última acción armada de los españoles en América del Sur. Después de 1816, encontrándose el General San Martín absorbido en la formación del Ejér...
  • Una  novela de Tizón narra escenas del Éxodo que olvidó la Historia21 agosto 2011 -- Una novela de Tizón narra escenas del Éxodo que olvidó la Historia
    “Sota de bastos, caballo de espadas”, novela del gran escritor Héctor Tizón salida a la luz  en los años 70 y publicada en varios países desde entonces, es un texto que “humaniza” la gesta del puebl...
  • Desde Jujuy, llamado de atención a Buenos Aires23 marzo 2008 -- Desde Jujuy, llamado de atención a Buenos Aires
    24 de marzo de 1820: Con la presencia de Martín Miguel de Güemes, gobernador interino de Salta, se reúne en Jujuy el Cabildo para denunciar las “penosas influencias e injustas medidas que se han alter...
  • Parte a Buenos Aires el Malón de la Paz15 mayo 2008 -- Parte a Buenos Aires el Malón de la Paz
    15 de mayo de 1946: se organiza en Abra Pampa una columna de puneños que partirá hacia Buenos Aires con el objeto de solicitar al presidente de la Nación, Juan Domingo Perón, la entrega de las tierras...
  • Un Barón austríaco trabaja en Jujuy27 octubre 2008 -- Un Barón austríaco trabaja en Jujuy
    24 de octubre de 1853: Fallece en la ciudad de Buenos Aires el coronel Eduardo Kailitz, Barón de Holmberg, quien condujo en Jujuy -bajo la dirección del general Manuel Belgrano- la fundición de cañone...

44 Comentarios a El Éxodo Jujeño

  1. no me gusto por qe no era lo qe esperaba pero la info esta bastabte bn ..

  2. LO UNICO Q QUIERO ES LA LETRA DE EL HIMNO EL EXODO JUJEÑO!!!

  3. quiero la letra del himno al exodo jujeño, no la encontré en ninguna pagina, es para un trabejo en el cole .AYUDA:::::::::::::.

  4. lo unico q kiero es la letra del himno al exodojujeño

  5. necesito por favor!!!!!!!!!!!!!!!!!!! la letra del himno al exodo jujeño s para el cole por fa yeaaaaaa!!!!!!!!!!!!!!!!!!

  6. Simplemente una ayuda! =)

    “HIMNO AL EXODO JUJEÑO”

    Guerreras legiones, soberbias, ufanas
    que desde Lima mandara Abascal
    invaden las altas provincias peruanas
    siguiendo a esta tierra como vendaval.

    A fines de Julio, Belgrano Impaciente.
    Por bando ordenaba a la poblacion
    Seguir con su tropa bisoña valiente
    El triste camino de la emigracion.

    En el equinocio de las primaveras
    La gran caravana llego a Tucuman.
    Luchando en el “El Campo de las Carreras”
    Al godo vencieron con Pio Tristan.

    Febrero llegaba con sus luminares
    Escena sublime la de Juramento.
    Victoria completa la de Castañares…
    El odio no caba en su sentimiento.

    CORO
    Nuestro canto en su honor ¡Compañeros!
    Cantemos, cantemos canciones de amor,
    Por nuestra Bandera Belgrano creador
    ¡Cantemos Jujeños, un canto de amor!

    MANUEL F. CORTE

    :)

  7. Simplemente una ayuda! =)

    espero que les sirva.. :D un beso!! =)

  8. nesecito el himno al exodo plizz

  9. quiero q pongan el himno al exodo jujeño

  10. muchísmas gracias ” Simplemente una ayuda! =) “

  11. ES MUY LINDO EL EXODO JUJEÑO GRACIAS A BELGRANO

  12. Favor de contestar sobre esta cancion, ya que no la encuentro
    o nadie sabe sobre ella gracias.
    introducción:
    al alba ya esta Belgrano arengando a sus soldados
    ha generalito lindo por bueno y cacrificado

    ADIOS GENERAL YA ME VOY
    TODADA LA TIERRA SE VUELVE PATRIA
    DICHOSA DE LIBERTAD SIN DEESERTARSELE NUNCA…

  13. NO VEN QUE EL AMIGO/A SIMPLEMENTE UNA AYUDA YA SUBIO LA LETRA DEL HIMNO AL EXODO:::ES ESA!! GRACIAS AMIGO/A

  14. grsias amigo sos lo mas me salvaste la vida en historia

  15. hola pibito???o pibita va nose
    pero gracias che me salvaste de un uno en musica ja
    nesetiba saber kien era el q escribio esa cancion ja
    gracias chee me hacia mucha falta si no me lleveba musica
    por un nombre de mierda jajaj
    na muchas gracias cheeeeeeee
    sos una piba o pibe
    de verdad che q dios te bendiga jajajaja
    chauuuuuu!!!!!!!!
    :)

  16. HOLA SOY SOFI MADO

    MUCHOS BESOS HA LOS

    QUE SALVARO UESTRA

    PARIA YO VENO DE UN

    COLEGIO PIVADO YYYY

    BEO YO AGRADESCO MUCHO

    DE ESTO ME ECANTO LA

    LETRA DEL EXODO QUE ME

    LA ENSEÑARO EN EL COLE

    BUEO YO AQUI SELEBRANDO

    CO MIS AMIGOS ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

    EN SUS CASAS BUE ES EA

    JODA JAJAJAJAJJAJAJAJJAJAJAJAJ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

    TOY ESCUCHADO MUSIC.

    JJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA

    JAJAJAJAJAJAJ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

    ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡BBBBBBIIIIIIEEEEEEE¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

  17. “HIMNO AL EXODO JUJEÑO”
    -.-.-.-.-.-.–.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.
    Guerreras legiones, soberbias, ufanas
    que desde Lima mandara Abascal
    invaden las altas provincias peruanas
    siguiendo a esta tierra como vendaval.
    -.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.
    A fines de Julio, Belgrano Impaciente.
    Por bando ordenaba a la poblacion
    Seguir con su tropa bisoña valiente
    El triste camino de la emigracion.
    -.-..-.-.-.-.-.-.-.-.-.-..-.-.-.-
    En el equinocio de las primaveras
    La gran caravana llego a Tucuman.
    Luchando en el “El Campo de las Carreras”
    Al godo vencieron con Pio Tristan.
    -.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.
    Febrero llegaba con sus luminares
    Escena sublime la de Juramento.
    Victoria completa la de Castañares…
    El odio no caba en su sentimiento.
    -.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.–.-.
    CORO
    Nuestro canto en su honor ¡Compañeros!
    Cantemos, cantemos canciones de amor,
    Por nuestra Bandera Belgrano creador
    ¡Cantemos Jujeños, un canto de amor!

    -.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

    BBBBBIIIIEEEE¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

    SOIIIIIII¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

  18. amigoos:):):D no saben cual es el compocitor de la letra y de la musica espero respuesta chauu;)

  19. Posta… ”Simplemente una ayudita” te juro por Dios sos la mejor persona del mundo GRACIAS te mereces un OSCAR jejeje ojala tengas una recompensa

  20. ami no me inporta el escuela

  21. me encanta la cancion no le encuentro ningun defecto
    Me despido atentamente de usted
    Micaela Gonzales Amaya

  22. IMNO AL EXODO JUJEÑO

    Guerreras legiones, soberbias, ufanas
    que desde Lima mandara Abascal
    invaden las altas provincias peruanas
    siguiendo a esta tierra como vendabal.
    -.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.
    A fines de Julio, Belgrano Impaciente.
    Por bando ordenaba a la poblacion
    Seguir con su tropa bisoña valiente
    El triste camino de la emigracion.
    -.-..-.-.-.-.-.-.-.-.-.-..-.-.-.-
    En el equinocio de las primaveras
    La gran caravana llego a Tucuman.
    Luchando en el “El Campo de las Carreras”
    Al godo vencieron con Pio Tristan.
    -.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.
    Febrero llegaba con sus luminares
    Escena sublime la de Juramento.
    Victoria completa la de Castañares…
    El odio no caba en su sentimiento.
    -.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.–.-.
    CORO
    Nuestro canto en su honor ¡Compañeros!
    Cantemos, cantemos canciones de amor,
    Por nuestra Bandera Belgrano creador
    ¡Cantemos Jujeños, un canto de amor!

  23. holassss me salvaron de un gran uno en musica te agradesco sos lo mas he gracias

  24. olis ayuda xfis …..¿quien comandaba este echo historico?

  25. otra x favor … mencionar combates que tuvieron lugar a partir del éxodo..?????????

  26. El General Manuel Belgrano

  27. Combate de Las Piedras, Batalla de Tucumán y Batalla de Salta.

  28. por favor diganme kien hizo la musica y kien iso la letra

  29. “HIMNO AL EXODO JUJEÑO”

    Guerreras legiones, soberbias, ufanas
    que desde Lima mandara Abascal
    invaden las altas provincias peruanas
    siguiendo a esta tierra como vendaval.

    A fines de Julio, Belgrano Impaciente.
    Por bando ordenaba a la poblacion
    Seguir con su tropa bisoña valiente
    El triste camino de la emigracion.

    En el equinocio de las primaveras
    La gran caravana llego a Tucuman.
    Luchando en el “El Campo de las Carreras”
    Al godo vencieron con Pio Tristan.

    Febrero llegaba con sus luminares
    Escena sublime la de Juramento.
    Victoria completa la de Castañares…
    El odio no caba en su sentimiento.

    CORO
    Nuestro canto en su honor ¡Compañeros!
    Cantemos, cantemos canciones de amor,
    Por nuestra Bandera Belgrano creador
    ¡Cantemos Jujeños, un canto de amor!

  30. en que año se creo el himno jujeño??

  31. El ortógrafo de Jujuy

    Bestias !!!!!!!!Animales !!!!!!! Que carajo aprenden en el cole ??? Antes de aprenderse la letra del Himno al éxodo jujeño , aprendan a escribir !!!!! Dan verguenza !!!
    Solo anoto las mas groseras :
    iso …..se escribe…..hizo
    echo……sustantivo que viene del verbo hacer……va con hache …hecho….animales ……A ustedes los tendrían que echar del colegio !!
    imno…. va con h ….himno !!!! Buuuuuurrooooooossssss
    compocitor…….no animal !!!!! compositor se escribe !!!
    Sofía : Beeeeeestiaaaaaa!!
    Beo……se escribe veo
    el artículo “a” se escribe sin hache : ha con h viene del verbo hacer…
    Agradezco , celebrando …….BUUUUUURRRRRRAAAAAAAAA !!!

  32. PUEDEN CREER QUE JUJUY ESTA TAN PERDIDO EN EL MAPA QUE NI SIQUIERA MUESTRAN LA HISTORIA DEL HIMNO DEL ÉXODO? NISIQUIERA EN GOOGLE, GLOOGLEEEEEEEEEEE! MUERTOS ;)

  33. Ortógrafo VOS SOS DE MI PALO, lo más grave es que losque deberían corregírselos o están de paro o son iguales que ellos.
    Chau Amigacho

  34. me encanto la letra esta rre buena espero de que a todos les guste como ami un beso a todos chauuuuuuu

  35. Solo quiiero la letra!!!

  36. SE AGRADECE CHE, MUCHAS GRACIAS A LOS BUENA ONDA QUE APORTARON

  37. necesoto la letra de cancion exodo jujeño

  38. chee Muii Buueno Esto :D

  39. grax me sivioo :) un besooo

  40. ehhh sofy mado sos re villa

  41. pliiizz alguien me puede pasar la biografiaa de manuel.F.corte ……..!!!!!!por faaa es paa mañana!!!!!!!!!!!

  42. hola que lindo es el himno…………
    gracias a los que fueron muy amables en poner el autor porque lo necesitaba jjjjjjjj:):9

  43. ¿Hasta cuando “festejar” estas atrocidades del tiempo de una cruel guerra civil? Pasan los años y la escuela sigue transmitiendo mitos y sin enseñar historia.

  44. Sin palabras…hermoso el himno al Éxodo!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>