Inauguraron la primera
planta de bioetanol en
la provincia de Jujuy

La decisión de invertir y ampliar la empresa avizora un buen futuro para Jujuy, dijo el gobernador Barrionuevo.

La decisión de invertir y ampliar la empresa avizora un buen futuro para Jujuy, dijo el gobernador Barrionuevo.

Jujuy – El gobernador de la Provincia, Walter Barrionuevo encabezó el acto de lanzamiento del Plan de Biocombustible en el Ingenio Río Grande S.A., oportunidad en la cual el mandatario provincial puso de relieve la importancia de fortalecer las estructuras productivas de la región.

Barrionuevo agradeció a la empresa Río Grande y a sus accionistas “por tomar esta decisión empresarial que es parte de la política, de invertir en nuestra provincia. Eso nos llena no tan sólo de tranquilidad sino de satisfacción porque sin duda alguna, la decisión de invertir y ampliar la empresa avizora un buen futuro para Jujuy”.

Afirmó que “Jujuy tiene un gran futuro y nos vamos consolidando día a día, hay que consolidar los cuatro puntos cardinales de la provincia, lo que no sería posible sin el aporte del sector privado”.

“En más de una oportunidad he expresado -remarcó- que necesitamos reducir la estado dependencia, necesitamos fortalecer las estructuras productivas y eso es lo que estamos haciendo ahora. Desde la concepción del Estado, no se puede estar ausente sino acompañando las actividades productivas. Todo tiene que ser un inductor de las economías y de las fuerzas que tiene todo país y toda provincia, eso es lo que intentamos hacer tanto desde el Gobierno nacional como provincial”.

Aseguró finalmente que “las reglas de juego no van a cambiar, entendemos qué es lo que debemos hacer y la colaboración que tuvimos como gobernantes de esta provincia como parte de nuestra función de servicio”.

Sánchez Riera: Plan abarcativo

El apoderado del Ingenio Río Grande Energía, Ricardo Sánchez Riera, indicó que “los ingenios azucareros tuvimos una experiencia, desde hace más de 20 años al referirse al desarrollo del plan alconafta que surgiendo en el norte, se extendió a doce de las provincias y tuvo por cierto un éxito temporal”.

El ejecutivo sostuvo que ese plan “no triunfó porque no tenía el consenso social suficiente para triunfar. El paradigma de la sociedad se vio modificado, y lo que quizá ayer no tenía ninguna importancia hoy es un hecho fundamental”.

Recordó que “los legisladores nacionales asumieron este desafío, este nuevo paradigma, votan y se sanciona la Ley 26903 que todos con la condición fundamental que a partir del 2010 se iba a agregar a los combustibles fósiles una proporción de combustibles renovables de origen biológico”.

“Esto no sólo estaba en consonancia con una tendencia mundial -remarcó- sino que también se pensó que al agregar a los combustibles fósiles un componente de combustible vegetal, mejora aunque sea en un granito de arena las condiciones climáticas que hoy tanto afligen respecto al calentamiento global del planeta. Además contribuye en alguna medida a generar una nueva matriz energética, esto le da lugar a este tipo de combustible nuevo para gastar tan rápido los combustibles fósiles que tienen su tiempo contado”.

Explicó que “aquellos combustibles que pueden ser agregados para los motores diesel, biodiésel derivado de aceites vegetales de algunas plantas y el otro que nos atañe el etanol, que no es otra cosa que el alcohol común que conocemos todos desde siempre. En los ingenios azucareros se produce desde tiempo in-memorial como alcohol de 96 grados, un alcohol que contiene un 4 por ciento de agua. La instalación de plantas industriales especiales, para poder sacar ese 4 por ciento de agua y convertir al alcohol”.

Recordó que “presentamos ante la Secretaría de Energía el proyecto correspondiente que fue aprobado, y dentro del contexto de lo que significaba la distribución global de la cantidad de alcohol necesario para agregar a las naftas, a nosotros se nos adjudicó una cantidad de ocho millones 200 mil litros de alcohol en el año, con la posibilidad de expandir esto a un poco más de 12 millones de litros, habíamos dado los pasos fundamentales para ello”.

Finalmente señaló que “el plan de bioetanol es abarcativo y no es privativo de algún sector, en el caso particular el bioetanol proveniente de la caña de azúcar, es un plan abarcativo tanto de la industria cañera y los cañeros independientes. Es un tarea de conjunto”.