Barrionuevo defendió en el
Senado la autonomía jujeña
sobre los recursos naturales

Los gobernadores Beder Herrera, Walter Barrionuevo y José Luis Gioja participaron de la reunion de la Comision de Ambiente y Desarrollo Sustentable del Senado.

Los gobernadores Beder Herrera, Walter Barrionuevo y José Luis Gioja participaron de la reunion de la Comision de Ambiente y Desarrollo Sustentable del Senado.

Jujuy – El gobernador de la provincia de Jujuy, Walter Basilio Barrionuevo, defendió ayer la necesidad de que se respete la autonomía de la provincia sobre los recursos naturales, durante la audiencia a la que fue convocado por el Senado, para debatir el proyecto de ley de presupuestos mínimos para la protección de glaciares. El mandatario negó encabezar un Gobierno “benévolo con las empresas mineras” y se quejó de que este debate se haya planteado como “una dicotomía entre glaciares o minería”. Afirmó además que en la provincia “la minería no es lo más importante”.

Barrionuevo, sostuvo que la discusión de este tema “se ha presentado como una opción entre la minería y los glaciares, y no tiene nada que ver”. Aseguró que el tratamiento de la ley de glaciares es “casi un acto de hostilidad” de la Nación frente a las provincias. Al respecto agregó que “pasan los años y los planteos caen en sacos rotos, entonces, ¿cómo es la cosa? -se preguntó- “¿hasta dónde se va a permitir?, ¿cuál es el límite de esta persistencia del Estado Nacional?. En algún momento esto tiene que detenerse, le tocó a los glaciares, pero podría haber sido otra cosa”, enfatizó el gobernador, quien no realizó mayores consideraciones sobre los expedientes que se debaten en la Cámara alta.

En el mismo sentido, los mandatarios de La Rioja, Luis Beder Herrera; de San Juan, José Luis Gioja, y representantes de otras provincias cordilleranas, destacaron la existencia de sus propias leyes provinciales de protección de glaciares y reivindicaron la potestad de las provincias para velar por el cuidado del medio ambiente y, a la vez, de la actividad productiva como la minería.

La reunión comenzó con palabras del secretario de Minería de la Nación, Jorge Mayoral, quien defendió la soberanía provincial sobre los recursos naturales, argumento que fue el factor común de las exposiciones de cada uno de los gobernadores.

“Argentina es uno de los grandes jugadores de la producción minera. Las provincias necesitan un marco normativo, que le den previsibilidad. Hay una cuestión de grandes inversiones en juego, que llegan para quedarse y vivir entre nosotros”, advirtió Mayoral, acusado desde la Coalición Cívica por una supuesta connivencia con la empresa canadiense, Barrick Gold.

El secretario de Minería fundamentó también que “las provincias aprobaron leyes absolutamente responsables. En cambio, la media sanción de Diputados tiene definiciones confusas, por ejemplo, en la definición del área periglacial. Con ese marco, toda la provincia de Tierra del Fuego sería un área periglacial”. Además, calificó como “fuertemente ilegal” la prohibición y el cese de actividades que propone el proyecto de Diputados a las empresas que actúen en estas zonas.

“Mi posición es que el Senado ratifique la voluntad de acompañar en votación del proyecto que oportunamente sancionó esta Cámara”, dijo Mayoral, apoyando el proyecto de Daniel Filmus sin las modificaciones realizadas en Diputados, por impulso de Miguel Bonasso.

Los mandatarios regionales defendieron la potestad provincial sobre los recursos naturales, haciendo hincapié en las leyes que ya aprobaron sus Legislaturas. En el caso de San Juan, su tratamiento generó varias suspicacias: fue aprobada por unanimidad, sin tratamiento en comisión y el mismo día en que era tratada en el Congreso.

El primer gobernador que expuso fue el riojano Luis Beder Herrera. “Ahora, las provincias cordilleranas tienen una posibilidad, y resulta que no podemos desarrollar la minería”, sostuvo, y leyó un documento firmado por varios gobernadores cordilleranos, donde dejan en claro no sólo que “todos los recursos, incluidos los glaciares, son dominios de las provincias”, sino también que dichas provincias “se encuentran comprometidas con el medio ambiente”.

Luego fue el turno de Barrionuevo y finalmente, el discurso de José Luís Gioja comenzó haciendo referencia a las características naturales de su provincia donde, según dijo, “hay un 80 % montaña, un 17 % desierto y un 3 % de habitantes”. El gobernador luego apuntó de forma indirecta al diputado Bonasso: “debo decir que cuando las palabras son agresivas, que frente a la prepotencia, frente a creerse dueños de la verdad, tomamos el camino de no contestar y de invitarlos a ir a San Juan a conocer nuestra realidad”. En tanto, más tarde declaró que “lo peor que nos puede haber pasado es haber politizado, ideologizado este debate. El miembro informante de Diputados se pasó el 85 % de su discurso hablando de minerías, de lobby, etc.”, acusó.

El gobernador rumbeó el camino de la victimización cuando dijo que siempre era tildado de “ser el más envenenador, el más empresario de la minería” pero, pese a esto, era “quien había sido elegido por San Juan dos veces, la última con el 63 % de los votos”. Y recalcó que “hemos realizado una ley de glaciares, aprobado por unanimidad, que prohíbe todas las actividades que no cuenten con el Informe de Impacto Ambiental”.

Además, Gioja recordó los dichos del titular del IANIGLIA, órgano encargado de censar a los glaciares, quien remarcó las limitaciones de su ente, ya que “apenas cuenta con diez empleados”. Igualmente, mencionó las críticas del titular de la cartera de Medio Ambiente, Homero Bibiloni, sobre la “falta de precisión” semántica en la media sanción de la Cámara baja.

Por último, en una defensa de los proyectos de minería en su provincia, el sanjuanino destacó que “existen 40 mil puestos de trabajo, que significan 200 mil personas que viven de esta actividad” y que, tanto las minas de Veladero y Pascua Lama -ambas bajo el dominio de la Barrick Gold- tienen todas las aprobaciones del IANIGLIA para poder funcionar. “No afectan ningún glaciar”, desmintió a las posturas de los organismos ambientales que rechazan estos emprendimientos.

Más tarde, frente a una pregunta del senador Mario Cimadevilla sobre las escasas retenciones que pagan las mineras, se generó una breve discusión. El radical calificó a la minería cordillerana como un “sistema perverso, capaz de cambiar salarios por recursos naturales”. Y las respuestas no tardaron en llegar. Mientras que Mayoral “consideró que el marco tributario trata de incentivar inversiones de proyectos que tienen un 100 % de riesgo”, Gioja también dio por tierra la teoría del radical y respondió que las inversiones de Veladero significaron un 33 % de los ingresos brutos de esa provincia. “Ha habido un cambio notable de producción económica de la mano de este proceso de inversión”, sentenció.

Por Mendoza, en representación del gobernador Celso Jaque, asistió el secretario de Medio Ambiente local, Guillermo Carmona, quien lamentó que la Cámara Baja no haya convocado a las provincias ni al Consejo Federal de Medio Ambiente para discutir el tema y sostuvo que su provincia está a favor de sentar “bases comunes pero sin avanzar en la autonomía de las provincias”.

La gobernadora de Tierra del Fuego, Fabiana Ríos, no asistió al encuentro pero envió una carta que se leyó en la audiencia y en la cual expresó el apoyo de su gobierno al proyecto votado en Diputados el 11 de agosto de 2010.

El senador Filmus reprochó a los gobernadores por “interpretar mal” la iniciativa de conservación de glaciares, al tiempo que se preguntó “por qué se votó favorablemente ocho veces por unanimidad” ese proyecto.

Fuentes: Télam, Parlamentario.com, NCN.