Empezó a circular
electricidad en la
línea de alta tensión
NOA-NEA

Intesar, empresa del grupo de capitales cordobeses Electroingeniería, comenzó el proceso de energización de la línea de extra alta tensión en 500 kilovoltios que conecta el NOA con el NEA, en el tramo de 285,5 kilómetros de la Estación Transformadora El Bracho (Tucumán) a la Estación Transformadora Cobos (Salta). La habilitación del primer tramo del anillo energético norteño bajará costos a las provincias y facilitará el desarrollo productivo y la exportación.

Fuentes del sector energético de Tucumán confirmaron al diario La Gaceta que las primeras pruebas comenzaron el miércoles a las 14. Esta obra es parte del tramo oeste de la conexión NEA-NOA y permite que por primera vez se conecten al Sistema Argentino de Interconexión (SADI) Salta, Jujuy, Santiago del Estero y Formosa, que quedarán vinculadas con Tucumán, Chaco, Corrientes y Misiones, y se cerrará así el anillo del norte argentino del sistema energético.

Según la agencia oficial de noticias, Télam, esta nueva línea otorga a las provincias involucradas la posibilidad de concretar el desarrollo industrial de la región, con reducción de costos y aumentar la seguridad y calidad del suministro eléctrico. También valoró que desaparecerán los problemas de tensión que padecen usuarios del servicio eléctrico y que se podrá aprovechar la generación de electricidad de cada provincia.

A su vez, permitirá el intercambio energético regional entre cinco países: Chile, Argentina, Paraguay, Brasil y Uruguay. El objetivo general es reforzar la red nacional de transmisión eléctrica y facilitar la competencia en el mercado mayorista de generación.

La red de extra alta tensión de 500 kilovoltios del país está compuesta por los 1.028 kilómetros de la línea NEA-NOA, Comahue-Cuyo y Pico Truncado-Esperanza, y seis estaciones transformadoras más.

La construcción de esta línea del norte cuenta con un financiamiento del Tesoro Nacional, en un 40%, y del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), en el 60% restante.

El tramo entre Cobos y El Bracho se comenzó a construir hace dos años y demandó una inversión de $ 2.525 millones. El tendido general nace en El Bracho, sigue luego hasta Cobos, después hacia Monte Quemado (Santiago del Estero), a San Juancito (Jujuy), conecta con Sáenz Peña (Chaco), con Resistencia (Chaco) y concluye en Formosa.

Las estaciones de El Bracho y de Resistencia serán ampliadas, y las restantes serán nuevas.

Fuentes del sector energético explicaron que la ampliación de las estaciones consiste en realizar las instalaciones necesarias para que queden conectadas en ambos extremos. “Esto pasará a tener forma de anillo y, en términos prácticos, significa que mejorará la calidad del servicio, con mayor garantías”, dijeron a este diario. Esta conexión forma parte del plan energético anunciado por el Gobierno nacional en mayo de 2004, con una inversión total de $ 50.000 millones.

A inicios de junio, el presidente del Comité de Ejecución del Consejo Federal de Energía, que depende de la Secretaría de Energía de la Nación, Miguel Cortez, había anunciado a La Gaceta la puesta en funcionamiento de esta línea. “En la actualidad, el sistema es radial desde Córdoba y, si se corta, queda interrumpido también para los usuarios del norte del país. Pero ahora, con este tramo, al interconectar el NOA con el NEA hay una opción de bidireccionalidad que a su vez aporta una gran oferta adicional de energía”, había explicado el funcionario. Cortez había calificado la obra de emprendimiento de enorme trascendencia. “El significado económico es muy grande, y da trabajo a mucha gente. Sólo es superada en relevancia por la central Atucha II. Incorpora a toda la región del NOA y del NEA en el sistema de extra alta tensión de 500 kilovoltios. Hasta ahora, el sistema de extra alta tensión que viene del sur del país llega al NOA a el Bracho y allí termina”, precisó.

Cuando se presentó el proyecto, el secretario de Energía de la Nación, Daniel Cameron, había asegurado que la obra resolverá el problema energético regional por 30 o 40 años.

Fuente: La Gaceta – Télam.