La Legislatura ratificó al
Directorio de la Susepu

El polémico aumento del agua y sus derivaciones ocupó la sesión legislativa.

El polémico aumento del agua y sus derivaciones ocupó la sesión legislativa.

Jujuy – El bloque del Partido Justicialista y el Radicalismo impusieron el tratamiento sobre tablas de los pedidos de acuerdo de Héctor Rodríguez Francile, José Luis Izquierdo y Alejandro Domínguez, los dos  primeros del oficialismo y el último de la UCR. En el debate se coló, como estaba previsto, el polémico aumento de la tarifa de agua potable y cloacas que el Gobierno pretendía imponen a través de una resolución de la Susepu, que ayer cayó por una acción de amparo.

En la práctica, la decisión de la mayoría parlamentaria mantiene en sus cargos a un triunvirato que tenía sus mandatos a punto de caducar y se diligenció con trámite express, ya que los acuerdos recién entraron el mismo jueves a la Legislatura y en consecuencia no tuvieron análisis en la comisión de Asuntos Institucionales, como hubiera correspondido, pero el problema fue resuelto con un entendimiento entre los bloques mayoritarios.

La bancada del Frente Primero Jujuy y la diputada de Lyder, Alejandra Mollón, se opusieron. El cuestionamiento más contundente fue presentado por Riad Quintar, quien advirtió que el trámite iba a contramano de las normas y sin el estudio en comisiones: “se pretende dar acuerdo casi automático a algunos miembros que avergüenzan con su accionar”, denunció.

Por la UCR fue Alberto Bernis quien argumentó que durante el debate se pretendió mezclar las cosas sobre el funcionamiento de la deficitaria empresa Agua de los Andes, pero recordó que la cuestión a tratar era la integración del directorio de la Susepu, para la cual habían propuesto una terna. “Estamos convencidos que lo estamos haciendo bien”, señaló el jefe de la bancada ucerreista, quien aseguró además que “simplemente estamos respetando la ley”.

Por su parte el jefe del bloque del Frente Primero Jujuy, Agustín Perassi sostuvo que no se puede separar un tema de otro y planteó que la forma en que entró a tratamiento la designación de los directores no fue reglamentaria sino “de prepo”.

La postura del oficialismo fue trazada por el jefe del bloque del PJ, Rubèn Rivarola, que realizó una defensa basada en los números que se manejan en la compañía de agua, resaltando que la empresa factura casi 2 millones y medio de pesos, pero tiene que pagar sueldos por 3 millones y medio. “Que me diga alguno cómo hace para funcionar”, planteó el legislador.

Sin hacer mención a la crisis del agua de 2005, que terminó alejándolo de la presidencia de la compañía, Osvaldo Del Grosso recordó su paso por la DAPS (Dirección de Agua Potable y Saneamiento), explicó los orígenes de la actual empresa. Se preguntó si ese modelo de gestión favoreció a la provincia. Destacó que no es fácil hacer agua potable en Jujuy y recordó que el crecimiento poblacional de la provincia se elevará en un 20 por ciento.

“El problema de Agua de los Andes es un problema de falta de recursos”, aseguró Del Grosso y a partir de ahí dio una cátedra del funcionamiento administrativo de la empresa que está acusada de perder, por algunas de las cañerías administrativas de la empresa, un 50 por ciento de sus recursos.

Finalmente la resolución fue aprobada, lo que implica que en la Susepu todo seguirá como hasta ahora.