La explicación de Bomberos
por los tres niños muertos
en el incendio de El Chingo

Jujuy – Frente a  la trágica muerte de tres niños, en El Chingo, el barrio más cercano a la estación de Bomberos, el comisario Héctor Cuello ensayó algunas explicaciones, que no alcanzaron a responder la versión general de que “los bomberos tardaron en llegar. Cuando llegaron ya los vecinos habían apagado el fuego”.

Cuello explicó: “anoche, a las 23.30, más o menos, ocurrió un incendio de vivienda en Barrio El Chingo, con el resultado del deceso de tres menores, Jorge Choque, de 8 años, Romina Choque, de 10 años  y Carlos de 6 años”.

“Los niños se encontraban solos en la vivienda. Al carecer de luz eléctrica se alumbraban con una vela. Al parecer la vela cayó sobre un montículo de papeles que inició la acción ígnea” El comisario Cuello reconoció que antes de la llegada de los bomberos, “los vecinos intentaron ayudar, pero ya se había producido el deceso de los tres menores. Cuando llegó la brigada de Bomberos, ya era tarde para los chicos, explicó”.

La pobreza como telón de fondo

Según algunos vecinos de El Chingo, “cada mes ocurre un incendio; siempre están sucediendo este tipo de siniestros: por eso nosotros en el año 2000 hemos creado un servicio de Bomberos Voluntarios con vecinos de este lugar, con quienes hicimos muchísimas tramitaciones ante el Gobierno de la Provincia, la Municipalidad, la Nación y nunca tuvimos respuesta, siendo que este barrio tiene más pobreza y más peligrosidad”.

El vecino dijo que en el caso de inundaciones, de lluvias, siempre estuvieron trabajando y colaborando con la gente, pero que “lamentablemente esto sucede porque no hay preocupación, ni un proyecto político que entienda que este barrio es también de mucha gente pobre y la misma pobreza lleva a no tener estructuras edilicias en donde no se provoquen este tipo de incendios”.

Acá hay dos situaciones -explicó el entrevistado- el bombero de la policía siempre está actuando: nosotros, los voluntarios, no tenemos la jurisdicción  que tiene la policía. Nosotros vimos el incendio e inmediatamente avisamos a los bomberos. Ellos vienen con los camiones; con el Same 107. Lamentablemente nosotros no tenemos el equipamiento necesario”.

Una vecina indicó que había llegado a las 21:30 del trabajo, con su hija y que su marido, se estaba yendo. Yo le dije que nos quedemos, porque tenía que salir. Yo me fui -dijo la vecina- y antes de irme yo le dije que sentía olor a quemado, a goma, algo raro. Deben ser los del al lado, que siempre queman”, le habría respondido su esposo y no les llamó la atención  porque no escucharon gritos, no escucharon nada. Recién actuaron cuando ya no se podía salvar a los tres niños, que murieron asfixiados o quemados.