Las carencias de gas
afectan a la industria

Ernesto Altrea, (UIJ)

Ernesto Altea, (UIJ)

Jujuy – “La crisis energética  en el país es recurrente y en invierno la falta de combustibles es lo habitual”, expresó Ernesto Altea, gerente de la Unión Industrial de Jujuy. “Cada vez que empieza el frío se inician las restricciones en la provisión de gas, porque se aumenta el consumo y la provisión disminuye”.

“Lamentablemente no hay una política consistente del gobierno nacional -más allá de los anuncios- en la exploración de nuevos recursos o en el mantenimiento de los pozos ya existentes. Por tal motivo, cada vez que llega el frío, el gobierno nacional da instrucciones a la empresas para que restrinjan el consumo en cada día o en volumen total que les resulte necesario”, expresó el dirigente ante una consulta de Radio 2.

Altea interpretó que esta política se traduce en consecuencias como de mayores costos y menores fuentes de trabajo, todo lo cual afecta al desarrollo del proceso industrial. “Esto sucede también por la pérdida del material que se encuentra en proceso y que repercute en pérdidas financieras y económicas de las empresas”, señaló el titular de la UIJ.

Al evaluar en particular el impacto que la falta de combustibles causa en las empresas jujeñas, el ingeniero Altea dijo que las mayores dificultades se evidencian en la industria tabacalera, en los ingenios azucareros, en las papeleras, en Altos Hornos Zapla y en la fábrica de cemento y las productoras de cal, principalmente.

En cuanto al impacto que la crisis del gas causa en las familias de la provincia, Ernesto Altea evaluó que “lo que más se nota es por la falta de garrafas, pero no por el gas natural domiciliario, ni tampoco por el GNC en la provincia de Jujuy”.