Una nueva práctica
de la clase política

Por Lupita Valderrama, especial para El Libertario

Es poco serio, a no dudarlo. Los concejales capitalinos levantaron ayer la sesión ordinaria en solidaridad de una edil que se había descompensado en el recinto. De esta manera, la clase política inauguró una nueva práctica, un modelo a imitar a la hora de distraer la atención de la ciudadanía y por qué no decirlo, a la hora de “justificar” su poco compromiso con el trabajo.

Siguiendo esa innovadora línea, ahora cada malestar que aqueje a un concejal o gobernante deben suspenderse los debates parlamentarios, para el primer caso, y paralizar la administración pública, en el segundo.

Además resulta sugestivo que el cuerpo haya adoptado esa decisión justo un día después de la “visita” de organizaciones sociales que, tras descargar un rosario de insultos, les anunciaron que no iban a permitir la aprobación del proyecto de ordenanza impositiva que prevé aumentos en las tasas municipales.

Ahora tendrán dos semanas de inactividad porque comienza el receso en el parlamento ciudadano y la actividad recién se retomará el 26.

Es lógico que la descompensación sufrida por la concejala pudiera haber afectado, de alguna manera, el ánimo de los ediles, pero el hecho de ninguna manera justifica la suspensión. Una medida de esa naturaleza tiene razón de ser frente a una situación muy grave.

Lo cierto es que la oficina de Prensa del Concejo Deliberante remitió ayer un comunicado explicando lo sucedido. “Por respeto y solidaridad con la concejal Rita del Valle Robles, los ediles capitalinos decidieron levantar la sesión ordinaria Nº 9, teniendo en cuenta que la edil mencionada sufrió una descompensación en la sala de sesiones”, refirió.

Sostuvo que la sesión había comenzado temprano y cuando se estaban tratando los primeros temas del orden del día, “la concejal justicialista Rita del Valle Robles empezó a mostrar síntomas de malestar, hasta que desvaneció y tuvo que ser atendida en primera instancia por los mismo concejales, hasta que llegó la ambulancia del SAE, entidad que cubre a todos los trabajadores del legislativo comunal. A pesar de contar con el quórum necesario para continuar con la sesión una vez que la concejal fue asistida y trasladada a un nosocomio local, los ediles resolvieron levantar la misma, solidarizándose con lo acontecido”.

Es deseo de quien escribe que lo de la concejala haya sido sólo un susto, reiterando que no se trató de un hecho de tal magnitud que justificara la suspensión de una sesión ordinaria.

One Response to Una nueva práctica
de la clase política

  1. salvador

    No me sorprende la clase política de Jujuy hace rato que se alejó del pueblo aquí priman intereses personales y partidarios antes que el bien común pero está situación se mantiene porque la sociedad jujeña es muy conservadora a la vista las consecuencias de esto último