Confirman cuatro casos
de psitacosis en Jujuy

Jujuy – Las autoridades sanitarias confirmaron cuatro casos de psitacosis y no hicieron la más mínima mención a las cuatro víctimas que cobró la enfermedad en lo que va del año. En una entrega de prensa oficial, el secretario de Planificación en Políticas y Regulación Sanitaria, Marcelo Bellone, sólo habló de los cuatro casos, señalando que tres se habían registrado en San Salvador de Jujuy y el restante en Perico; mientras que se espera la confirmación de otros diez sospechosos. Dijo que la mayor frecuencia “se presentó a partir de los 25 años hasta los 64 años afectando en su gran mayoría a la población masculina”.

El funcionario indicó que “todos los casos y los brotes que se producen en la presente época del año, son transmitidos por catas y loros que están en cautiverio, bajo el mismo techo que las personas infectadas”. Precisó que de los 4 casos positivos 3 son convivientes, lo que “refleja claramente que es una enfermedad que se manifiesta donde existen excretos de esos animales, pulverizaciones o limpieza y a partir de allí la contaminación o enfermedad respiratoria, es decir una patología típicamente de ambientes cerrados”.

Bellone consideró además que el grupo de riesgo más importante comprende a personas de 45 a 65 años de edad, aunque “también se presentó en otras franjas etarias”.

De acuerdo a la distribución regional, subrayó que la mayor cantidad de casos se dio en Salvador de Jujuy, seguido por El Carmen y luego Palpalá y Perico, destacando que “indudablemente es una enfermedad de notificación obligatoria, con lo cual el médico que asista debe comunicar al Ministerio de Salud al área respectiva, para que se pueda conformar un registro y de esa manera informar adecuadamente a la población”.

Ya en el terreno de la prevención, Bellone dijo que no deben comprarse catas ni loros, mucho menos en la vía pública. En caso de ya contar con uno, no debe permanecer en cautiverio, debiendo permanecer en espacios aireados y limpios.

Al concluir, explicó que los síntomas de la enfermedad no difieren mucho de cualquier patología respiratoria febril, es decir se presenta mucha fiebre como una gripe, neumonía o bronquitis, con catarros de vías superiores, tos seca, pudiendo incrementarse o agregarse un cuadro de dificultad respiratoria.