Queja de puesteros del ex
mercado de abasto contra
los vendedores callejeros

David López, subdirector de Comercio de la Municipalidad.

David López, subdirector de Comercio de la Municipalidad.

Jujuy – En el corte “nuestro de cada día”, ayer fue el turno de los propietarios de puestos en el mercado municipal y ferias aledañas a la terminal de ómnibus. Exigían el traslado de los vendedores ambulantes de frutas, verduras y otros productos, al sostener que representaban una competencia desleal. Mientras tanto, desde el municipio se admitió que la labor de los inspectores se veía permanentemente obstaculizada por “organizaciones sociales” que apoyaban a quienes comercializaban fuera del circuito legal.

La zona afectada por el corte fue la comprendida entre la avenida El Exodo y Dorrego y la calle Alem.

La representante de la comisión interna de propietarios de puestos del Mercado de Abasto, María Limache, dijo que con el corte de calle pretendían llamar la atención a las autoridades municipales frente a una problemática de larga data.

Denunció que a diario, los ambulantes se instalan “a cien metros del mercado para vender productos que vienen de la feria de Perico, Monterrico. Tienen propiedades alrededor, están alquilando a cuatro o cinco mil pesos y están vendiendo en la vía pública”.

Los manifestantes pidieron la erradicación de estos “avivados” que perjudican a quienes cumplen con sus obligaciones fiscales.

Quedó en claro que las jornadas de protesta no iban a cesar hasta tanto los ambulantes sean reubicados en otro lugar.

Pero la cuestión no parece que vaya a resolverse pronto o por lo menos eso se desprende de las declaraciones formuladas por los subdirectores de Comercio de la comuna capitalina, David López, y de Mercados, Carlos Hurtado, quienes admitieron que era complicado el control de los ambulantes “debido a la ingerencia de organizaciones sociales”.

Los funcionarios entendieron que la problemática excedía el ámbito municipal porque en el lugar se comercian productos de dudosa procedencia, debiendo intervenir desde el Gobierno provincial hasta Gendarmería. “El comercio en las afueras del Mercado ex Abasto es ilegal y desleal, porque no pagan impuestos y venden productos no permitidos, simplificado, quiere decir que hay evasión fiscal”, explicó Hurtado.