Cadena perpetua para
los homicidas de María
Isabel Gargaglione

El Tribunal de la Sala Tercera de la Cámara en lo Penal.

El Tribunal de la Sala Tercera de la Cámara en lo Penal.

Jujuy – La Sala Tercera de la Cámara en lo Penal, condenó a Marcelo Benito Puita y Rita Mercedes Ramos a la pena de prisión perpetua con más la inhabilitación absoluta por el homicidio de María Isabel Gargaglione.

El tribunal, integrado por los jueces Armando Roberto Ovando, presidente de trámite, Mario Ramón Puig y Laura Nilda Lamas González, condenó también a Gisela Adriana Abasto a la pena de seis años de prisión, con más la inhabilitación absoluta, por haber sido hallada penalmente responsable del delito de hurto agravado por el uso de llave falsa. Abasto, llegó al juicio procesada por el delito de robo calificado y homicidio simple subsumido homicidio criminis causa.

Durante el jucio oral y público que finalizó ayer, los condenados Marcelo Benito Puita y Rita Mercedes Ramos fueron hallados coautores penalmente responsables del delito de homicidio criminis causa para ocultar el delito de robo calificado por el uso de llave falsa.

De acuerdo a la requisitoria fiscal de elevación de la causa a juicio, los hechos se produjeron el día 19 de julio de 2008 en la vivienda de María Isabel Gargaglione, ubicada en una de las torres de departamentos de avenida Bolivia Nº 2021 de esta ciudad. Rita Ramos era novia de Rubén Héctor Sosa, quién a su vez mantenía una relación con Gargaglione, y por esa circunstancia Sosa contaba con llave de la puerta de acceso al departamento.

El día mencionado, los ahora condenados Marcelo Puita y Rita Ramos habrían ingresado al inmueble utilizando una llave, se dirigieron al dormitorio, y allí sorprendieron a la víctima, golpeándola para intimidarla y que les diga donde tenía el dinero y las joyas.

Luego procedieron a segar la vida de Gargalione, simplemente para no ser descubiertos posteriormente. A continuación colocaron a la víctima en el baño y se apoderaron ilegítimamente de una suma importante de dinero, dólares estadounidenses, joyas y tres teléfonos celulares. Consumado el hecho, abandonaron el lugar no sin antes cerrar el departamento con llave.

En el fallo, la Sala Tercera de la Cámara en lo Penal resolvió también absolver a Norma Luisa Parra de los delitos de encubrimiento y resistencia a la autoridad. Asimismo, el tribunal, decidió remitir copia certificada de la sentencia, actuaciones que correspondan y actas de audiencia de debate al agente fiscal de turno, para que investigue la posible participación de Rubén Héctor Sosa en los hechos.

La Fiscalía de Sala estuvo a cargo del doctor Jorge Aguiar. Como querellante adhesivo, en representación de la familia de la víctima, se desempeñó el doctor Rodolfo Fernández, mientras que los abogados defensores fueron los doctores Joaquín Campos, de Marcelo Puita y Norma Parra, Sergio Brodkiewiez, de Rita Ramos, y Ariel Roldán, de Gisela Abasto.

La lectura íntegra de la sentencia, atento a la complejidad de la causa, se llevará a cabo el sexto día hábil contado a partir de la fecha y puede ser recurrida ante instancia superior.