La Esperanza: ¿salvataje
o nueva exacción a los
dineros públicos en Jujuy?

Vieja máquina ferroviaria frente al acceso principal al Ingenio La Esperanza.

Vieja máquina ferroviaria frente al acceso principal al Ingenio La Esperanza.

El anuncio realizado desde Buenos Aires por el diputado nacional Marcelo Llanos (FPV) en cuanto a que el Gobierno provincial tomará un crédito del Banco Nación para evitar el remate de más de 40 mil hectáreas del Ingenio La Esperanza, cayó como un balde de agua fría.

Las voces levantadas en contra de la iniciativa alertan que de prosperar semejante cosa se impondría sobre las espaldas de todos los jujeños el peso de un nuevo endeudamiento, en circunstancias en que se asegura no hay plata para pagar los sueldos y las clases comenzaron con un mes de retraso por un reclamo sindical ante el que el Gobierno no cedía por falta de recursos.

Diputado nacional Marcelo LLanos (FPV).

Diputado nacional Marcelo LLanos (FPV).

Una de las preguntas inevitables es a cuánto asciende la cantidad de dinero que han aportado todos los jujeños a este Ingenio, empresa privada y verdadero barril sin fondo de los dineros que el Estado nacional, provincial y municipal extraen impíamente a los contribuyentes.

Si el endeudamiento anunciado por Llanos no fuera el canto de un tero sino palabra santa, flaco favor se le hará a la conciencia colectiva sobre la necesidad de pagar los impuestos. Con toda razón, mucha gente tiene derecho a preguntarse qué clase de política económica rige en Jujuy que con luces rojas encendidas en el tablero de las cuentas públicas, se impondrá a todos la deuda de 20 millones de pesos de un particular, el dueño del ingenio. Pagar impuestos es obligación de todos, pero el Estado también tiene el deber de manejar en forma cristalina y responsable los dineros que le confía el pueblo.

No es la primera vez que se quiere llevar La Esperanza al borde del abismo para después salir en “auxilio” de sus trabajadores con la chequera oficial. Y así, quienes desde el 2008 hablan del desastre de las finanzas provinciales y de la necesidad de sostener la “previsibilidad” financiera, hoy no parecen preocupados por la gran operación que armaron en el Congreso de la Nación el ministro Hugo Tobchi con algunos legisladores nacionales y el Banco Nación.

Si el Ingenio La Esperanza es de todos los jujeños, el azúcar Leach ¿debería regalarse en los supermecados?

Si el Ingenio La Esperanza "es de todos los jujeños", el azúcar Leach ¿debería regalarse en los supermecados?

Cuando la cuestión fue puesta sobre la mesa en soledad por la diputada Alejandra Mollón (Lyder) en la última sesión de la Legislatura, los defensores del Tesoro provincial mantuvieron silencio de radio. Sólo uno, que en los últimos dos años ha sido el principal encargado de rechazar todos los pedidos de recomposición salarial porque “no hay plata”, salió por su diario e hizo una revelación que hizo caer mandíbulas: “el Ingenio es de todos los jujeños” y por eso está bien endeudarse para evitar el remate, concluyó el diputado Rubén Rivarola (PJ).

Es cierto que en una provincia con los índices de desocupación que tiene Jujuy, el Estado no puede desentenderse de los problemas que sufren las empresas privadas, pero no es con medidas como éstas que ese objetivo se debe lograr.

Una de las formas pudo haber sido la licitación que el ministro Tobchi (entonces desde la cartera de Producción), Rivarola, su bloque y el Radicalismo torpedearon a fines del 2008 y que dejó con las ganas a empresas serias del sector interesadas en invertir en el ingenio.

Con los recursos públicos que por años drenaron a La Esperanza en aras de salvar la fuente laboral de sus trabajadores, ya se podría haber instrumentando un programa productivo capaz de generar la misma cantidad, o más, de puestos de trabajo que los que hoy están comprometidos. Eso hubiera sido dar cuenta de una vocación política realmente productivista indispensable para cambiar a Jujuy. Lo otro es más de lo mismo.

3 Responses to La Esperanza: ¿salvataje
o nueva exacción a los
dineros públicos en Jujuy?

  1. Vicente

    Amigos Jujeños, mi de coterraneo que hace bastesne tiempo no vive en el terruneo, me permite hacerles este comentario. El ingenio tiene mas de 30 años de conflicto, desde que fuera arrastrado por la quierbra del Swiff (grupo Deltec) siendo una empresa en marcah y exitosa. Desde alli 1976 creo (aunque empeso por el 73 creo?) venimos tratando de darle una salida que sea favorable a los Jujeños y principalmente a los San Pedreños. Recordemos los intentos de los Cañeros junto con otros empresarios locales de comprarlo en la primera subasta, decada del 80. No hemos sido eficaces, seguro, pruebas al canto, todo esta peor. Despues viene este reciente proceso que es mas traumatico y desdichado. Si digo esto porque de leer los noticias y conversar con amigos y otros no tanto, veo prima una actitud muy poco responsable, si, por que? por que quienes han llevado a esta situacion son los promotores de las nuevas alternativas de solucion. que si uno las mira en su trayectoria de los ultimos años han sido tan solo tirar la pelota hacia adelante y cuando mas cerca de la solucion se acercan aparece la venta.
    la pregunta es que significa para jujuy y san pedro, el ingenio, un problema o una oportunidad.
    que siganificado tienen esas tierras dendro del esquema de produccion de jujuy? 70 mil has, 10/12 mil con agua, 40 de yungas, etc.
    hoy con el desarrollo de la bioenergia, no somos capaces de desarrolar un polo que atraiga inversion en investigacion y desarrollo, que tanto falta nos hace. recuerdo que los salarios mas altos se pagan cuanto mas desarrollo tienen los productos!
    Podria estar tod el dia escribiendo. pero solo quiero dejarles estarefleccion.
    “si se sabe a donde ir, elegir el camino es lo de menos”

    un abrazo afectuoso

  2. Pingback: La Esperanza: ¿salvatajeo nueva exacción a losdineros públicos en Jujuy? | APM | PORTAL DE NOTICIAS

  3. Andres

    LA PREGUNTA ES: CUANTO Y QUE RECIBEN TOBCHI, LLANOS Y RIVAROLA PARA “SALVAR” AL INGENIO ? , QUE INGENIOSOS QUE SON ¡¡¡¡¡¡, . UMMMMMMM , CUANDO LA OFRENDA ES MUY GRANDE ,HASTA EL SANTO DESCONFÍA.