Desde lo psicológico, Chauque no
reúne todas las características
de un asesino

La psicóloga Eugenia Auvieux responde preguntas del tribunal.

La psicóloga Eugenia Auvieux responde preguntas del tribunal.

Ayer, en la última audiencia de testimoniales, la Sala II de la Cámara Penal que tramita el juicio oral y público por el crimen de Juan Carlos Zambrano, se conocieron los resultados de un estudio psicológico realizado al único imputado. La semana que viene se presentarán los alegatos.

Roque Fernando Chauque “tiene algunos elementos de personalidad que podrían configurarlo como autor del crimen pero tiene otros elementos por los cuales no se puede decir que él fue quien cometió el crimen”, expresó ayer la psicóloga Eugenia Auvieux, a quien el tribunal le encomendó un estudio sobre la personalidad del acusado.

La psicóloga dijo que una de las características de Chauque es “su deseo consciente de ser destacado y reconocido por sus logros” y relacionó este mecanismo con la práctica profesional de tiro que desarrolló el imputado. También explicó que la tenencia y el uso de un arma de fuego constituye uno de los elementos que podrían configurarlo como autor del crimen: “quien maneja un arma es un homicida o suicida en potencia; el arma es un elemento de agresión para sí mismos o terceros, pero Chauque no reúne todas las características” de un homicida, opinó.

Además de definirlo como una persona normal que tiene dominio de sí mismo, Auvieux indicó que encontró conflictos con la figura materna y paterna durante la infancia pero que se reprimieron eficazmente, sin dejar síntomas que afectaran la cotidaneidad del sujeto.

El narcisismo, un dominio de la agresividad, una personalidad respetuosa de los límites sociales, que no es vulgar sino educada y dominada, que busca la aprobación del medio en que vive, son otras de las notas citadas por la profesional al responder a las preguntas del tribunal.

En la escala de valores de Chauque, primero está él, sotuvo  la psicóloga, quien también fue consultada sobre si el narcisismo podía detonar en conductas agresivas ante una humillación: “sí, pero depende de dónde viene la humillación; si viene de alguien que Chauque ama o estima o si viene de alguien que va por la calle”, aclaró.

En otro momento de la audiencia, se le pidió a Auvieux que diera su opinión sobre la conducta del acusado, que declaró haber sido abordado la noche del crimen por tres individuos que lo encañonaron y amenazaron en una calle del sur de la ciudad: “Sorprende su actitud de volver a la casa; lo socialmente esperable era recurrir a la autoridad policial”, afirmó.

Por otro lado, estimó que hubiera sido coherente realizar una “autopsia psicológica” de la víctima, así como pericias a Chauque y a la testigo Luciana Fernández durante la etapa de instrucción.

Tras la declaración de la psicóloga, compareció la agente Analía Paredes, quien se desempeñaba como operadora telefónica en el servicio de emergencias de la Policía, al que se realizó una llamada durante la madrugada del 19 de marzo de 2008 dando cuenta del asesinato de Juan Carlos Zambrano y que dos personas en un automóvil habían escapado del lugar del crimen. Sin embargo y ante el asombro de la asistencia, resultó ser que Paredes no era quien atendió ese pedido de auxilio. La solicitud del abogado de Chauque, Jorge Vázquez, para que se cite a la policía que efectivamente recepcionó el llamado en cuestión, fue rechazado por el juez Alfredo Frías. Momentos antes, la fiscal Liliana Fernández de Montiel había planteado que no tenía sentido esa diligencia pues de la declaración tomada a Marcelo Bárcena y su esposa, vecinos de la víctima, surgió que telefonearon a la dependencia de seguridad pero nada se dijo de los presuntos sospechosos que se desplazaban en un automóvil porque los testigos no vieron a nadie más que a Luciana Fernández. Vazquez respondió haciendo reserva de casación.

El juicio proseguirá el miércoles 21 de abril con la presentación de los alegatos, según se anunció.

La policía Analía Paredes revela que ella no estaba atendiendo el teléfono de la ermergencia policial cuando entró la llamada dando cuenta del crimen de Juan Carlos Zambrano.

La policía Analía Paredes revela que ella no estaba atendiendo el teléfono de la ermergencia policial cuando entró la llamada dando cuenta del crimen de Juan Carlos Zambrano.