La deuda externa y las reservas

“Pobre el país que cae en manos de los actuales usureros” – Discurso del General Juan D. Perón del 4 de febrero de 1952


Por: Lic. Benito Carlos Aramayo

Lic. Benito Carlos Aramayo.

Lic. Benito Carlos Aramayo.

El Gran Tesoro del Banco Central de la República Argentina guarda no sólo las reservas acumuladas por la Nación, también allí están depositados los 28 cuerpos y mas de cien anexos del Expediente nº 14.467, de la causa iniciada en agosto de 1982 por  el periodista y patriota Alejandro Olmos. Ahora que se ha puesto en el centro del debate político el tema del uso de las reservas para el pago de deuda externa, es necesario recordar algo respecto de esta investigación y del fallo del Juez Jorge Ballesteros. El libro de Olmos que contiene los aspectos principales de su investigación se titulo: “Todo lo que usted quiso saber sobre la deuda externa y siempre se lo ocultaron”, que debería ser material bibliográfico en todos los niveles de la educación argentina.

En los días que vivimos en medio de la puja parlamentaria entre el oficialismo kirchnerista y algunos opositores observamos que se habla mucho, se “charlamentea” mucho y se dice poco. Salvo honrosas excepciones, como la del diputado Pino Solanas, nada se dice sobre el origen y la legitimidad de la deuda externa. Olmos y Ballesteros hacen un recorrido de la deuda entre los años 1976 y 2000. En el momento del golpe que destituye a la señora Isabel Martínez viuda de Perón (estado civil y significación que  muchos dirigentes peronistas olvidan) la deuda externa argentina (DEA) ascendía a 7.633 millones de dólares, de los cuales 3.936 correspondía al sector público y 3.697 al sector privado. En 1983, tras la estatización de la deuda privada que hiciera Domingo Cavallo en 1982, la DEA se había multiplicado 8 veces y ascendía a 31 mil millones de dólares. Alfonsín, durante su campaña electoral, había prometido que desconocería la deuda ficticia, pero termino estatizando toda la deuda privada, que en 1985 era de 25 mil millones de dólares. El fallo del Juez Ballesteros del 13 de julio del 2000 señaló que debía establecerse en el Congreso de la Nación, “cuanto se debe,”  “a quién se debe” y “porque se debe”. Entre Menem, De La Rua y Duhalde llevaron la DEA a principios de mayo del 2003 a 155.442 millones de dólares. El Congreso, al cual el Juez Ballesteros había elevado el fallo,  que hoy debate el tema, y donde persisten muchos de sus protagonistas desde 1983,  no investigó nada.

El 4 de febrero de 1952 el General Perón había dicho “pobre el país que cae en manos  de los actuales usureros, porque le sacan  no sólo el dinero, sino la independencia, la libertad y la dignidad”.  Según Eric Tousant, en base a datos de la CEPAL, publicados en el año 2000, la Argentina  entre 1976 y  el 2000 había pagado  212.800 millones de dólares en amortizaciones de capital e intereses de la DEA. Recordemos que en  1976 la DEA era de 3.936 millones de dólares, es decir que pagamos 54 veces el monto previo a la dictadura de Videla-Viola. Entre el 2001 se siguieron pagando sumas fabulosas incluidas la del cacareado megacanje. Los Kirchner poseen el record de ser los mejores pagadores de la DEA. Los usureros se llevaron mucho dinero del pueblo argentino y perdimos independencia, libertad y dignidad, al momento de vivir el Bicentenario de la Patria. Entre los años 2009 y 2011 las amortizaciones de capital e intereses ascienden aproximadamente a 51 mil millones de dólares.

Nada de esto se escucha en el alboroto actual,  y los dos bandos, uno de derecha que gusta presentarse como “nacional y popular”, quiere pagar a través de uno u otro tipo de  DNU, sin hacer ningún tipo de investigación sobre el origen y la legitimidad de la DEA,  y la otra derecha que pareciera que salió de un repollo y que ya tuvo ministros como Cavallo (dos veces), Klein, Machinea y otros verdaderos gestores de la DEA, que obviamente también quiere pagar pero exige prolijidad  leguleya.

El kirchnerismo hace una cuestión de vida o muerte su manejo de “la caja”, que incluye todo dinero que pase por el Estado, planteando el objetivo del “desendeudamiento” (me tomo la licencia de expresar: que se lo crean los giles), por eso también resistirá, a como de lugar, la coparticipación del impuesto al cheque con las provincias. El verdadero propósito de la notable vocación pagadora de deuda con reservas consiste en disponer de fondos ya presupuestados para ese fin,  de cara al proceso electoral del 2011. Ya se echo mano a las llamadas “ganancias” de Banco Central por 24.700 millones de pesos y en el curso del año 2010 tendrán asegurado superavit primario por mas de 25 mil millones de pesos, por el aumento de la recaudación del IVA, gracias a la inflación que eleva el precio de los artículos de la canasta básica alimentaria y que provoca que la crisis la paguen principalmente los asalariados.

No sólo es justo sino imprescindible suspender el pago de la DEA e investigar basándose en lo documentado por Alejandro Olmos y Jorge Ballesteros. Hay que decidir que deuda hay que pagar y cual no.

Es imposible resolver las urgencias sociales internas con la pesada carga de una deuda odiosa y en parte importante fraudulenta, que hoy, según cifras oficiales, asciende a 171.669 millones de dólares. Las reservas que se quieren usar para pagar en estos días suman 6.569 millones de dólares, que al cambio actual significan  25.290 millones de pesos. Al mismo tiempo son las Provincias Argentinas las más necesitadas de esos recursos para hacer frente al enorme déficit fiscal por el que transitan desde el año pasado.

One Response to La deuda externa y las reservas

  1. Marita

    El Lic Aramayo tiene agallas para decir todo esto. Al igual que ELLIBERTARIO para publicarlo. Quede muda por varios minutos. Me cuesta mucho admitir que haya tanta ignorancia en el pueblo argentino que “NO NOS DEMOS CUENTA DE LO QUE REALMENTE SUCEDE” Es de terror con mayuscula.

    Siempre nos distraen con banakidades. Solo deseo que se multipliquen informaciones como esta para que sepamos todos como nuestro pais en este bicentenario es el mas dependestista que hay, ni hablar de los ideales de los grandes hombres como MORENO, BELGRANO entre otros.Pareciera que eso es verdadramente un cuentito de esa epoca. Ahora si que SOMOS ESCLAVOS. ¿NO?